jueves, 22 de diciembre de 2016

8430. JUEGOS SEXUALES E INDIVIDUALISMO EXTREMO.

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Juegos sexuales e individualismo extremo.

“El sexo sin amor es tan hueco y ridículo como el amor sin sexo".
Hunter S. Thompson. (1937-2005)
Periodista y escritor estadounidense.


Ya no será necesario tener una pareja de carne y hueso para satisfacer una de las necesidades humanas básicas: el placer sexual. Ahora se podrán adquirir réplicas de las mujeres más sensuales al gusto del cliente (foto), robots diseñados para satisfacer los deseos más sofisticados de los amantes, tanto en versión femenina como masculina.

En Japón el ingeniero en informática Douglas Hines presentó una muñeca llamada Roxxxy, las tres equis del nombre corresponden al uso delas muñecas-robot: los juegos sexuales; por ahora las muñecas (también hay muñecos llamados Rocky) tienen funciones como la reacción de la piel de las muñecas a los estímulos humanos, hablar y escuchar, es decir, han sido dotadas de un cierto nivel de inteligencia artificial.

La muñeca sexual cuesta hasta 9, 000 dólares, mide 170 centímetros de altura y pesa 27 kilos, pero en poco tiempo la fábrica, True Companion, lanzará al mercado versiones mejoradas y al gusto del cliente.

El amor con robots  es uno de los temas centrales que se tratan en el congreso  internacional que se  realiza en  Londres, en  donde se ha desatado  una  polémica entre defensores y detractores del uso de inteligencia artificial para el sexo. Los que de defienden el uso de las muñecas  sexuales  éstas pueden ayudar a combatir la prostitución, impartir conocimientos sobre sexualidad o terapias, los detractores afirman que están en juego las relaciones humanas porque  los robots, no sustituyen a las personas.

Si los robots pueden ayudar a que sujetos que de otra forma se convertirían en violadores o asesinos, o simplemente a que personas solitarias, sobre todo, estos robots pueden ofrecer una vida sexual a quienes de otra manera no logran tenerla, ¡qué mejor!, pero no todo es color de rosa.

Entre los críticos se encuentran personas que consideran  que los robots sexuales pretenden sustituir las relaciones interpersonales, pero más peligrosa aún es la idea de que las máquinas pueden satisfacer nuestras necesidades afectivas. La idea de que las mujeres son objetos sexuales también podría fomentarse aún más, sostienen los críticos de las  mujeres-robot de plástico.

Apenas comienza el debate, las preguntas que se plantean necesariamente tienen varios  enfoques, entre ellos el dilema ético, y cuestiones sociológicas, además de filosóficas, pero es un hecho que en pocos años cada vez más hombres y mujeres optarán por comprar un robot para satisfacer sus necesidades sexuales.

Quién sabe si la inteligencia  artificial podrá  desarrollar la capacidad de que los robots puedan experimentar sentimientos como el amor, o bien, desarrollar un nivel incipiente de conciencia, atributo que se considera exclusivamente humano. Algunos pesimistas preferirán que la mujer de sus sueños sea muda, así será sin duda la mujer perfecta, en cambio, algunas mujeres preferirán que el  hombre de sus sueños, además de tener los músculos de Tarzán, los ojos de Omar Shariff, y los labios sensuales de Angelina Jolie, sea obediente, hogareño trabajador y sin amigos.

¿No será otra estrategia Illuminati para separar a los seres humanos y lograr una de sus grandes  metas: reducir drásticamente la población humana? 

¡Feliz Navidad!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: