martes, 27 de diciembre de 2016

8441. GUERRILLA ‘MILENIAL’.

Por el Sr. López.
Periodista crítico.
Desde el Estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

Guerrilla ‘milenial’.
Cambió de aparato celular el del teclado y resultó ser toda una experiencia. Algo ha pasado en el mundo. Antes los aparatos de telefonía los aprendía a usar cualquiera, aunque tuviera menos de 69 de IQ (que 70 es donde comienza el retraso mental): solo había que ser capaz de distinguir los números del 1 al 10 y poder coordinar el movimiento giratorio del dedo índice de cualquier mano; punto; si le funcionaba un oído, era suficiente: a hacer llamadas. Era todo. Ahora se requiere saber de cibernética y comprender el nuevo idioma anglo-técnico en que las palabras significan cosas del todo diferentes a lo que antes eran (por ejemplo: ‘digital’, ‘guardar’ o ‘nube’). La otra posibilidad es no saber nada de alta tecnología, pero pertenecer a la generación actual (eso que ya empezaron a llamar ‘milenials’).

No tiene la menor importancia. Igual mi abuelo Armando jamás creyó que el hombre había llegado a la Luna y siempre pensó que la televisión era un proyector chiquito dentro del aparato; para él, en el telégrafo terminó el avance tecnológico de la humanidad y nunca logramos que no gritara en el teléfono. Sin embargo, entre el abuelo y este menda, se mantenían cosas comunes, ideas, conceptos, convicciones, modos de ver la vida y conducirla. Parece que ahora las diferencias entre los ‘milenials’ y los que ya estamos por abordar la nave que nos ha de llevar a la otra vida (espero), son más de fondo.

La generación actual de jóvenes (los treintones de ahora), que forman parte de los ‘milenials’, son un sector urbano que aspira al éxito como hoy se entiende (tener dinero, salud y cosas caras), gente libre de humo (de tabaco), de aditivos, conservadores y con preservativos; defensora de la libertad, la democracia y apolítica (eso es importante para hacer negocios con cualquier  político, del color que sea); homogéneamente heterogénea, multicultural, postestructural, deconstruccionista, posmoderna, metrosexual y cibernauta; económicamente ortodoxa, financieramente autónoma, consumista por convicción; ecológicamente correcta, con auto importado en el que lleva tenis y bicicleta; adicta a las ganancias rápidas, interactiva, pragmática; si no ‘autsorcea’, se deja ‘autsorcear’; está a la moda; es agresivamente pacifista; defensora de minorías, participa en toda buena causa a tuitazos, sin compromisos.

Y quien pretenda pertenecer a la generación ‘milenial’ sin sufrir el ostracismo que toca a la gente de ‘güeva’, no conversa, ‘feisbuquea’, tuitea o ‘guasapea’ -con ortografía privada  y majaderías de alto calibre, que eso es ‘cul’-; toma ‘selfis’; envía por ‘feisbuk’ lo que bebe y come, lo que viste y calza, a quien trae de compañía, a quien se tira o a quien se lo tira; los amigos son ‘seguidores’ y a veces, conocidos; es defensor de los animales y las mascotas son parte de su familia;  le molesta la pobreza y está siempre en busca de pobres agradecidos para reafirmar su propia bondad en cada una de sus desinteresadas dádivas; no lee, asimila un ‘yigabait’ en un nanosegundo; de vientre musculoso con entrenador personal, con asesor confidencial en vinos, moda, decoración y cómo poner la mesa; depilado, exfoliado y de amplio criterio, hetero-homo-bi-intersexual o poliamoroso, sin responsabilidades.

La vida ‘milenial’, implica ganar dinero con sangre fría, sin ascos ni escrúpulos, en estéreo y alta definición; el ‘milenial’ es inalámbrico, biodegradable, con base de datos prácticos en ‘terabaits’; archivo de convicciones desactivado; proactivo, competitivo; conectado a la ‘nube’ y al ‘servidor’; sabe que usar dinero es naco, tiene crédito universal abierto en todas las tarjetas mayores; líder alfa, feminista social, devoto de la naturaleza, antitaurino, vegano pasteurizado, homogeneizado y vitaminado; exitoso, directo, humilde que le habla de tú a sus inferiores y no reconoce superiores; sigue la religión como los consejos del nutriólogo; ‘fan’ del papa Francisco y Madonna; todo lo dice en femenino y masculino; vive en el límite entre la evasión y la elusión fiscal; siempre antigobiernista y tolerante indigenista urbano. Honor a quien honor merece.

Pensando en estas cosas (gracias George Carlin), se topa uno ayer lunes, en ‘La Jornada’, con la siguiente nota:

“Tuxtla Gutiérrez, Chis. La comandancia general del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), junto con el subcomandante Galeano, antes Marcos, encabezan en San Cristóbal de las Casas el Encuentro “L@s Zapatistas y las ConCiencias por la Humanidad” que se realizará en el CIDECI-UniTierra del 25 de diciembre al 4 de enero”.

“El acto se celebra en el contexto del 22 aniversario del levantamiento armado indígena (…) cuando los zapatistas se levantaron en armas y declararon la guerra al gobierno mexicano (…) exigiendo trabajo, tierra, techo, alimentación, salud, educación, independencia, libertad, democracia, justicia y paz (…)”.

“Al encuentro asisten unos 82 científicos y científicas de 11 países (…)”

“Las áreas en las que se desempeñan son teoría de campos cuánticos, matemáticas, vulcanología, astrofísica, astronomía, cosmología, fusión nuclear, genética, microbiología, física estadística, óptica, bioética, biofísica, biología evolutiva, biología marina, biología molecular, bioquímica, fisiología y biofísica de células excitables, fotoquímica solar, muta génesis y contaminación ambiental, genómica de microorganismos, origen y evolución de la vida, sistemas complejos y sistemas y control inteligentes, entre otras”.

“De acuerdo al programa difundido por el EZLN como alumn@s asisten 200 mujeres, hombres, niños y ancianos bases de apoyo zapatistas de las lenguas tzeltal, tzotzil, tojolabal, cool, zoque, mame y mestizo. L@s alumn@s zapatistas serán l@s únic@s que podrán interpelar a l@s científic@s ponentes”.

“El encuentro tendrá sesiones generales, pláticas de divulgación y talleres (…)”

Campos cuánticos… fusión nuclear... biología marina… biofísica de células excitables… y uno sin saber que existía la guerrilla ‘milenial’.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: