sábado, 28 de mayo de 2016

7622. ROBANDO EL FUTURO.

Por el Sr. López.
Periodista crítico.
Desde el estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

Robando el futuro.
Filosófico estás, le dijo don Quijote a Sancho; y le contestó: es que tengo hambre. Sí, parece que no hay muchos casos de pensadores entre aristócratas o millonarios (con las excepciones de siempre); y a mayor alarma: de unos años para acá (no tantos), lo ligero se presenta como norma forzosa y lo frívolo es de buen gusto.

Esta superficialidad vital, por supuesto, es propia del sector que tiene la vida resuelta, de clase media para arriba (no incluye a la media clase actual, sino de ese estado de permanente angustia patrimonial que domina la vida de los clasemedieros, para arriba), pues con necesidad de encontrar chamba o con agujeros en los zapatos, es muy difícil plantearse ser metrosexual, “hipster”; cómo degustar un Châteauneuf-du-Pape o identificar a golpe de vista un bolso Louis Vuitton pirata.

Por eso, a esa casta de exquisitos, la gente seria o dada a reflexiones -cosa de por sí incómoda-, les resulta aburrida y prescindible, pues con sus conversaciones conceptuosas, exhiben su condición de muertos de hambre, ralea indudablemente capaz de pasar la vida usando ropa de poliéster, hibernando con el Johnnie Walker etiqueta roja -o el “Bacacho” blanco-, que ni sospechan lo indispensable del Chivas 25 años, el Macallan 1947, la ropa de lino y seda (de marca visible, pero-por-supuesto), los relojes de colección y dominar la preparación del daiquirí “banana frozen”.  

Esto de la ligereza parece haber cundido.

Por supuesto cada quién está muy en su derecho de escoger si se toma las cosas en serio (clasificación social: “de güeva”), o si vive conforme a los cánones de la “gente bonita”, esa que si no heredó, gana dinero chueco o derecho (jamás de empleado, ¡por favor!), sin sentir sino desprecio por lo ganado con el sudor de la frente (primer síntoma naco, andar sudando por dinero); “gente bonita” que por tener más de lo suficiente, se asume con derecho a no reparar en la existencia de nadie cuyo su primer coche haya sido un Nissan usado o (ya inconfesable), andar en combi o taxis.

Nada tiene que ver esto con la frivolidad culta y de fondo que antes tenían señores como Alfonso Reyes o Salvador Novo, ni con la humorística ligereza de un Jorge Ibargüengoitia, que hacían sonreír -y pensar-, a cualquiera, con el ingenio de observaciones que iban de lo cínico a la crítica social y desde lo leve se zambullían en lo más trascendental. Serio no es sinónimo de aburrido ni pesado, como alegre no es semejante a insustancial ni fútil.

Tampoco tiene relación alguna con la tenue actitud ante la vida de adolescentes y jóvenes tiernos, que más cerca de la infancia que de la adultez, chacotean con todo. Que gocen, ya tendrán que enfrentar sus responsabilidades y ¡ay de ellos! si no pertenecen a la clase social planta “pent house”.

Parte esencial de la actitud ingrávida ante todo, es -para los integrantes de esta realeza de lo “trendy”-, mostrar interés por lo que esté de moda aparentar interés. Desde la infame vida que lleva un oso polar en un zoológico de país tropical  (escandalazo en “las redes”), mandar comentarios por “feis”, protestando vivamente por la inminente desaparición de las auténticas tradiciones tibetanas; o en un extremo comprensible y muy justificado, “subir a la red” comentarios iracundos contra el cineasta Steven Spilberg, por la foto que alguien puso en las redes hace meses, exhibiéndolo “junto al dinosaurio triceratops que cazó”, sin caer en cuenta que era una broma pues esa especie desapareció hace más de 60 millones de años (se pidieron siete hogueras para él, por “asesinar” un animal ¡en riesgo de extinción!).

Abrazar las causas de actualidad, a estos, les es necesario para no desentonar, ya sea la defensa de lo indígena (fotografiado, en museo y con vino de honor), la preferencia por Frida Kahlo (en póster), el más febril ecologismo (con cuatro autos propios), el feminismo que naufraga en mujerismo, el aborto “ad libitum” (mi cuerpo es mi cuerpo), el consumo de comida orgánica (?), el antibaquismo a ultranza (fumando marihuana, que es medicinal), y la apología de toda práctica sexual que sea entre adultos y consensuada…. ¡ah! y sin saberlo ellos, esencial sin duda para pertenecer de pleno derecho a ese estrato, es ser arribistas, eso sí, que los de a de veras, se distinguen sin darse ellos cuenta y su elegancia les es tan natural que pasan por sencillos.

Tiene un factor común esta comalada de mexicanos a la moda: para todos es de nacos discutir asuntos nacionales. Entendámonos: hay temas locales que sí tratan, por ejemplo:   el permanente interés en el estado que guardan las nalgas de la señora Guzmán; o las andanzas de la #Lady o #Lord del momento, las decisiones del entrenador de la Selección Nacional y los “memes” contra políticos; lo demás, todo, “no es tema”. Hablar de cosas como la deuda pública, la reforma educativa o el desempleo, es de mal gusto, es “mata fiestas”, “mala onda”… y una “güeva”, ya quedamos.

Si alguien se atreve a comentar la tragedia de los menores de edad migrantes, el atraso creciente de nuestros indios (sí, indios… majadero usted que cree que es insulto), el incremento del índice de suicidios entre adolescentes, las condiciones asimétricas de trabajo de la mujer, lo de Chenalhó, el crecimiento innegable de Morena y el Pejehová para las elecciones del 2018, despacharán el tema (“hablemos de puterías”), y no lo vuelven a invitar, por aburrido y por naco (ya quedamos también).

Unos, los muy jóvenes (algunos no tanto), compartiendo fotos de lo que se están comiendo, tomando “selfies”, tecleando babosadas en el Ipad; y otros, los que ya tienen edad (y no tanto), comiendo raro, bebiendo caro -y mal, hasta intoxicarse-, compitiendo en impresionar “valets parking” con sus autos, pagando fortunas por ropa que no les queda, van pandos de autosatisfacción, dejando pasar la vida y que otros les construyan la realidad que tarde o temprano se les echará encima.


Y así, mientras, con toda comodidad, la clase política nos sigue robando el futuro.

jueves, 26 de mayo de 2016

7621. ¿POR QUÉ EL “MAL HUMOR”? AGUAYO, MEYER Y CHABAT: PORQUE EN ESTOS 16 AÑOS, NADA SOBREVIVIÓ.

Enviado por SINEMBARGO.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Shaila Rosagel.
Mayo 25, 2016 - 12:05 a.m.

Hace 16 años, los mexicanos veían la alternancia política como una opción real. Se buscaba el cambio y sacar al PRI de Los Pinos, luego de que la utopía de la bonanza del ex Presidente Carlos Salinas de Gortari se desmoronara y diera paso a un sexenio zedillista que pasó con la cabeza apenas fuera del agua. Pero las promesas de transformar al país, puestas en el panista Vicente Fox Quesada, se desvanecieron pronto. México no consolidó su democracia y empeoró en todo: economía, seguridad, pobreza, medio ambiente y derechos humanos. Hoy, su rostro es el de un país incómodo para Estados Unidos y la comunidad internacional, y donde organismos, como la ONU y la CIDH, le jalan las orejas sin tener respuestas. La clase política que gobierna nunca había estado más ligada a la corrupción y al crimen, pero no escucha ni oye; mientras, el país se incendia, coinciden Lorenzo Meyer, Jorge Chabat, Sergio Aguayo y Arturo Alvarado.

En los sexenios de los panistas Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa, y en la actual administración del priista Enrique Peña Nieto, México ha retrocedido en todo, coinciden politólogos.
Foto: SinEmbargo

PRIMERA PARTE

Ciudad de México, 25 de mayo (SinEmbargo).– “¿Acaso creen que no tenemos memoria? ¿Que vamos a tragarnos un sexenio más la sopa que tanto daño nos ha hecho? No porque los mexicanos dispuestos a despertar, somos mayoría. ¡Por un nuevo México, un México de verdad!”, decía uno de los spots de la campaña presidencial de Vicente Fox Quesada en el 2000, seguido de otro que con la música de las Golondrinas le decía “adiós al rezago educativo, a la marginación de los indígenas, adiós al PRI: Alianza por el Cambio”.

Era el 2000, hace 16 años, en un país que aún no conocía la alternancia en la Presidencia de la República y un hombre postulado por el Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) prometía un cambio.

“Sacar las manos de los políticos de Pemex [Petróleos Mexicanos]”, regresarle al país el Estado de Derecho, acabar con la “narcopolítica”, con la figura del fuero “empezando por el Presidente”… “En menos de 70 días podemos terminar con más de 70 años de malos gobiernos”, dijo Fox Quesada durante el primer debate presidencial, realizado el 26 de abril del 2000.

El resto es historia…

Miles de mexicanos se volcaron a las urnas en el 2000 y votaron por la alternancia. En ese momento, el objetivo principal en México era conseguir la democracia después de 72 años consecutivos del PRI en el poder y de las promesas de bonanza rotas del salinato.

“La Presidencia de Fox pudo haber sido un cambio histórico, pero la echó a perder el Presidente y su grupo. No fueron capaces de realmente lanzarse a la modificación de las reglas del juego. Les tembló el pulso, tuvieron miedo al posible triunfo de la izquierda, una izquierda que ya no era revolucionaria, que ya no pensaba cambiar el sistema capitalista, ni expropiar ni tener la dictadura del proletariado, sino una izquierda dentro del gran esquema global del capitalismo. Se sigue tratando de una izquierda muy moderada, pero tuvieron miedo y empezaron a interferir con el proceso democrático al punto que las elecciones del 2006 tienen un enorme déficit democrático. Esa elección de 2006 pudo haber consolidado la democracia política, liberal, la que impera en América Latina, porque quien puede legitimar el sistema es quien pierde, es quien dice: ‘bueno jugamos con las reglas y perdí’. El victorioso no puede por sí solo legitimar su triunfo, tiene que venir la otra parte y no vino en el caso mexicano”, plantea Lorenzo Meyer Cossío, analista e investigador de El Colegio de México (Colmex).

El PAN arribó al poder de la mano de Vicente Fox Quesada con una promesa: convertir al país en un México de avanzada y, ahora sí, garantizar el ejercicio democrático con todas sus letras y entrar a la nueva era del respeto a los derechos humanos, a la libertad de expresión y a la transparencia.

Pero 16 años después de esas promesas fracasadas, México padece más males que los quiso curar en los años de la alternancia. El país –con el caso fallido de los 43 normalistas de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, desaparecidos en Iguala en septiembre de 2014– se evidenció ante los ojos del mundo y las organizaciones humanitarias como una Nación que vive una seria crisis de derechos humanos, en donde la tortura y la desaparición forzada son una práctica común.

Los niveles de inseguridad son hoy alarmantes, pues a raíz de la declarada “guerra contra el narco” del sucesor de Fox, el también panista Felipe Calderón Hinojosa, el asesinato en México se convirtió en un delito más que cotidiano, contabilizando según la Secretaría de Gobernación (Segob) 155 mil asesinatos dolosos desde enero de 2007, sin contabilizar los miles de desaparecidos, las fosas clandestinas que pululan por todo el territorio, los asesinatos a los activistas de todas las causas posibles y también de periodistas.

Arturo Alvarado Mendoza, director del Centro de Estudios Sociológicos del Colmex, considera que México debió aprender de las lecciones de otros países para reconstruir su sistema de procuración de justicia.

“Hay varios elementos para asegurar que estamos en una situación muy atrasada. Si bien ha habido una reforma judicial importante en ese país, se concentra en el Poder Judicial de la Federación. Seguimos teniendo problemas de integración, conflictos de interés, capacidad institucional, debido proceso, sobre todo en las cortes estatales, en la corte federal son muy desiguales”, dice.

Peña Nieto heredó un país incendiado, pero se le multiplicó en las manos, debido a que no hay un diagnóstico de lo que está sucediendo en el país a pesar de una evolución de la problemática que no ha sido seguida por los gobiernos federales ni estatales.

“Antes tenías conflicto en alguna ciudad o frontera. Calderón enfrentó Michoacán y luego Ciudad Juárez, pero realmente no logró reducir el nivel de la criminalidad nacional. Luego tenemos el problema de Guerrero cuando entra Peña Nieto, revivió el problema de Michoacán, multiplicado por el problema de las autodefensas y esto sigue creciendo. No ha habido ese diagnóstico sino que se trabaja de manera reactiva. Después viene Ayotzinapa, que es un caso extraordinario de violación de derechos humanos en donde hay autoridades del Estado involucradas y hay intervención de la Corte [Interamericana de Derechos Humanos]. No se ha resuelto, hay muchas intervenciones de la Corte cada vez mayores y no se han resuelto las violaciones a derechos humanos y seguridad pública. El país está con un problema no sólo de localización de problemas sino de regiones enteras que parecen estar fuera del control del Estado”, explica Alvarado Mendoza.

En el México actual brotan también los casos de despojo de tierras a campesinos y pueblos originarios para explorar y explotar nuevas minas. Se destruyen manglares como en Tajamar, Quintana Roo, con la anuencia de las autoridades ambientales para construir grandes y lujosos complejos turísticos ante la mirada atónita del mundo.

De acuerdo con Jorge Chabat, del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), la crisis de derechos humanos de México se ha acentuado y es peor que la de los años 80 con Carlos Salinas de Gortari.

“El tema de los derechos humanos y democracia, hasta antes de los 80 y 90, no era tema internacional. Nadie se metía con lo que pasaba no nomás en México: el mundo funcionaba bajo el supuesto de que los estados son soberanos y que no había que meterse. Esto cambió en los 90 y cada vez es menos aceptable invocar la soberanía para que no se les critique en derechos. Salinas de Gortari se opuso a la creación de una oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas. Desde Zedillo [Ernesto Zedillo Ponce de León] las cosas empezaron a adecuarse a esta nueva realidad internacional de los derechos humanos: se firmaron acuerdos con la Unión Europea y Fox aceptó un representante de la ONU en México. No tiene legitimidad invocar a la no intervención, no estamos en 1980 o 1970. Estamos ante un contexto internacional muy diferente que tiene un costo para México. No puedes violar derechos humanos”, dice.

La promesa de acabar con la pobreza y la desigualdad también se quedó en el tintero. De acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) el número absoluto de mexicanos en pobreza creció de los 53.3 millones que había en 2012 a los 55.3 millones que se contabilizaron al 2014: un aumento de casi 2 millones de personas.

El salario de los mexicanos se ha debitado durante las últimas tres décadas y el poder adquisitivo ha caído durante los últimos sexenios. En 2014, el Gobierno federal reportó en su Programa Sectorial de Trabajo y Previsión Social que “durante los últimos 36 años, el poder adquisitivo del salario mínimo acumuló una pérdida de 72.8 por ciento”; es decir, casi tres cuartas partes del valor que las ganancias de la población ocupada tenían a finales de los años 70.

De los pobres, los niños menores de cinco años son los más vulnerables en México. El estudio “Pobreza y derechos sociales de niños, niñas y adolescentes en México 2014”, realizado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, plantea que México invierte en la atención de la niñez de entre 0 a 5 años el 0.8 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), una cantidad inferior a la de economías más pequeñas como Honduras, Costa Rica, Argentina y Guatemala.

Además, el gasto per cápita en desarrollo humano es inferior en la primera infancia que en el resto de los menores de 18 años. Países como Honduras, Costa Rica y Argentina destinaron a este rubro 1 por ciento del PIB en 2014 (1.6, 1.5 y 1.3 por ciento, respectivamente).

“Cuando se estima la proporción del gasto público total en este grupo de edad, México sigue estando por debajo de países como Honduras y Guatemala, y una tendencia similar se observa al analizar el gasto en la primera infancia como porcentaje del gasto público social, que en México fue de 7.6 por ciento, pero en Honduras alcanzó 14.1 y en Costa Rica fue de 13.3 por ciento”, de acuerdo con el estudio sobre inversión en la primera infancia en América Latina, elaborado por la Unicef y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Para el investigador Lorenzo Meyer el estado en el que se encuentra México actualmente, es el que ha contribuido al “mal humor social” al que se refiere el Presidente Enrique Peña Nieto.

“El mal humor social es reflejo de esas situaciones: inseguridad y no sé si la corrupción, que ahora es mayor que antes o se ve más que antes… me quedo con la duda si la clase política era tan corrupta en 1950 como lo es hoy. Es un hecho que ha habido una prensa más cuestionadora de la realidad y que saca de tarde en tarde casos concretos de corrupción que antes no salían”, expone Meyer Cossío.

EL PAÍS NIEGA VIOLACIÓN A DERECHOS HUMANOS

Juan E. Méndez, relator especial de la ONU sobre tortura, realizó un informe donde mostró que la tortura es una práctica generalizada en México. El Gobierno federal rechazó todos sus argumentos.
Foto: Cuartoscuro

El relator especial de la ONU sobre Tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes

Las condiciones en las que se dio la salida de México del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la CIDH, que trabajó en coadyuvancia con la Procuraduría General de la República (PGR) y los familiares de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, dejó mucho que desear coincidieron los investigadores.

El GIEI se fue del país haciendo señalamientos serios en contra de Tomás Zerón de Lucio, director en Jefe de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la PGR, sobre la posible alteración de la escena del crimen en el río San Juan.

Pidieron su salida del caso y de paso afirmaron durante el último informe de su investigación que se iban con “el peor” sabor de boca de México.

El investigador Jorge Chabat considera que la respuesta del Gobierno de Peña Nieto es “muy similar” a la de los años 80 y 90. Especialmente parecida a la de Carlos Salinas de Gortari.

“Es decir: ‘aquí no pasa’. El discurso es similar al de los 80, 90 con Salinas. Si bien no estamos en ese nivel, hay respuestas que rememoran esos tiempos. Pero la sociedad es más activa, aparece más fácilmente, hay muchas presiones de Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) que hacen que sea más costoso violar derechos humanos. Ha habido un retroceso, que no se le puede atribuir exclusivamente al Gobierno federal, en la violencia asociada a la criminalidad en la última década. México es un país más violento que hace 15 ó 20 años. Es más inseguro en términos generales”, considera.

En materia de derechos humanos, Chabat recuerda que Salinas se resistió hasta el final a aceptar a observadores internaciones en México, con un discurso obsoleto que decía que “el único juez de la democracia mexicana, era el pueblo mexicano y que no vendrían observadores a decirnos cómo hacer las cosas”.

“El Gobierno de Peña Nieto no dice eso, acepta temas de democracia pero sigue rechazando las críticas en derechos humanos, lo cual es lamentable. Hay evidencia de que se siguen violando los derechos humanos y la respuesta es de los años 80: ‘aquí no pasa nada, son casos aislados’. Ninguna de las organizaciones está diciendo que Peña manda secuestrar, torturar y desaparecer, pero sí hay un problema de falta de control del Estado en general sobre policías federales, estatales, municipales aliadas con el crimen organizado, que nos recuerda a los años 80”, detalla.

México, dice Chabat, está mostrando una “falta de sensibilidad” con un “chip del viejo PRI” ante el tema de los derechos humanos, pero con un costo más elevado para el país.

“Ya parece que estamos en esa misma tormenta: pleitos con las Nacionales Unidas, con el extranjero, pleitos que antes no se presentaban en esa magnitud, conflictos en derechos humanos”, agrega.

El investigador resalta la corrupción que vive el país, como uno de sus problemas más graves que lo coloca de cara al escrutinio internacional.

“En el fondo hay un problema de corrupción serio y de falta de derecho. Da la impresión de que el PRI que llegó con Peña Nieto no lo tiene como importante. Hay casos escandaloso como Humberto Moreira [ex Gobernador de Coahuila], HIGA, OHL, la ‘casa blanca’, hay mucha evidencia a niel local, con los gobernadores, y no parece que se haga algo. Hay un problema grave de corrupción y falta de Derecho, donde el Gobierno de México no ha dado el brinco, hay que decirlo”, explica.

MÉXICO, EL PAÍS INCÓMODO

El caso Ayotzinapa es el más mediático del sexenio. Al Estado mexicano se le reclama en México y a nivel internacional por los errores y omisiones en la investigación de los 43 normalistas desaparecidos.
Foto: AP

Lorenzo Meyer agrega que las constantes violaciones a los derechos humanos y el clima de inestabilidad social que se vive en México, convirtió al país en el “vecino muy incómodo” para Estados Unidos de Norteamérica.

El caso Ayotzinapa evidenció las fallas del sistema de justicia mexicano y el país volvió a las primeras planas de los diarios más importantes del vecino del norte.

“El factor externo es uno de los que puede cambiar la situación mexicana, pero ahí es la decisión de ellos y hay sólo un factor: Estados Unidos. Lo demás es lo de menos. Lo que se diga en otros ámbitos, en el europeo, latino, multilateral, Naciones Unidas no sirve. Vale bastante poco que un visitador de las ONU venga y diga: ‘su política de la tortura está a la vista, ustedes torturan’. La respuesta es la misma: ‘Usted no vuelve y listo’. Pero cuando lo dice Washington, entonces las cosas son distintas. Habrá un factor externo importante si triunfa el candidato republicano [Donald Trump], yo creo que esta dirigencia no tiene ni idea de qué hacer porque Trump ha hecho del ataque a lo mexicano una de sus principales banderas. Uno de sus consejeros y personas inmediatas señaló que a estas alturas, si Trump gana, no tiene otra salida que crear el gran muro, pues esa es la expresión material de que cumplirá”, explica.

Si gana la candidata demócrata Hilary Clinton, México también se verá afectado porque ya hay un señalamiento de que en el país hay un problema de corrupción.

“Para los norteamericanos la parte más importante de México no es su mano de obra, no es su mercado, es su estabilidad. Porque pueden vivir sin el mercado mexicano, supongamos que pueden vivir hasta sin los mexicanos, pero con una frontera que no esté estable, con eso no pueden vivir. Entonces ahí hay un punto bien interesante que la clase política mexicana sabe: no tiene respuesta o no se ha dado cuenta que se están constituyendo en un problema de seguridad para Estados Unidos por mantener al país como lo mantienen”, dice.

El investigador agrega que la mejor política exterior que puede tener México, es tener “una buena política interna”.

“No necesitamos Ejército, para nada. Sólo tener nuestra casa en orden, que nos permita tener una relación aceptable con nuestro vecino del norte, que es la relación fundamental para México, todo lo demás es secundario”, precisa.

Lorenzo Meyer considera que la reacción de México con el GIEI se compara desfavorablemente con Guatemala.

“Porque ahí un cuerpo externo de especialistas también entró en acción, descubrió la trama de corrupción que implicaba al Vicepresidente y Presidente, los expuso, los sacó de los puestos centrales, los metió a la cárcel y ese grupo sigue en Guatemala. El nuevo Gobierno guatemalteco pidió que siguiera, aceptando de manera clara que por si mismo el sistema está tan debilitado, ese sistema que viene de una guerra civil brutal, necesita ayuda. En cambio el mexicano, que tiene los mismos problemas, dijo: ‘no los necesitamos, muchas gracias, se pueden ir’. Por eso una cosa es Guatemala y México es Guatepeor”, dice.

Jorge Chabat coincide con Meyer y agrega que el mensaje que ha enviado México al mundo con la salida de los expertos del GIEI es que no quiere que se hurgara en una investigación con “muchos errores”.

“Ha sido muy costoso. Si uno ve la prensa internacional, el New York Times por ejemplo, yo no veía críticas así desde los 80, en donde la imagen de un Gobierno corrupto era fuerte y los artículos eran terribles, de primera plana. Sí hay un problema muy grave de imagen”, afirma.

La imagen de México al mundo es de un Gobierno más corrupto que en la época de Salinas de Gortari, lo que puede traer costos económicos a través de la llegada de inversión extranjera, debido a que los inversionistas buscan certeza, Estado de Derecho y aplicación de las leyes, explica Chabat.

“No llega toda la inversión que podría llegar, porque hay serios problemas institucionales; una imagen peor a la de que hay violencia criminal es la imagen de un Gobierno corrupto y esa sí es culpa de la actual administración”, dice.

Para Chabat el escándalo de corrupción de la Estela de Luz de Calderón Hinojosa “palidece” al lado de lo que sucede en Veracruz o ante la “casa blanca” de Peña Nieto.

EL MÉXICO QUE VIENE CARECE DE UTOPÍAS

Carlos Salinas de Gortari, en una foto tomada el 5 de noviembre de 2015. Él creó la utopía del TLCAN, un espejismo que se rompió muy pronto, dice Lorenzo Meyer. Foto: Enrique Ordóñez, Cuartoscuro

La situación actual del país ha llevado al Gobierno federal y a los mexicanos a carecer de una utopía, dicen los analistas.

A diferencia de los años 80, cuando el ex Presidente Carlos Salinas de Gortari vendió la “utopía” del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), hoy el país carece de una que le de esperanza al pueblo mexicano.

“Entonces él [Salinas] generó un espejismo que se asentó en una realidad que es el TLCAN. Con ese tratado le dijo a México y al mundo: ‘nosotros entramos a una etapa histórica en donde las reglas del mercado y la democracia liberal son las imperantes, hemos firmado un tratado con Estados Unidos y Canadá. Vamos a tener un mercado asegurado para nuestras exportaciones y vamos a ser primer mundo’. Tan es así que México fue admitido por presión norteamericana en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que es un club de ricos y nos metimos al club, llenos de optimismo, no es mi caso, pero hay quien sí se lo creyó. Esa es la diferencia con hoy, no hay ningún proyecto. La utopía neoliberal que Salinas encabezó se empezó a caer con Zedillo cuando el PIB cayó como sapo en el primer año de Gobierno de Zedillo porque estaba prendido con alfileres y cuando el capital externo, el golondrino, se fue y tuvimos una caída del 7 u 8 por ciento, fue catastrófico. Luego se volvió a levantar, pero nos dejó la deuda –que todavía está ahí– y el espejismo de México como país de primer mundo empezó a romperse. El mercado norteamericano tuvimos que competirlo con China, que entró pero en serio y nosotros nos quedamos marginales”, explica Lorenzo Meyer.

El politólogo Sergio Aguayo Quezada indica que México vive un momento difícil, al igual que el resto del mundo, por el agotamiento de las grandes utopías.

“Faltan en el mundo, y en México, las nuevas utopías que es lo que articula las voluntades y genera los movimientos sociales y políticos que transforman la historia. Hay un esfuerzo de la sociedad mexicana por construir un gran proyecto de país que permita unificarse en una propuesta general”, dice.

Sin embargo, el investigador reconoce que esa utopía no la ve en ningún candidato independiente. No hay una propuesta de país viable aún, pero sí hay esfuerzos de la sociedad.

“Hay esfuerzos que aún no cuajan, por eso es un momento desesperante en donde la mayoría de la población siente que no hay por dónde escapar, porque se siente atrapada entre los políticos corruptos y los criminales vientos. Yo no comparto esa visión, porque hay señales de que hay grupos específicos que están buscando, no se puede decir qué sucederá, pero lo están haciendo”, plantea Aguayo Quezada.

En 2018 podría darse ese momento, dice, aunque es algo impredecible, reconoce.

Lorenzo Meyer agrega que aunque la izquierda triunfará en las urnas, no podrá con el “paquete” completo, pero podría sentar las bases para mantener al país dentro de los límites.

“Cuando el General [Lázaro] Cárdenas llega y hace sus grandes reformas, no resuelve el problema social mexicano, pero sí permite que se abran expectativas, esperanzas de cambio pacífico, que se vea reflejado el mexicano normal, común y corriente en las políticas que está siguiendo el Gobierno federal, que le tengan confianza. En realidad es siempre el futuro lo que importa, el presente será desagradable siempre porque es la realidad, pero uno imagina un futuro mejor, es la búsqueda de la utopía. Ahorita, ¿cuál es? Ninguna. Pueden tener unos proyectos buenos para ellos y más casas blancas y rosadas y azules, pero presentarle al mexicano la imagen que se la crea y diga: ‘vale la pena’. El Presidente Cárdenas presentó esa utopía, por lo menos hizo creer en ella. Eso da energía a una sociedad, le da energía para creer que sí se puede”.

También te puede interesar.
Que los partidos “no la hagan de tos” con los independientes, exige sociedad civil

El PAN siguió los pasos del PRI, y derrochó, y también sumó pobres al “mal humor”, dicen analistas

El Hidalgo de Olvera: pobreza, violencia y abuso en un estado que no sabe de alternancia

Comisión de diputados citará a Aguirre, Cienfuegos, Murillo Karam y otros por caso Iguala

Chimalhuacán, el reino pobre y violento del PRI y Antorcha Campesina

VER MÁS ACERCA DE:
Derechos Humanos • Enrique Peña • Felipe Calderón • México en 16 años • Narcopolítica • PAN • Pobreza • PRI • retroceso económico • Vicente Fox • violencia

7620. ¿QUÉ SIGUE?

Por el Sr. López.
Periodista crítico.
Desde el Estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

¿Qué sigue?
En todas las familias hay algo que da pena que se sepa… bueno, pero no lo ande contando: en la familia materno-toluqueña de este López, fue vergonzoso el caso de una tía que tenía una media hermana, hija de su papi, que era viudo y se llevaba pesado con una señora que ayudaba con los quehaceres de la casa, de entrada por salida. El caso es que confirmando que era poco previsor, su papi procedió a fallecer sin poner antes sus cosas en orden, como decimos cuando la gente no hace testamento, lo que acarrea con cierta frecuencia, males gástricos y gastos por juicios que suelen durar más que misa de obispo, desagradables como un ceviche de hígado. La tía Cleo (nunca supo su nombre el del teclado, tía Cleo, era tía Cleo), no quería darle ni un palillo de dientes a su media hermana, que tenía un abogado que, hágase de cuenta un chucho con rabia. Gastó millonadas tía Cleo en el asunto y toda la familia le decía que no fuera tonta, que tarde o temprano iba a perder el pleito… hasta que lo perdió y tuvo que repartir a partes iguales, nada más que asumiendo sus gastos y pagando los de su media hermana, lo que hizo que se quedara en la calle. Hay gente que no entiende lo del mal arreglo y el buen pleito.

Ayer fueron nota dominante en los portales de noticias de los diarios nacionales, los enfrentamientos entre gente de la CNTE y policías en la CdMx y Tuxtla Gutiérrez.

Si el gobierno federal le sigue apostando a que es un asunto menor y que es nada más cosa de que pase un poquito más de tiempo para que se desinfle, se están equivocando mucho.

O se sientan a negociar, con toda seriedad, o meten a la cárcel a los que hayan cometido delitos… de la CNTE, del SNTE y de los gobiernos federal y locales que le han echado gasolina a la lumbre durante mucho tiempo, de ahora y de antes, porque atrás de esto hay una larga historia que no se borra así nomás, diciendo que ya cambio la ley y ahora se aguantan… ¿de veras?... ¿y cuántos votos de maestros despreció don Peña Nieto?... Y eso, para ni mencionar que mucho de la reforma educativa que no es reforma educativa, sino administrativa y de intenciones por conocer, mucho, está mal o si no tanto, puede mejorarse.

Está a punto de llegar la sangre al río. Cada vez es menor el margen de maniobra, o una u otra, pero debe actuar el gobierno federal. Lo que no puede seguir haciendo es negarse en redondo a tratar con la dirigencia del CNTE. Ayer mismo, el bravucón de kínder de don Nuño, secretario de Educación, reiteró que no va a negociar nada, que la ley se aplica, no se negocia (¿en México?... primera novedad), y su negativa a enfrentar a la dirigencia de la CNTE alimenta el conflicto (aunque, bueno, mejor que no los recibe, porque se lo comen crudo… ¡ah, si la ignorancia doliera!)

Suponga usted que no tienen razón en absolutamente nada esos señores… bueno, pero son por ahí de 100 mil personas… ¿no parece aconsejable oírlos?

Por cierto: ¿sabe por qué existe la CNTE… por qué se separaron del SNTE?... porque piden la elección universal directa de su dirigencia, que no se las nombre el Presidente de la república, nada más eso: elegir a sus dirigentes, lo que no parece mucho pedir tomando en cuenta que es un sindicato, digo. No es un asunto de buenos contra malos, tampoco, pero sí es algo que no se va a arreglar solo ni con engaños. Quitar privilegios y canonjías es algo en lo que todos están de acuerdo, nomás que parejo, también en el SNTE. Que no se haga la voluntad de Dios nada más en los bueyes de uno. Que la reforma educativa sea eso y no el batidillo de medidas administrativas que no requerían modificación constitucional. Y entonces sí, a capacitarlos y evaluarlos, pero bien y no para correr a nadie, sino para seguirlos capacitando. En fin.

A ver si no se le ocurre a don Nuño cargar el precio de su impotencia a los gobernadores o a alguno que le guste para nazareno, porque don Nuño no sabe por qué no se han doblado los de la CNTE y se cree que es sólo por defender sus privilegios… ¡dioses!

Otro caso que es importante mencionar es lo de ayer, que esperemos que para las horas en que usted lea esto, esté resuelto de la mejor manera: el secuestro, retención o como le parezca llamarlo, del Presidente del Congreso del estado de Chiapas, Eduardo Ramírez Aguilar, del  presidente de la Mesa Directiva de ese Congreso, Carlos Penagos Vargas y otra persona, por parte de habitantes de Chenalhó que se oponen a que allá siga de presidenta municipal Rosa Pérez.

Si tienen o no tienen razón en que doña Pérez deje el cargo, es lo de menos. Lo grave, mucho muy grave, es que se secuestre a la cabeza de uno de los tres poderes, que lo hayan golpeado y haya salido ensangrentado (según informó un testigo directo: Gonzalo Ituarte, vicario de Justicia y Paz, mediador en este conflicto)… ¿qué sigue?

Lo grave es que sea el presidente del Poder Ejecutivo el que tenga que tratar de arreglar un asunto que le compete directamente a otro, al Secretario General de Gobierno, Juan Carlos Gómez Aranda, porque el Congreso procesa los asuntos de su competencia, que en este caso sería una petición de licencia, retirarle el cargo por petición de la Procuraduría del Estado a resultas de una averiguación previa por algún delito seriecito o nombrar por ausencia a un sustituto, pero no está para sacar las castañas del fuego a quien ostenta entre otras cartas, haber sido miembro fundador de la Comisión de Concordia y Pacificación del Congreso de la Unión, y haber participado en los diálogos con el EZLN que llevó a la firma de los acuerdos de paz y reconciliación. Sí, don Gómez Aranda, es su chamba.

Lo grave es el tufo a encerrona que tiene esto. El Presidente del Congreso va a una negociación para tratar de quitarle la mecha a lo de Chenalhó…  sin la custodia de las fuerzas del orden. A pecho abierto… Acaba secuestrado, lastimado. Y pensar que es precisamente a él, a Eduardo Ramírez Aguilar, a quien le llueven acusaciones siempre anónimas, con el ánimo de frenar su carrera política… ¿Qué sigue?

7619. LA NUEVA ERA, ¿CÓMO EMPEZÓ TODO ESTE LÍO?

Reporte Z

Por Rafael Gómar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

La Nueva Era, ¿Cómo empezó todo este lío?

“La extinción de las razas inferiores es una necesidad  kármica”.
Helena Petrovna Blavatsky
(1831-1891), escritora teosófica.


En los altos niveles del gobierno federal se imparten cursos de cienciología, la ONU impone la agenda Gay, el aborto y la adopción homoparental a Peña Nieto, en México los diputados corruptos aprueban leyes represivas, en Brasil se impone un masón corrupto como Michael Temer que a su vez impone a un judío como jefe del banco central, los gurús de la Nueva Era venden millones de libros a las buenas personas que están hartas de la incongruencia de la Iglesia y que buscan desesperadamente satisfacer su sed espiritual, la magia negra se expande en el planeta, pero ¿Qué relación hay entre todo esto? ¿Cuándo comenzó a tomar auge todo este movimiento que hoy arrastra a muchos jóvenes y a no tan jóvenes?

¿Comenzó en 1950 cuando un alcohólico y drogadicto como L. Ron Hubbard (foto) leyó los libros del mago Aliester Crowley e inició el negocio de la cienciología con sus rituales satánicos y magia negra? El fundador de la cienciología realizó frente a su propio hijo un aborto ritual a su esposa y drogó a su hijo a quien quería iniciar en los rituales de magia negra. El sujeto era un escritor de ciencia ficción fracasado que encontró en la religión su veta de oro. Escribió el libro “Dianética: La Ciencia Moderna de la Salud Mental", sí, ¡de la salud mental!  El libro de Hubbard es una copia de otros textos como el Libro de la ley del mencionado mago Crowley. En 1953 fundó la Iglesia de la Cienciología y miles acudieron al nuevo profeta que les ofrecía la felicidad y la cura de sus males por algunos miles de dólares. El trasfondo es la misma idea que hoy promueven los gurús de la Nueva Era: tú eres dios, sólo necesitas romper las cadenas que te atan.

Pero después de siglos de permanecer en las sombras, en la última parte del siglo XIX salen a la luz del día sectas ocultistas que promueven abiertamente su ideología y que penetran los círculos del poder político. La magia y la política siempre fueron de la mano, pero ahora los magos se infiltraron hasta las más altas esferas de poder.

La Nueva Era tuvo en Helena Petrovna Blavatsky (foto) (1831-1891), a una de sus principales figuras. Pocos saben que las ideas de esta aristócrata rusa de origen germano, la teosofía,  frustrada sexualmente a causa de su fealdad, tendrán una poderosa influencia en el Partido Nacional Socialista de Alemania y en Adolfo Hitler. La raíz esotérica del movimiento nazi se encuentra en escritores como Helena que copiaron textos completos de obras que nunca mencionaron. 

Helena desde niña vivió rodeada de un ambiente espiritista, su abuelo era un masón que tenía en su biblioteca obras de magia negra y espiritismo que Helena leyó quedando profundamente impresionada, tanto que su vida estuvo marcada por el espiritismo desde entonces.

Helena se casó a los 16 años con un militar de quien adoptó su apellido Blavatsky aunque su matrimonio arreglado nunca se consumó porque el viejo militar no se interesó jamás en ella; en 1875 Helena se establece en Estados Unidos en donde fundó la Sociedad Teosófica y se hizo popular haciendo de médium en sus reuniones espiritistas; en 1879 Helena viaja a la India en donde establece el centro de operaciones de la secta, difunde entre sus seguidores la creencia de que espíritus poderosos la guía y le dictan los textos que se comenzarán a publicar en Europa y Estados Unidos, desde entonces se han multiplicado los que se dicen “canales” de espíritus superiores.

La influencia de Helena aumenta y pronto alcanza el grado más alto en la masonería. En 1887 funda la revista “Lucifer” desde donde comienza a escribir sobre la llegada del Anticristo para instaurar un Nuevo Orden Mundial. En 1891 muere sola en Londres abandonada de todos sus adeptos.

La obra principal de Helena Blavatsky es La Doctrina Secreta, fundamental en los gurús de la Nueva Era, un libro en donde aflora el racismo y el anticristianismo de la autora que cree que Satanás es el verdadero dios, el benefactor de la humanidad. La idea que sería fundamental en el nazismo, que la raza aria está destinada a dominar a la humanidad para dar paso al superhombre, fue uno de los pilares de la doctrina secreta, la teosofía.

Una de las obsesiones de la corriente teosófica es acabar con el cristianismo para imponer una nueva y única religión, apoderarse de la Iglesia penetrando hasta los más altos niveles del poder es parte de su estrategia. ¿Hasta qué punto lo han logrado?

7618. EL PEJE Y LAS ENCUESTAS... ¡UN PELIGRO!

LA ECONOMÍA Y USTED

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

SOLEDADES

Desde la noche a veces cotidiana,
la que en ocasiones  te hermana
con las pequeñas cosas perdidas,
desde ella guardo un poco de tu vida,
cobijada en los brazos del recuerdo,
añejada a fuerza de tiempo,
de deseos y esperanzas idas;
las horas idas amor, las nuestras,
son la sangre corriendo en venas abiertas,
son la savia dulce y santa que alimenta
esta soledad a que me sometes.

eliseo

Desde noviembre del año pasado se han encendido las alarmas entre la clase política mexicana, tan cómodamente  pagada de sí misma; sabemos y es escándalo nacional, que esta es de las mejor pagadas de todo el mundo; por ejemplo, Peña Nieto gana más que Obama; ya no digamos que cualquier presidente de todo el continente americano. Por cierto ayer lunes 23 de mayo, el presidente Obama cenó en un restaurante típico en Viet Nam; la cuenta fue de 8 dólares pagados por él mismo. Le aseguro que cualquier "pelagato" político mexicano  de medio pelo habría ido a un restaurante de lo más caro y habría pedido factura en blanco... para robar todo lo posible. La experiencia así lo dice..., usted tendrá su opinión al respecto.

Pues bien, la preocupación que predomina desde noviembre es que se han realizado un buen número de encuestas desde entonces y se ha acentuado la preferencia del posible electorado en favor de Andrés Manuel López Obrador por encima de todo el posible candidato de izquierda y derecha. Esto no puede ser tolerado por los zánganos avenidos en clase política; eso no lo van a permitir; por eso desde hace un año han venido atacándole usando el desprecio en sus manifestaciones, y desde luego a través de todos los medios posibles; por ejemplo, buena parte de los comunicadores y periodistas no dudan en compararlo con el penosamente célebre presidente de Venezuela Nicolás Maduro, quien, como empezó su mandato lo ha continuado..., de tumbo en tumbo.

Pero resulta que entre más lo atacan, pareciera que el electorado lo ve más diferente a los otros, a los políticos corruptos y mentirosos que se han enseñoreado en el país. Hoy más que nunca se mantiene abiertamente como la primera opción electoral para la presidencia en 2018. Esto, definitivamente no se puede aceptar; como dijo hace un par de semanas el senador Emilio Gamboa Patrón (más famoso por ser el amante de planta del extinto presidente Miguel de La Madrid; ver a Rafael Loret de Mola y Manu Dornbierer) dijo este "prócer" de la patria... "en el congreso todos los días de viola la constitución" (sic!!); seguramente con esto habrá advertido que ellos harán lo que tengan que hacer para evitar que este político venga a decirles lo que deben hacer; ya sabemos que entre corruptos el sentimiento de solidaridad es muy fuerte, en realidad es una de las formas más mafiosas que existen en la historia de la humanidad; en la teoría administrativa eso se llama Back to back, que significa que "si tú rascas mi espalda, yo rasco la tuya", o más a lo naco mexicano... favor por favor se paga.

