martes, 20 de diciembre de 2016

8419. EL ÁRBOL DE NAVIDAD.

Por EVERILDO GONZÁLEZ ÁLVAREZ.
Ambientalista, periodista y escritor.  
Desde Zamora, Michoacán. México. Para  
Tenepal de CACCINI

Ya es tiempo de una de las tradiciones propias de este el mes más alegre del año, de Diciembre, la de hacer nacimientos en la casa, en la plaza, las iglesias o en algún otro lugar; aunado a esto, es importante y es tiempo también de poner el árbol de navidad que es otra tradición ya muy propia de los mexicanos, como todas las tradiciones decembrinas, la del árbol se ha arraigado en nuestro México y pareciera ser mexicana.

El árbol de Navidad es un elemento decorativo, le da un aire de festividad a los lugares donde se ponen, es típico de la fiesta de Navidad. Tradicionalmente suele emplearse una conífera de hoja perenne, destacando entre ellas las especies de abeto y pino, es lo mismo que para la corona de adviento. En la actualidad también está muy popularizado el uso de árboles artificiales, de plástico y otros materiales sintéticos, los hay algunos que giran y los hacen más atractivos, vaya, más vistoso. 

El árbol se decora con adornos como bolitas de colores de cristal u otro material menos frágil, luces, estrellas, lazos, espumillones, guirnaldas u otras decoraciones. El mexicano, con ese ingenio característico, se las ingenia para hacerlos, de verdad, obras de arte.

Cuando los primeros cristianos llegaron al norte de Europa, descubrieron que sus habitantes celebraban el nacimiento de Frey, dios del Sol y la fertilidad, adornando un árbol perenne, en la fecha próxima a la Navidad cristiana. Este árbol simbolizaba al árbol del Universo, llamado Yggdrasil, en cuya copa se hallaba Asgard, la morada de los dioses, y el Valhalla -el palacio de Odín-; y en las raíces más profundas estaba Helheim- el reino de los muertos-. Posteriormente con la evangelización de esos pueblos, los conversos  tomaron la idea del árbol para celebrar el nacimiento de Cristo, pero cambiándole totalmente el significado.

Acudo a la historia y nos dice que San Bonifacio que nació en 680 y murió en el año de 754 y que fue un evangelizador de Alemania, tomó un hacha y cortó un árbol que representaba al Yggdrasil -aunque también pudo ser un árbol consagrado a Thor-, y en su lugar plantó un pino, que por ser perenne, simbolizó el amor de Dios, adornándolo con manzanas y velas. Las manzanas simbolizaban el pecado original y las tentaciones, mientras que las velas representaban la luz de Jesucristo como luz del mundo. Conforme pasó el tiempo, las manzanas y las luces, se transformaron en esferas y otros adornos.

Después se agregó la tradición de poner regalos para los niños bajo el árbol, enviados por los San Nicolás y Papá Noel o los Reyes Magos, dependiendo la leyenda de la zona donde se encuentre, en México esto no se toma muy en cuenta y simplemente se ponen regalos y el 24 por la noche, llega el momento de entregar los regalos y luego viene la fiesta de abrirlos y ver qué nos regalaron, claro que esto quienes más disfrutan son los niños y los abuelitos y ya las fotos que se toman son el recuerdo de aquellos momentos, muchas fotos tienen como fondo el árbol de navidad bellamente adornado.

Es posible que el primer árbol navideño, como se conoce en la actualidad, surgiera en Alemania, donde se implantó por primera vez en 1605 para ambientar el frío de la Navidad, comenzando así su difusión. A Finlandia llegó en 1800, mientras que a Inglaterra lo hizo en 1829, y en el Castillo de Windsor se vio por primera vez en 1841, de la mano del príncipe Alberto, esposo de la reina Victoria.

La costumbre de adornar un árbol en los hogares españoles fue llevada en el año 1870 por una mujer de origen ruso llamada Sofía Trubetskaya, que después de enviudar del duque de Morny, hermanastro de Napoleón III, contrajo segundas nupcias con el aristócrata español Pepe Osorio, el Gran Duque de Sesto, uno de los mayores promotores de la Restauración borbónica que permitió a Alfonso XII reinar. Por ello, parece ser que la primera vez que se colocó un árbol navideño en España fue en Madrid, durante las navidades del año 1870, en el desaparecido palacio de dichos nobles, el palacio de Alcañices, ubicado en el Paseo del Prado.

La tradición de adornar el árbol navideño parece que se inició en Alemania y Escandinavia en los siglos XVI y XVII, extendiéndose posteriormente a otros países europeos y americanos, principalmente los mexicanos. Para su decoración se emplea en la actualidad una gran diversidad de objetos y elementos y cada uno tiene un significado, entre los, más tradicionales podemos encontrar los siguientes:

1-. Estrella: colocada generalmente en la punta del árbol, representa la fe que debe guiar la vida del cristiano, recordando a la estrella de Belén. Cuando en el lugar también hay un nacimiento, la estrella generalmente se coloca en el portal del mismo y no en el árbol.

2-. Esfera: al parecer en un principio San Bonifacio adornó el árbol con manzanas, representando con ellas las tentaciones. Hoy día, se acostumbra a colocar bolas o esferas ,en algunas regiones también llamadas bambalinas o chirimbolos,, que simbolizan los dones de Dios a los hombres. Nuestro estado Michoacán es el primer fabricante de esferas y algunas, de verdad, son de admirarse.

3-. Lazos: Siempre se ha pensado que los lazos representan la unión de las familias y personas queridas alrededor de dones que se desean dar y recibir.

4-. Luces: en un principio velas, representan la luz de Cristo, ahora hay unas series de luces que maravillan.

5-. Lo que  la imaginación de cada persona lleve a poner. Ya sabemos que aquí el ingenio entra en acción y vaya que de verdad se pueden ver arbolitos adornados con cosas ingeniosas.

El árbol de Navidad recuerda al árbol del Paraíso de cuyos frutos comieron Adán y Eva, y de donde vino el pecado original; y por lo tanto recuerda que Jesucristo ha venido a ser el Mesías prometido para la reconciliación. Pero también representa al árbol de la vida o la vida eterna, por ser de tipo perenne.

La forma triangular del árbol por ser generalmente una conífera, representa a la Santísima Trinidad. Las oraciones que se realizan durante el Adviento -este 2016 inició el 27 de Noviembre- se diferencian por un color determinado, y cada uno simboliza un tipo:

El azul las oraciones de reconciliación.
El plata las oraciones de agradecimiento.
El oro las de alabanza.
El verde de abundancia, fortaleza y de naturaleza.

Debo decir que esto de los colores es la primera vez que sé de ellos. Desconozco si en algún lugar de nuestro país esto se lleve a cabo, también puede ser que la ignorancia se haya apoderado de mí. 

Según la iglesia Católica y otras iglesias cristianas, el 25 de diciembre es la fecha observada por los paganos de la antigüedad como el día del nacimiento del hijo de la Madre de los Cielos, asociado con Nemrod y el dios del sol. Semiramis y sus seguidores sostenían que en el 25 de diciembre, un árbol siempre verde brotó durante la noche de un tocón seco en Babilonia, y que Nemrod volvería secretamente todos los años a la misma hora para dejar presentes- regalos- en el árbol.

Pero con el fin de convertir a los pueblos paganos al cristianismo, la Iglesia Católica, estableció el 25 de diciembre como fecha del nacimiento de Jesús, así en lugar de celebrar a un dios pagano, se estaría celebrando al Dios judeo-cristiano.

Termino diciendo que el cultivo de árboles de Navidad es una actividad agrícola, silvícola y hortícola que implica criar pinos, piceas y abetos, principalmente, para utilizarlos en específico como árboles de Navidad. La primera granja de árboles de Navidad apareció en 1901, aunque la mayor parte de los consumidores continuaron obteniendo sus árboles directamente de bosques hasta los años 1930 y 1940. El cultivo de árboles de Navidad fue visto en principio únicamente como una alternativa viable para darle uso a tierras de labranza de baja calidad. Sin embargo esa percepción ha cambiado dentro de la industria agrícola.

Deseo a todos los lectores que esta Navidad sea un momento de alegría, de convivencia familiar, de cantar y de disfrutar y recordar un año más de la venida del Hijo de Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: