viernes, 22 de septiembre de 2017

9647. HIPOCRESÍA.

Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Dolia Estévez.
SinEmbargo. Septiembre 22, 2017. 12:00 am.

“Sería ingenuo creer que el comportamiento de Trump presagia un giro político hacia México y los mexicanos”. Foto: Peter Foley, EFE

Washington, D.C.—Las redes sociales recibieron con justificado escepticismo el repentino cambio anímico de Donald Trump ante la tragedia humana en México. Trump–quien esta semana debutó en Naciones Unidas con un aterrador discurso contra Norcorea que inquietó a la comunidad internacional—mandó “bendiciones” al pueblo de México por el devastador terremoto. A diferencia de hace dos semanas, cuando fue criticado por haberse tardado una semana (culpó la mala recepción del celular de Enrique Peña Nieto) para ofrecer condolencias por el temblor en Oaxaca y Chiapas, esta vez dijo en su cuenta de Twitter: “Estamos con ustedes y estaremos allí para ustedes”.

“Hipócrita”, clamaron las redes sociales. “Nadie te cree, tus acciones sólo muestran que odias a cualquiera que viva al otro lado de la frontera sur”. “Deja de decir mentiras, estás con los supremacistas blancos, no con los mexicanos”. “Bonitas palabras pero sigues construyendo el muro e insistiendo que ellos [los mexicanos] paguen por él”. “¿Qué sigue? ¿Decir que vas a destruir a México si no paga por el muro? “¿También bendices a los violadores y criminales?” “Usa el presupuesto del muro para ayudar a México. Has algo bueno por primera vez”. “Con toda franqueza, no creo que el pueblo de México quiera que compartas su dolor”. “¿No eres tú el que trata de construir un muro y deportarlos a todos? Eres una vergüenza global. Por favor cállate”.

Trump reiteró el mensaje y ofreció ayuda en una llamada telefónica a Peña el miércoles. Para mostrar buenas intenciones, mientras hablaban, volaban a México equipos de élite especializados en búsqueda y recuperación de la Agencia para el Desarrollo Internacional, la dependencia del gobierno federal que canaliza asistencia civil al extranjero.

Sería ingenuo creer que el comportamiento de Trump presagia un giro político hacia México y los mexicanos. Trump es un hipócrita. La hipocresía, dijo en tono sarcástico Nicholas Kristof en The Washington Post, es un área en la que Trump ha mostrado liderazgo mundial.

Su compasión no es sincera. Son palabras huecas. De ahí que no le quiten el sueño a su base de apoyo rabiosamente antimexicana. Saben que el cargo de Presidente conlleva una dosis de political correctness que la facción globalista de la Casa Blanca (encabezada por el yerno Jared Kushner) lo obliga a tragarse. A Trump le importan poco los cientos de mexicanos muertos, o los que quedaron atrapados, o los que perdieron sus hogares. Le importa poco que las heridas del 85 se hayan vuelto a abrir. Nos desprecia tanto como el primer día. No reza por México y, si lo hiciera, seguramente Dios no lo escucharía.

Las palabras son baratas. Lo que cuenta son los hechos. El muro fronterizo sigue. Las deportaciones de inmigrantes sin trayectoria criminal, siguen. Las separaciones de familias, siguen. El limbo jurídico al que arrojó a cerca de 800 mil jóvenes indocumentados, sigue. La eliminación del financiamiento federal para las ciudades santuario para inmigrantes, sigue. La prepotencia en las negociaciones del TLCAN, sigue.

Trump está convencido que México, según dijo su jefe de gabinete John Kelly, “está al borde del colapso”, como la Venezuela de Hugo Chávez. No importa que el general de marines, a quien Trump considera duro entre los duros, no sepa lo que está diciendo: bajo Chávez, Venezuela no estuvo al borde de colapso, es ahora, con Nicolás Maduro, que se desintegra.

El debate sobre si México es un estado fallido está muy trillado. Felipe Calderón y sus 100 mil muertos le dieron fuerza. Situar a México a un paso del despeñadero, no sólo es táctica de miedo para tratar de convencer a los renuentes demócratas a financiar el muro. Trump y Kelly realmente los creen.

Cuestión de recordar la famosa conversación telefónica del 27 de enero, cuya transcripción fue publicada en su totalidad por The Washington Post. Trump dijo a Peña que el problema del narco en México está “completamente fuera de control” y culpó a los capos de la droga por la epidemia de drogadicción en partes de Estados Unidos. Desconfía en los militares mexicanos. Cree que son incapaces de enfrentar y acabar con el poder del narco. Le gustaría que los militares gringos se hicieran cargo.

El debate sobre el estado fallido no está resuelto. Hay argumentos válidos en ambos lados. Hechos que justifican la descripción, pero también que la refutan. Si el país estuviera a punto del derrumbe, la sociedad civil no hubiera actuado con la fuerza, generosidad y serenidad con que enfrenta el actual desafío. Es la misma sociedad participativa que se organiza para acabar con los gobernantes corruptos, hacer valer el Estado de derecho, y enterrar de una vez por todas la noción de que México no tiene remedio.

***
El meloso mensaje de Trump no merece el beneficio de la duda de los mexicanos. Sus lágrimas de cocodrilo no van a cambiar el juicio de la historia que seguramente resolverá condenarlo como el presidente más antimexicano de todos los tiempos.

¿Te gustó? Compártelo:

Por Dolia Estévez.
Dolia Estévez es periodista independiente en Washington, D.C. Inició su trayectoria profesional como corresponsal del diario El Financiero, donde fue corresponsal en la capital estadounidense durante 16 años. Fue comentarista del noticiero Radio Monitor, colaboradora de la revista Poder y Negocios, columnista del El Semanario y corresponsal de Noticias MVS. Actualmente publica un blog en Forbes.com (inglés), y colabora con Forbes México y Proyecto Puente. Es autora de El Embajador (Planeta, 2013). Está acreditada como corresponsal ante el Capitolio y el Centro de Prensa Extranjera en Washington.

9646. PARTO PLANETARIO.

REPORTE- Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI


Parto Planetario.


La fe se verá debilitada por el ateísmo materialista, más no caerá; la sostiene el Divino Poder y en Él descansará a pesar del caos. Benjamín Solari Parravicini (1898-1974), fue un pintor y escultor argentino.

Los terremotos con su secuela terrible de muerte y miseria, son también simbólicamente, los espasmos del parto, un momento en el que está en juego la vida, cuando el dolor es insoportable y sólo queda gritar o rezar; los sismos que han golpeado a nuestro país con tal violencia tienen una causa científica, los podemos interpretar simbólicamente, pero también es importante una reflexión sobre bases científicas.

La Tierra es un cuerpo sistémico, en su evolución de millones de años nuestro planeta ha pasado del caos originario a la vida en su plenitud: la vida consciente de los seres humanos es la coronación de la evolución natural pero el desarrollo humano del homo-sapiens, homo -faber, homo-videns hasta el homo-cyborg es apenas similar al de los chimpacés, los avances científicos y tecnológicos se han enfocado a la violencia y muerte. Somos como niños perversos jugando con armas mortales.

La ciencia y la tecnología alcanzaron el momento culminante no en el viaje a la Luna, sino en la creación y lanzamiento mortal de la bomba atómica sobre Hirosima y Nagasaki, acto de barbarie que decretó el fin de la segunda guerra mundial. El poder destructivo del conocimiento utilizado para matar, para infundir miedo, terror.

Un cálculo más o menos aproximado da cuenta de que la humanidad ha estado en guerra el 90 % del tiempo total de la historia del homo-sapiens, desde sus orígenes más remotos en el chimpancé, según san Charles Darwin, padre del evolucionismo, hasta ahora cuando dos  gobernantes dementes se amenazan con destruirse mutuamente.

¿Alguien sabe si la frecuencia e intensidad de los terremotos de los últimos 70 años tiene una relación directa con las miles de pruebas nucleares subterráneas realizadas por Estados Unidos, Rusia y otros países desarrollados? Mientras alguien realiza la investigación documentando esta hipótesis, la razón me dice que no sólo las pruebas nucleares subterráneas tienen efecto en los movimientos de las capas tectónicas de la Tierra, también las pruebas que se realizan en los desiertos a cielo abierto. Es necesario considerar que la fuerza de las bombas atómicas se ha incrementado notablemente, la fuerza destructiva de las bombas actuales es muy superior a las bombas que se lanzaron sobre las dos ciudades niponas.

La relación entre pruebas atómicas nucleares y terremotos es directa, pero esta relación no se ve, es invisible para las masas adormecidas, para los millones de seres humanos enajenados por un sistema inhumano que lleva a la civilización a la destrucción; como dijo el científico Albert Einstein, si la tercera guerra mundial es con bombas atómicas, la cuarta será con piedras y palos, quería decir que los sobrevivientes de ese infierno postnuclear, volverían a la edad de piedra.

Los Señores de la guerra están felices con el ascenso de uno de los suyos al poder, el país que ha desarrollado una industria bélica capaz de destruir el planeta amenaza con desatar una guerra nuclear; probablemente ya tienen refugios subterráneos para pasar ahí el resto de sus vidas, mientras que en la superficie la Tierra arde. Si el plan es acabar con la tercera parte de la humanidad, ya está en marcha, la guerra nuclear sería la culminación de un sistema que política, económica y emocionalmente se dirige a su autodestrucción porque espiritualmente ya está muerto.

9645. TERREMOTOS: ALGO FALTA POR APRENDER.

Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Ricardo Ravelo.
SinEmbargo. Septiembre 22, 2017. 9:20 am.

El aprendizaje jamás llega desprovisto de dolor. Duele la vida, duele el mundo con sus gemidos interminables. Y cuando la naturaleza nos hace añicos la soberbia y el miedo nos atenaza, entonces nos sentimos como seres inofensivos que le pedimos piedad al universo. Foto: Cuartoscuro

La naturaleza no tiene piedad por nada ni por nadie. No somos los seres humanos lo más importante, sólo una migaja en todo su universo. El problema somos nosotros los hombres que nos sentimos dueños del poder y de la gloria por tener plata o una posición privilegiada. ¡Falsa ilusión! Nada alcanza cuando la furia de un terremoto nos sacude, cuando el suelo se mueve de un lado para otro, cuando golpea como apisonando la tierra hasta derrumbar los edificios más altos, también los pequeños y se destroza en segundos y de un plumazo todo el orgullo que nos cabe adentro.

El aprendizaje jamás llega desprovisto de dolor. Duele la vida, duele el mundo con sus gemidos interminables. Y cuando la naturaleza nos hace añicos la soberbia y el miedo nos atenaza, entonces nos sentimos como seres inofensivos que le pedimos piedad al universo.

En el momento de la tragedia –pocas veces en algún otro –nos arrodillamos e imploramos perdón. Sólo en la angustia más profunda, cuando la vida pierde todo sentido, surgen las necesidades del perdón o del suicidio que no es una negación a la vida: es la búsqueda de otra vida que ya no duela.

Los hombres del poder miran su impotencia en lucha permanente con su orgullo. Pero ni así se doblan. Todo pasa al olvido y se quedan a la espera de que se repita la lección. Y con ellos todos nosotros.

Resultan impresionantes las consecuencias del terremoto del 19 de septiembre pasado, 32 años después de la devastación que dejó el que golpeó la ciudad de México en 1985, nada comparable en dimensión con lo ocurrido el martes pasado. Sólo en el dolor y en la angustia de personas que se desgarran en la búsqueda de sus seres queridos y que hasta ahora no les ha sido posible encontrarlos.

Historias de vida que se quedaron atrapadas, planes, ilusiones, proyectos, viajes en puerta; personas que desayunaron con sus esposas (o esposos), con sus hijos, con sus padres y que jamás imaginaron que, pasadas las 13:00 horas, la risa se transformaría en dolor profundo, la tranquilidad pasarían al llanto, al desgarramiento, a la impotencia. Así es la vida. Y así es la muerte: estar y ya no estar. Un sueño profundo, como decía Ovidio.

Sin duda la experiencia de 1985 está sacando a flote a la ciudad de México. Es el aprendizaje que no se olvida y cuyos recursos afloran justamente cuando un detonador los activa. Es la sobrevivencia. Me imagino a las personas que aún están con vida entre escombros y a la espera de ser rescatados. Están sin comer desde el martes, quizá sin beber agua pero sí con esperanza de vivir porque cuando las fuerzas físicas flaquean entonces emergen las del alma, las del espíritu.

También me imagino a quienes lo perdieron todo, a las personas que salieron a trabajar muy temprano y ya no encontraron sus casas ni a sus seres queridos. Me imagino algo parecido a lo que ocurrió en la primera y segunda guerra mundial. Personas que de buenas a primeras vieron morir a sus familiares y algunos se dijeron para sus adentros: sólo me tengo a mi mismo. Y a partir de esa realidad enfrentar la vida, empezar de nuevo, construir otra vez.

Tenerse a uno mismo no es poca cosa. Es lo más importante. Pero ¿Cómo enfrentar el dolor? No hay otro camino sólo sintiéndolo, aceptándolo. Es en esos momentos y no en otros cuando se siente realmente al mundo.

Ante la tragedia, las palabras muchas veces no son necesarias, pues sólo el acompañamiento en silencio y el apoyo en necesidades básicas es lo que más se requiere.

Cuando nos ocurre una tragedia, el primer paso de la recuperación es aceptarla. Si la negamos, el dolor prevalece. El proceso, sin embargo, no es rápido. Ni se da por decreto, por decisión. En toda una travesía. De ahí surge el aprendizaje, quizá un nuevo ser humano, más sensible ante el dolor de los otros.

El espíritu de ayuda de miles de personas que se volcaron al rescate de cuerpos y de personas con vida es lo más significativo en estas horas dolorosas. Repudio merecen quienes, por cualquier vía, han lucrado con la desgracia. El presidente Enrique Peña Nieto con la ayuda humanitaria, la televisión –televisa en particular –convirtiendo en Reality el caso de la niña atrapada en el colegio Rébsamen, la delincuencia secuestrando tractocamiones de ayuda en el tramo carretero Tlaxcala-Puebla –la ruta criminal del narco y del guachicol –, no así la Marina y el Ejército que han mostrado sus capacidades con los distintos planes de emergencia porque para eso están preparados.

A lo largo de la historia, cuando se han enfrentado desgracias de esta magnitud, se ha enriquecido un amplio repertorio de frases que nos ayudan a entender mejor lo vivido para ir asimilando este largo camino de la aceptación.

“Cuando una catástrofe sobrevive a la vida, lo primero que se pone en duda es la existencia de Dios. Lo segundo? Rezarle de nuevo.

Dios siempre perdona; el hombre, a veces; pero la naturaleza nunca.

André Maurois: “El tiempo de respuesta y la capacidad de saber cómo actuar, salvan muchas vidas”.

“En una catástrofe hay dos momentos límites: cuando ocurre y cuando pasan varios días. El estrés postraumático es muy debilitante”.

Hoy, el apocalipsis ha dejado de ser una referencia bíblica. Se ha convertido en una posibilidad real. Nunca antes en el acontecer humano se nos había colocado tan al límite, entre la catástrofe y la supervivencia.

Schopenhauer en Los Dolores del mundo: “La vida es un mar lleno de escollos y remolinos que el hombre no evita sino a fuerza de prudencia y cuidados, aún cuando sepa que si logra escapar de ellos por su habilidad y esfuerzo no podrá, sin embargo, a medida que avance, retrasar el grande, total, inevitable, incurable naufragio. Aquí reside el supremo adjetivo de esa navegación laboriosa, para él infinitamente peor que todos los escollos de que pudiera escapar.

“Experimentamos dolor pero no la ausencia de dolor. Sentimos el cuidado pero no la usencia de cuidado. El temor pero no la seguridad. Experimentamos el deseo y el ansia como sentimos la sed y el hambre. Pero apenas satisfechos todo ha concluido, como el bocado que una vez tragado deja de existir para nuestra sensación.

“Contemplada la vida de cada hombre desde lejos y desde lo alto, en su conjunto y en sus rasgos más salientes, siempre nos hace asistir a un trágico espectáculo. Pero si se le recorre en los detalles tiene el carácter de una comedia. El aparato y el tormento del día, los deseos y los temores de la semana, las desgracias de cada hora, bajo la influencia del azar que siempre piensa en mistificarnos, son otras santas escenas de comedia.

“Pero los deseos siempre contrariados, los esfuerzos vanos, las esperanzas que la suerte pisotea despiadadamente, los errores funestos de la vida entera, con los sufrimientos que se acumulan y la muerte en el último acto, son la tragedia eterna. Parece que el desino quiso unir la irrisión a la desesperación de nuestra existencia cuando llenó nuestra vida de todos los infortunios de la tragedia sin que podamos ni siquiera sostener la dignidad de los personajes trágicos. Muy lejos de esto, en el amplio detalle de la vida, habitualmente desempeñamos el ruin papel de unos pobres seres cómicos”.

Y es que al ver al presidente Enrique Peña Nieto y a los gobernadores de Puebla, Morelos, Oaxaca y Chiapas exhibirse en los medios, sacando raja de la tragedia –y a algunos medios de comunicación haciendo la tarea de lavado de imagen abiertamente –lo primero que uno se debe preguntar es si estas circunstancias dolorosas se deben aprovechar para el marketing político. La desgracia no se factura.

Si este país trabajara como se ha visto trabajar a la gente en las tareas de rescate de cuerpos y vidas, México sería otro país. La fuerza de su gente es el verdadero poder, el que transforma, el que ayuda, el que duele y sufre con los que fueron arrollados por la desgracia.

La tragedia del terremoto –ojo Televisa –no borra de la memoria las cuentas pendientes que Ernesto Peña Nieto tiene con la sociedad: el caso Ayotzinapa, OHL, Odebrech, el crimen organizado y las matanzas y desapariciones ocurridas en todo el país, la corrupción institucional, la casa blanca –primer escándalo de corrupción que se hizo público –ni otros agravios que este gobierno ha causado.

Otro golpe se le ha asestado a la ciudad de México –así como a Puebla, Chiapas, Morelos y Oaxaca –con los terremotos de septiembre. Es volver a empezar, una y otra vez. La vida es una pérdida constante…y también un aprendizaje que jamás se detiene.

Ahí está el coraje de la gente, el amor, la solidaridad. Un pueblo que tiene que aprender a dejar su orgullo y correr a abrazar al que sufre. Eso no empequeñece a nadie, al contrario, lo hace grande porque sólo en la desgracia de otros uno puede reconocerse grande o miserable. El terremoto del 19 de septiembre nos duele a todos, pero ojalá nos enseñe algo nuevo para que la maestra naturaleza no tenga que repetir la lección.

¿Te gustó? Compártelo:

Por Ricardo Ravelo.
Ricardo Ravelo Galó es periodista desde hace 30 años y se ha especializado en temas relacionados con el crimen organizado y la seguridad nacional. Fue premio nacional de periodismo en 2008 por sus reportajes sobre narcotráfico en el semanario Proceso, donde cubrió la fuente policiaca durante quince años. En 2013 recibió el premio Rodolfo Walsh durante la Semana Negra de Guijón, España, por su libro de no ficción Narcomex. Es autor, entre otros libros, de Los Narcoabogados, Osiel: vida y tragedia de un capo, Los Zetas: la franquicia criminal y En manos del narco.

9644. NUESTRO CONSUELO.

LA FERIA

Por el Sr. López,
Periodista critico.
Desde el Estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

Nuestro consuelo.
Este 19 de septiembre, a las 7:19 de la mañana, hora precisa del terremoto de 1985, en la Plaza de la Solidaridad (donde se derrumbó el hotel Regis, del entonces D.F.), el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, asistió a la ceremonia anual en recuerdo de las víctimas de ese sismo (y el del día siguiente). Para no ir a errarle, cito un párrafo de su lucidor discurso:

“Hoy la ciudad realiza una vez más este sentido homenaje por los trágicos hechos de 1985, mostrando una ciudad que ha aprendido con la fuerza de la capacitación y el trabajo de sus cuerpos de seguridad para toda la población. La Ciudad de México se muestra como una ciudad más preparada, más resistente ante este tipo de acontecimientos”. Mentira.

Mintió como mintieron después del 85, todos los regentes del entonces D.F. (Ramón Aguirre Velázquez, Manuel Camacho Solís, Manuel Aguilera Gómez, Óscar Espinosa Villarreal); y todos los jefes de Gobierno (Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, Rosario Robles Berlanga, Andrés Manuel López Obrador, Alejandro Encinas Rodríguez, Marcelo Ebrard Casaubón y ahora, Miguel Ángel Mancera). Todos.

Mintieron todos, fueron omisos todos, todos confiando en no tener la mala suerte de que les tocara durante su mandato un terremoto de los grandes. Bueno, le tocó a Mancera.

Mintieron porque era público y fue publicado repetidamente, que después de los sismos de 1985, quedaron sin reparar centenares de edificios en riesgo de colapsar. Dos ejemplos entre muchos:

Hace doce años, el 13 mayo 2005, La Jornada publicó con la firma de Bertha Teresa Ramírez, declaraciones de Heberto Castillo Juárez, presidente de la Fundación Heberto Castillo Martínez, y de Sergio Aníbal Martínez Sánchez, consejero del Colegio de Arquitectos de la Ciudad de México: “(…) hay más de 800 manzanas consideradas de alto riesgo, debido a que tras los sismos de 1985 varios inmuebles que las conforman resultaron dañados y no han sido reparados (…) es necesario revisar muchos otros, ubicados en colonias de las delegaciones Cuauhtémoc, Benito Juárez, Coyoacán e Iztapalapa”.

Y el 19 septiembre de 2013, Siempre!, publicó declaraciones de Arlette Salvano, entonces directora de Protección Civil de la delegación Cuauhtémoc: “(…) en la Ciudad de México hay unos 12 mil inmuebles que presentan distintos tipos de riesgo estructural (…) el mayor número de inmuebles dañados está en 15 de las 33 colonias de esta demarcación, entre ellas Centro, Juárez, Roma Norte, Roma Sur, Santa María La Ribera y la zona Tlatelolco (…)”… unos doce mil inmuebles, poquita cosa.

No, señor Mancera, no es una ciudad más preparada, más resistente para los terremotos: es una ciudad con mejor reglamento de construcción, sí, pero con miles de edificaciones en riesgo de derrumbe, que se permite sigan en uso, a sabiendas del peligro real en que están.

Si el terremoto de este 19 de septiembre hubiera sido igual al de 1985, tendríamos otra vez, centenares de edificaciones colapsadas y muertos por miles, para hacerles su plaza conmemorativa donde cada año fueran a lucir su cara de circunstancia los funcionarios del gobierno de la ciudad y su enorme capacidad de simulación, largamente ensayada en los simulacros que organizan aparentando que se cumplen los “protocolos” de protección civil, que dejan en la boca un sabor muy amargo, cuando se entera uno que al mismo tiempo que nos enseñan cómo cuidarnos de los terremotos, permiten sigan habitadas miles de edificaciones de las que ellos saben, colapsarán con otro temblor serio (solo en la Delegación Cuauhtémoc, 12 mil en “riesgo estructural”).

En la Ciudad de México con ningún sismo se ha caído una sola construcción ubicada en las zonas ajenas a lo que era el lago, así de clara, de contundente es la afirmación de los doctores Jorge Flores y Thomas Sligman, en su estudio sobre la física del temblor de 1999: “(…) en las partes de montañas que rodean al lago o de terrenos más o menos duros no se cayó nada. Casi ni se rompieron los vidrios”.

Sobre el sismo de 1985, el mismo Dr. Jorge Flores, en su artículo publicado por el Instituto de Física de la UNAM, “La física del temblor defeño”, señala: “Cayeron casi 500 edificios, la mayoría entre 7 y 12 pisos de altura y construidos de manera similar. Pero lo más interesante es que todos los edificios que se colapsaron, sin excepción, estaban construidos sobre lo que era el antiguo lago de Tenochtitlan”. Sin excepción. Sabido esto, no se entiende la inmensa irresponsabilidad oficial. La tragedia es evitable.

El problema de la CdMx es conocido, sin duda es la zona lacustre, bien determinada en el mapa de riesgo sísmico, que cambió para mal desde la construcción de la Línea Uno del Metro en 1969, a cuya construcción, particularmente en la zona Centro, mucho se opuso el regente Ernesto P. Uruchurtu (‘P’ de Peralta), precisamente por ser pantanoso el subsuelo y porque incrementaba el riesgo en caso de sismo (aparte de que fomentaba el crecimiento de la mancha urbana). Quitaron de la Regencia a Uruchurtu, hicieron el Metro y sucedió todo lo predicho por el que llamaban “Regente de Hierro”.

Como sea: ahora no hay modo de justificar la indolencia de los gobernantes de la capital del país, que por consideraciones de conveniencia política o simple irresponsabilidad, permitieron y permiten que sigan usándose edificios que deben desalojarse y demolerse.

Por lo que toca al resto del país: tiembla poco y con baja intensidad, en la mitad oriental de Chihuahua, Durango, Zacatecas, San Luis Potosí, Nuevo León, Coahuila, Tamaulipas y la península de Yucatán; en los demás estados hay terremotos frecuentes y algunos muy severos; las autoridades estatales deberían fomentar una cultura antisísmica, promover que la gente entienda la importancia de reestructurar sus casas y obligar a que se reparen, refuercen o demuelan las edificaciones de uso público de cada localidad.

Eso o seguir siempre atenidos a la buena suerte y conformarnos a que nuestra solidaridad sea nuestro consuelo.

9643. KUMAMOTO, ACTIVISTAS: ES INMORAL QUE LOS POLÍTICOS GASTEN MILES DE MILLONES MIENTRAS MÉXICO SUFRE.

Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Shaila Rosagel.
SinEmbargo. Septiembre 22, 2017. 12:05 am.

Los partidos y la clase política de México deben reasignar sus recursos para atender la emergencia que viven los mexicanos después de los terremotos que han afectado al país en las últimas semanas, plantean a SinEmbargo activistas y el legislador independiente Pedro Kumamoto.

Abran esta liga para ver el Video.

De no hacerlo perderán todavía más legitimidad y ganarán desprestigio en un contexto en donde la sociedad mexicana exige menos dinero para ellos y más recursos para la reconstrucción del país y para los damnificados.

En un México con más de 53 millones de pobres, no se justifica y es inmoral tener diputados en la lista de los 10 países en donde mejor ganan, ni dirigentes de partidos que viajan al extranjero con cargo al erario y sin una rendición de cuentas eficiente, dicen.

ADEMÁS
Los ciudadanos, que asumen gran parte de las tareas de rescate, reclaman: #PartidosDenSuDinero.

Ciudad de México, 22 de septiembre (SinEmbargo).– El reclamo ciudadano de quitarle dinero a los partidos y a la clase política para reasignarlo a la reconstrucción de las zonas afectadas por sismos y huracanes en el país, debe discutirse una vez se concluyan los trabajos de rescate de las personas atrapadas entre los escombros de los edificios colapsados tras el terremoto de 7.1 grados en escala de Richter del 19 de septiembre pasado, pues los gastos exorbitantes que genera ese pequeñísimo sector no es congruente con la pobreza y desigualdad que vive México, coincidieron defensores de derechos humanos y de la salud.

“Los diputados están entre los 10 mejores pagados del mundo. No estamos entre las primeras economías, no hay correspondencia de nuestros ingresos con lo que gastamos. Cualquier ama de casa nos diría: ‘Perdón pero no hay correspondencia con lo que gastamos y con lo que entra’”, argumentó el abogado y defensor de derechos humanos Jesús Robles Maloof.

El Instituto Nacional Electoral (INE) aprobó el mayor monto de la historia para los partidos y candidatos independientes: una bolsa de 6 mil 778 millones de pesos.

Recursos asignados a las fuerzas políticas de un país con más de 53 millones de mexicanos en pobreza, de acuerdo con  el último estudio del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

ADEMÁS
Presidencia ha pagado por años un súper salario al director de la fundación de Felipe Calderón.

Robles Maloof sostuvo que es imposible pensar en abandonar el esquema de financiamiento público a los partidos para transitar a uno privado, pues eso permitiría al crimen organizado entrar a las campañas políticas y favorecía la opacidad, sin embargo se les puede reducir en 80 por ciento el presupuesto en épocas no electorales, debido a que la mitad del gasto es injustificado.

“Hay que defender el financiamiento público como un tema de mantener a los partidos sujetos a la rendición de cuentas y lejos de la influencia del financiamiento privado; lo que nos preocuparía en este debate es que se transitara a un modelo de financiamiento privado que le diera entrada a una mayor financiamiento del crimen organizado, corrupción e intereses privados. Hay que decir que el gasto de los partidos en México es de los más altos del mundo: estamos entre los primeros cinco lugares donde más dinero gastan, esto no tiene ninguna justificación en un país con tanta desigualdad, donde las tragedias azotan. Esto tiene que acabar”,  planteó el también integrante de New Media Advocacy y Propuesta Cívica, así como del colectivo de activistas digitales ContingenteMX.

Desde ayer, miles de ciudadanos en redes sociales exigen que el dinero que se le asignó a los partidos para los comicios de 2018 se redireccione para reconstruir los estados afectados por el sismo de 7.1 grados en la escala de Richter del martes 19 de septiembre, y también del de 8.2 grados que impactó a Oaxaca y Chiapas, el pasado 7 de septiembre.

“No necesito campañas, necesito solidaridad. #PartidosDenSuDinero”, “#EsSuDeber, están obligados a ver por el bien de la gente, con dinero de la gente, y hoy se ocupa ese dinero”.

“Tenemos que unirnos para exigir que los partidos no reciban ningún dinero para campañas. No queremos ver espectaculares ni volantes promocionales en V ni radio. El dinero queremos que se utilice para México, para la reconstrucción”, han exigido los ciudadanos a través de la plataforma de Twitter.

Existe también una campaña a través de Change.org –que hasta la tarde de este jueves llevaba más de un millón 600 mil firmas–para que los recursos de los partidos sean reasignados para atender a los damnificados del sismo del martes.

ADEMÁS
López Obrador donará 20% del gasto de campaña de Morena a damnificados de sismo.

El pasado 14 de septiembre, Andrés Manuel López Obrador, presidente nacional de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y quien será el candidato de ese instituto político a la Presidencia de la República en los comicios del próximo año, anunció desde su cuenta de Twitter que propondría a los dirigentes de su partido donar el 20 por ciento del gasto de la campaña para los damnificados de Chiapas, Oaxaca y Tabasco.

Y tras el sismo del pasado martes, AMLO publicó en su cuenta de Facebook que Morena apoyará con recursos a los afectados por el terremoto que afectó a la Ciudad de México, Morelos, Puebla y Guerrero.

“Estamos consternados por la pérdida de vidas y los graves daños de este nuevo sismo. Nuestro más profundo pésame a familiares y amigos de las víctimas. Haremos todo lo que humanamente podamos hacer para ayudar. MORENA destinará recursos para atender esta emergencia nacional. Ya están brindando apoyo militantes, dirigentes y autoridades surgidas de nuestro movimiento. Vamos todos en pos de los demás”, publicó el 19 de septiembre por la tarde.

Ayer, a las 14:09 horas, Enrique Ochoa Reza, dirigente nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), anunció desde su cuenta de Twitter que estaba en contacto con el Instituto Nacional Electoral y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para evaluar la forma en la que el tricolor podría donar los recursos de campañas en favor de los afectados por los sismos. Además, el priista invitó a otros partidos políticos a sumarse a esa iniciativa.

Luego, a las 16:19 horas, y después de una ola de críticas de usuarios de las redes sociales, Ochoa Reza publicó en esa misma cuenta un boletín donde el PRI renunciaba al 25 por ciento del gasto otorgado por el INE para la campaña electoral de 2018.

“El @PRI_Nacional renuncia a $258 millones otorgados por @INEMexico, equivalente al 25% del financiamiento anual, en apoyo a damnificados”, escribió en un primer tuit.

“Exigimos que los $258 millones se destinen a la reconstrucción y en apoyo a los damnificados por los sismos, de forma legal y transparente”, continuó, y remató con el siguiente mensaje: “En el @PRI_Nacional renunciamos de manera inmediata al 25% del financiamiento anual sin simulaciones, ni oportunismo político. #FuerzaMéxico”.

ADEMÁS
La presión crece, y por segundo día al hilo ciudadanos demandan: #PartidosDenNuestroDinero.

EL GASTO ES INMORAL.

Pedro Kumamoto Aguilar, Diputado independiente del Congreso de Jalisco, dijo que una vez concluida la labor de rescate de personas atrapadas, él y su equipo plantearán la necesidad de que los partidos políticos redireccionen recursos de las campañas a la reconstrucción de las zonas afectadas por el terremoto.

“Sería definitivamente un acto inmoral y en contra del mismo país el no reconocer el estado de emergencia que viven Oaxaca, Chiapas, Morelos, Puebla, Guerrero y la Ciudad de México”, dijo Kumamoto Aguilar.

El legislador independiente, que ganó la curul con una campaña electoral austera, precisó que analiza las rutas y vías jurídicas para que “sin pretextos” los partidos entreguen los recursos.

“Definitivamente los partidos pueden hacerlo, si lo desean. Claro que se puede hacer, sólo por respeto  a lo que está sucediendo en el país tenemos que enfocarnos en estos días, quizás no más del fin de semana, pero sí seguir volcándonos a ayudar, recuperar, rescatar, reconstruir y posterior tenemos un debate muy grande en todo el país sobre qué vamos hacer con los partidos políticos”, dijo.

Miles de capitalinos, en particular los jóvenes de la Ciudad de México, han tomado en sus manos los trabajos de rescate de personas sepultadas tras el sismo del pasado martes. Los ciudadanos se preguntan: ¿dónde están en estos momentos los políticos?
Foto: Rebecca Blackwell, AP

AÚN PUEDE CAMBIAR PRESUPUESTO 2018.

El martes por la mañana, horas antes del terremoto que sacudió a la Ciudad de México y los estados de Puebla, Estado de México y Morelos, las organizaciones que conforman la Red de Acceso que impulsan la Iniciativa de Ley #CurarAMéxico llamaron a la Cámara de Diputados a reasignar el presupuesto de otras dependencias federales al Sector Salud en el Proyecto de Presupuesto de Egresos 2018, pues se contempla apenas un incremento de 117 millones de pesos respecto a 2017.

Mientras, acusaron, a la Cámara de Senadores se le asignaron 363 millones más y a la Cámara de Diputados, 610 millones extras respecto a lo asignado para este año.

Las organizaciones plantearon que el Sector Salud no cuenta con los suficientes medicamentos y equipo para satisfacer la demanda de la población. No hay vacunas para cubrir las necesidades de los niños, y si las citas médicas se retrasan  es por la falta de dinero para la salud de los mexicanos, dijeron.

Unas horas después, la realidad cayó junto con los edificios que se derrumbaron con el terremoto: los voluntarios, desde que se iniciaron los trabajos de rescate, no han dejado de solicitar a la población desde paracetamol, gasas, alcohol hasta vacunas antitetánicas.

ADEMÁS
¿Más dinero para prensa, Segob, Inegi o legisladores… y menos a salud?, reclaman grupos civiles.

“La sociedad civil es la que se puso las pilas para atender a esta vulnerabilidad en salud. El Gobierno está cerrado, no está escuchando propuestas, dicen que sí hay medicinas, pero a veces los medicamentos que les dan son de menor proporción o caducos. Cómo podemos confiar que los medicamentos estén vigentes, no hay abasto suficiente en una situación normal, menos en una emergencia”, dijo Yarishdy Mora Torres, vocera de la Red de Acceso y directora de Salud Crítica y Contrapeso.

Yarishdy planteó que ahora más que nunca deben reasignarse los recursos del presupuesto de egresos para el próximo año, pues dinero hay, pero mal distribuido.

“Debe haber cuentas claras de a dónde se va a ir la redistribución: dinero efectivo para las comunidades afectadas; prioridad en Salud, porque vemos que hay un desabasto en atención para los pacientes, no hay medicamentos suficientes. Es importante que no sólo se haga un recorte, sino que se vea transparente el proceso de enviarlo a temas de Salud”, dijo.

Pedro Kumamoto dijo a SinEmbargo que los legisladores están a tiempo de modificar el PPE2018, pues “no pueden existir pretextos de parte de la clase política para cambiar el presupuesto de egresos”.

El legislador independiente argumentó que se deben quitar recursos a partidas como la de Comunicación Social del Gobierno federal y reasignarlos a Sector Salud y reconstrucción de vivienda en las zonas afectadas por los sismos.

“Estamos buscando todos los caminos jurídicos para que los partidos no vayan a decir que es imposible […] vamos a buscar cuáles son las alternativas para que los privilegios de la clase política sean entregados como una forma de reconstruir el país”, consideró.

Algunos de los mensajes desplegados en las calles y en las redes sociales por ciudadanos que exigen quitar a partidos políticos sus jugosas partidas presupuestales y dirigirlas a la reconstrucción de los estados afectados por los dos terremotos de este septiembre.
Foto: Especial

ARGUMENTARÁN QUE NO SE PUEDE.

Robles Maloof alertó que los partidos políticos pueden argumentar que legalmente no se puede reasignar el recurso que les dieron para 2018, pues todo cambio debe hacerse un año antes de la elección.

“Van argumentar que es un problema legal, tanto la Cámara como los partidos van a decir que la Ley establece esa norma y que hay que cambiar la Ley. El problema está en que no se pueden cambiar las normas electorales sino un año después; porque las normas electorales que aplicarían para el próximo año ya tendrían que haber sido reformadas. No importa, que modifiquen la Ley para que se aplique en la siguiente [después de 2018], que muestren voluntad política”, explicó.

Sin embargo siempre queda la opción de donar dinero, planteó Pedro Kumamoto. Si no lo hacen, agregó Maloof, los partidos y los políticos quedarán más desprestigiados que nunca.

“De no tomar esta decisión, sería en picada la legitimidad de los partidos. En la última reforma se dijo que se iban a bajar las fórmulas de financiamiento y nunca ha bajado. Llevamos dos reformas consecutivas que han prometido bajar el financiamiento y al final le han dado la vuelta y el financiamiento sigue creciendo”, dijo.

El defensor de los derechos humanos detalló que los partidos políticos gastan mucho en viajes, oficinas y sueldos injustificados y elevados. Los dirigentes de los partidos viajan a diversos países con cargo al erario.

“Deben existir controles muy estrictos del gasto. Que los presidentes de los partidos viajen en autobús en las zonas del centro del país, que hagan viajes en clase económica a estados del norte y sur. Ahorita es pagar viajes al extranjero y no tienen control. Que el catálogo de cosas que puedan hacer sea limitado”, dijo.

Jesús Robles consideró que en los trabajos de rescate del sismo del martes el Gobierno quedó rebasado por el esfuerzo de la sociedad civil, incluyendo algunos empresarios que metieron su maquinaria.

“Es bueno que exista esto, pero la respuesta de infraestructura debió ponerla el Gobierno: maquinaria, medicamentos. Es un buen debate y hay que darlo ya. Tomar la decisión de transformar nuestro sistema de financiamiento ante este contexto; de otra manera van a caer en el descrédito y en la total disociación de la realidad”, planteó.

ADEMÁS
El INE es uno de los aparatos más caros del mundo y carga con un pésimo prestigio, dicen analistas.

¿Te gustó? Compártelo:

Por Shaila Rosagel.

9642. 1.-QUITAR DINERO A LOS PARTIDOS POLÍTICOS Y DESTINARLO A LOS DAMNIFICADOS, ¡NO ES SUFICIENTE! 2.-CHERANIZAR MÉXICO.

REPORTE- Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

1.-Quitar dinero a los partidos políticos y destinarlo a los damnificados, ¡No es suficiente! 2.-Cheranizar México.

“Cuando el pueblo salta sus barreras, casi ningún esfuerzo es bastante poderoso para detenerlo”. Guadalupe Victoria.

1.-Fue el dirigente de Morena, Andrés Manuel López Obrador el que propuso que los partidos políticos cedieran 20% de sus prerrogativas para apoyar a los damnificados por los temblores en el país, pero el INE rechazó la propuesta con el argumento de que ese dinero no debe destinarse a fines humanitarios; no tardó el PRI en hacer su propuesta y pidió a Hacienda y al INE cómo hacer para donar recursos, como si no supieran.

La propuesta de López Obrador se transformó en demanda, en exigencia de miles de mexicanos, entre ellos el magnate Alfredo Herp Helú que “reclamó” que los partidos políticos donen 50% de sus prerrogativas para ayudar a los damnificados.

Durante varios días la respuesta de los partidos políticos fue el silencio, hasta que el dirigente nacional del PAN, el millonario Ricardo Anaya, respondió, pero su respuesta fue incierta: “En el PAN reiteramos. Sí deben destinarse recursos de partidos y campañas para apoyar a los damnificados y debe hacerse sin lucro político”.

Más tarde y ante un nuevo temblor el dirigente nacional del PRI Enrique Ochoa Reza pidió al INE que autorice la donación del 50% de las prerrogativas de los partidos políticos para destinarlas a los afectados por los sismos.

Pero todo eso no es suficiente, no puede ser suficiente. El temblor despertó conciencias y desnudó al sistema corrupto porque el derrumbe de edificios en la CDMEX reveló la falta de aplicación de las leyes de construcción y la complicidad entre autoridades y constructores.

No es suficiente quitar a los partidos políticos, también se debe despojar de sus sueldos inmorales a los consejeros electorales empezando por el presidente del INE Lorenzo Córdova que ante los reclamos por el desmedido costo de las elecciones de 2018 expresó: ni modo, la democracia es cara. Otros que deben ser despojados de sus sueldos principescos y privilegios son los magistrados de la suprema corte de justicia, los jueces corruptos de los tribunales electorales,  los diputados y senadores.

2.-Cheranizar México es la solución.
En Cherán los pobladores, comenzando por las mujeres, decidieron despojarse de la mortal influencia de los partidos políticos, de las policías y del crimen organizado, se deshicieron de ellos, los echaron a patadas del pueblo y eligieron a sus autoridades en base a usos y costumbres que es un eufemismo para decir democracia directa, sin intermediarios, sin representantes del pueblo.

Fueron las mujeres, no los hombres, las que tomaron la iniciativa, se hartaron de la corrupción, de la farsa electoral y la violencia, tomaron la iniciativa.

Fue un día histórico que está grabado en la memoria popular, el 15 de abril de 2011, la historia la cuenta Linda Pressly en un reportaje titulado: “Cherán, el pueblo de México que expulsó a delincuentes, políticos y policías”; el artículo está fechado el 17 octubre 2016, con excelentes fotografías.

En Cherán, el pueblo en asamblea elige a sus representantes que forman un concejo de gobierno, porque no es una persona, no es el presidente, no es don fulano o doña zutana, es un grupo de personas, un colectivo, ciudadanos conocidos por todos, personas maduras de respeto que son asesoradas por  un consejo de ancianos que es una voz que el pueblo escucha. Por eso afirmo que la solución es Cheranizar México.