Hoy estos "políticos impolutos" han ideado, creativos como son, comparar al Peje con el republicano Donald Trump , con ello lo califican de loco, de mal mexicano, de tipejo que quiere quitarles la comodidad de ser los "casi" dueños del país.

¿Realmente es tan peligroso?

No lo creo, es un político diferente, puede ser exagerado en su carácter que raya en lo despótico; puede ser incómodo para tantos vividores que cobran sin trabajar; que abusan del puesto que tienen; pero igual puede ser un político con falta de capacidad para entender su papel de mediador entre las distintas manifestaciones sociales de los muy jodidos, los de en medio y los dueños del capital; puede ser que de verdad no pueda gobernar este país tan descaradamente saqueado por  la corrupción; todo esto puede ser cierto definitivamente, y es justo que se mantengan las reservas al pensar en votar por él, se justo dudar, o por qué no... no hacerlo. Pero, ¿se imagina usted de qué tamaño es la vigilancia que se mantiene sobre toda su familia buscando errores que lo puedan hundir...?

El sistema político se ha coludido tratando de descubrir su lado corrupto, sucio, perverso; ese día será fiesta nacional en que se festejará un hito más en la historia de la libertad: de joder, de robar, de abusar, de seguir siendo lo que se es, parte de la clase política mexicana.

¿Por qué no lo quieren...?

Simple, porque no es como ellos, no forma parte de su grupo, de su mafia, y se atreve a señalarlos, les dice por su nombre y apellido, y eso, lo sabemos, no se permite. En un sistema de perversión, el que mata la vaca obliga a los demás a agarrarle la pata, y hacen de la obra de Lope de Vega "Fuenteovejuna" su bandera. Son todos a la una.

Les quedan unos 26 meses para acabar con la honra del político tabasqueño, lo hicieron con Cuauhtémoc Cárdenas en su momento, y aunque les está costando más trabajo... tienen 26 meses para terminar con él, física o socialmente, les dará lo mismo. Es la marca de los canallas.

No soy su ferviente admirador, pero los otros sí que me dan asco, con sus satisfactorias excepciones, que me hacen pensar que no todo está perdido; por desgracia son los menos; sin embargo, seguramente que algo aun podemos rescatar. No todo apesta.

Usted tendrá su opinión, pero si tiene memoria histórica déjela viajar a 30 años atrás y descubrirá de qué le hablo; para eso sirve la memoria entre otras cosas... úsela y descubrirá a los de siempre haciendo lo de siempre, y nosotros reaccionando como siempre... como hoy, pasivamente dejándoles hacer lo que se les antoja y aplaudiendo la manera en que lastiman la vida cotidiana.

Así lo veo y me molesta y decepciona.

¿Usted... cómo lo ve...?


Como siempre, le abrazo con cariño.

7617. SABER, CONOCER Y APRENDER

Por EVERILDO GONZÁLEZ ALVAREZ.
Periodista, reportero, articulista y escritor.
Desde Zamora, Michoacán. México. Para
Tenepal de CACCINI

SEGUNDA PARTE.

Ahora vamos a conocer lo que es el reportaje, que es un género periodístico que consiste en la narración de sucesos o noticias de cualquier tipo, los cuales tienen que ser actuales. En términos generales, un reportaje es un trabajo documental extenso y planificado, y su propósito es informar.  Quien elabora un reportaje no juzga o valora, como sí lo hace el articulista---´de este me referiré más adelante--- sino informa solamente con objetividad; utiliza un estilo directo; y algo importante es que no personaliza  para que el público esté al tanto del suceso reportado El buen reportaje debe principiar en forma llamativa, desarrollarse con interés y rematar con un final concreto, todo esto que los periodistas de la región debieran tomar en cuenta al hacer un reportaje. Un reportaje es, en el origen, un documento o esbozo sobre un determinado tópico, generalmente, con fotografías o tomas de vídeo obtenidas sobre el terreno. Según sea el medio de comunicación que se utilice, también son de uso las entrevistas radiofónicas o televisadas.

El reportaje no siempre tiene por objetivo plantear una situación global, pues en muchos casos se limita a ilustrar un evento o aspecto puntual, respetando la unidad de tiempo, espacio, y problemática.

Es importante lo que se menciona a continuación, durante un reportaje, el reportero describe los hechos, inserta las observaciones y comentarios de los testigos, informa de las fuentes, y plantea la problemática o asunto. Unas de las cosas más importantes en un reportaje, es la claridad, la agilidad, la impronta transmitida por el periodista, y el ambiente y entusiasmo que logra recrear. Las descripciones y las sensaciones subjetivas del reportero o de sus entrevistados, pueden llegar a complementar muy bien el análisis crudo de los hechos.

Un término relativamente nuevo que nace con los adelantos en materia de comunicación, lo es el ciberperiodista que es aquel cuyo principal medio para la investigación, elaboración y, sobre todo, la difusión de la información es el ciberespacio, usando el Internet como principal exponente. Tiene una función sumamente importante como lo es que  radica en hacer que las informaciones complejas sean simplificadas y entendibles dotándolas de hipervínculos y recursos multimedia para el mejor entendimiento.

Ahora es momento de conocer lo que es el periodismo científico y que, desde un particular punto de vista, es de lo más importante ya que es la especialización de la profesión periodística en los hechos relativos a la ciencia, tecnología, innovación, salud, medio ambiente, informática, arqueología, astronomía, exploración espacial y otras actividades de investigación.

Ya conocimos lo que es el periodismo, lo que es un periodista, ahora veamos lo que es un reportero, un término que en ocasiones se confunde, mencionamos indistintamente reportero y periodista, pero un reportero es un periodista cuya principal actividad consiste en recolectar y presentar informaciones sobre un determinado evento o acontecimiento de cierta actualidad, lo que frecuentemente debe hacer desde el lugar mismo donde se producen o se produjeron los hechos significantes

El reportero es un periodista de campo, que recoge y verifica informaciones sobre el terreno mismo de los acontecimientos, y según los casos, o bien él mismo trabaja el material obtenido para darle formato de difusión, o bien transmite ese material a sus colegas, a veces llamados  periodistas de escritorio que serán quienes se encarguen de los detalles finales.


Continuará.