9641. UN MINUTO DE SILENCIO Y UNO DE APLAUSOS.

Por EVERILDO GONZÁLEZ ÁLVAREZ.
Ambientalista, articulista y crítico.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Principalmente de finales del mes de Agosto, y lo que va de Septiembre, tormentas tropicales y huracanes de diferentes categorías en los dos océanos, han causado severos daños a islas del Caribe, a poblaciones de los estados de Veracruz, de Oaxaca, Baja California y más. Sin embargo, también dos terremotos, del  7 y 19 del actual mes han afectado a poblaciones de los estados de Oaxaca, Chiapas, Tabasco, Morelos, Puebla, Estado de México y a la Ciudad Capital. Las televisoras nos han mostrado como las lluvias y los fuertes vientos han dejado sin hogar, sin lugar de trabajo a infinidad de personas y hemos sido testigos de cómo varios edificios han colapsado, como se encuentran afectados edificios de centros educativos -escuelas, Tec. De Monterrey- al igual que la catedral Metropolitana y varios templos -principalmente en Oaxaca y Chiapas-. Los daños son cuantiosos; el esfuerzo, el trabajo de años de muchas personas ha quedado en ruinas ya que sus casas, departamentos o negocios son escombros.

Impresiona ver cómo han quedado destruidas, en ruinas, las casas de la Isla Dominica, y Puerto Rico esta irreconocible, pero en México los escombros abundan y claro que duele porque no será fácil para las personas volver a tener en qué vivir. Los daños materiales son muchos, sin embargo, lo más lamentable lo es las pérdidas humanas, cientos de personas han muerto y precisamente a ellas dedico, puesto de pie, UN MINUTO DE SILENCIO.

Pudimos ver cómo muchas personas, por las inundaciones ya fuera en las Islas del Caribe, en estados de nuestro México, en el estado de La Florida del vecino país del Norte, se abocaron a ayudar. Personas con espíritu de servir, de ayudar, no solo en labores de rescate en lugares inundados, sino en las de buscar sobrevivientes por los terremotos, pero también en el retiro de escombros o bien llevando agua y alimentos. Insisto, personas con voluntad, con ganas de hacer algo por el prójimo, por el que sufre, para esas personas que nada esperan a cambio sino el tener la satisfacción de haber hecho algo por el necesitado, a ellas, puesto de pie, les dedico UN MINUTO DE APLAUSOS.

jueves, 21 de septiembre de 2017

9640. GRANDES REMEDIOS.

LA FERIA

Por el Sr. López.
Periodista crítico.
Desde el Estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

Grandes remedios.
Este menda no quiere escribir sobre el sismo del martes 19 de septiembre de este horrible 2017. No quisiera ya jamás tener que escribir sobre tragedias que suman al terror, la azorada impotencia total ante la infinitud de la asesina fuerza ciega de la naturaleza, indiferente, incomprensible, implacable. Solo Dios entiende a Dios.

Lo que su texto servidor piensa de estas tragedias ya lo dijo hace pocos días por el terremoto que asoló a Chiapas y Oaxaca, donde no ha menguado el desastre. Ahora no encuentra qué agregar ante lo sucedido en la capital del país, Morelos, Puebla, el estado de México, Guerrero, Hidalgo, Veracruz, Tlaxcala… otra vez.

No quiere este López, remachar en la incansablemente generosa reacción del pueblo mexicano ante estas hecatombes, no solo por ser innecesario, estando tan a la vista, sino por el asco que le da la simulada verborrea emotiva de algunos de la comentocracia profesional mexicana -algunos, ni todos ni muchos, algunos-, que usan del modo más vil los sentimientos a flor de piel de la gente para subir en el aplausómetro y aparentar que de veras les cala lo que está pasando, cuando lo único que buscan es “raiting” (igual que se usó a lo canalla el espantoso caso de la joven Mara en Puebla, para escribir lacrimógenos lemas y artículos de sensiblería de segunda mano que nadie puede criticar, por corrección política).

Y lo que no debe decirse por decencia, es que los mexicanos somos especialmente solidarios: así es nuestra especie. De la gente, la más inmensa mayoría (sic) es buena, por eso no hemos desaparecido de la faz de la Tierra. Por eso lo malo, lo egoísta, lo torcido, es noticia, por raro; sería muy preocupante que lo bueno fuera novedad. Por cierto: miles y miles de taxistas prestan debidamente su servicio todos los días del año, millones de veces; de ellos no se habla: el monstruo que secuestró, violó y mató a la señorita en Puebla, es lo extraño, por eso mismo escandaliza y llama la atención.

Otra cosa: algunos de esos aristócratas de la opinión pasteurizada (y homogeneizada), reclaman airadamente la ausencia en esta emergencia, de los políticos y de los líderes de los partidos. No. Que se queden quietos. No les toca. Lo que hagan será malinterpretado (o sea: bien interpretado), como protagonismo y capitalización del dolor ajeno. Callados están bien: por prudencia, los políticos buenos (que los hay y son más de los que parece; no santos, buenos de banqueta, normalitos, como todos); por indiferencia, los malos (que no son tan pocos como uno quisiera), como los legisladores federales que la misma noche del 17, cenaron muy contentos en un restaurante de lujo, de esos en que la cuenta suma varios miles de días de salario del peladaje de a pie: que les aproveche.

Los gobernantes, los que tienen que plantar cara a los hechos, están haciendo lo correcto, sin meternos a adivinar intenciones. Debe decirse: las autoridades han reaccionado bien. Es su deber y saben que más les vale, sí, pero sin peros: han hecho lo correcto y es otro género de bajeza regatearles aceptar cuando cumplen… también por ‘raiting’, por conservar su nicho de mercado (de lectores). La prensa extranjera habla del tenaz esfuerzo de voluntarios, soldados, marinos, policías, bomberos, médicos, enfermeras, que no saben de cansancio, luchando todo el día, toda la noche, todo el día siguiente y lo que haga falta, con la esperanza de rescatar vivo a uno, uno más.

Otro por cierto: que se gasten su presupuesto los partidos. En las urnas nos vemos. Lo único que no hace falta para estos casos es dinero, hay lo necesario y si hace falta más, hay más. Lo que sí interesa es que de verdad, muy en serio, el gobierno federal impida que se vuelva a extraviar un solo peso entre las manos de los que medran con el dolor de todos. Eso sí. Y, como anécdota tristemente simpática: ya tuvieron que pedir las autoridades en la CdMx, que la gente ya no mande comida y en Cuernavaca, una señora (único título nobiliario que reconoce este menda), que está al frente de un centro de acopio y coordinación de apoyo a los damnificados, comenta a este junta palabras que no había visto tantas tortas en su vida, porque por algún atavismo muy mexicano (este sí), en cuanto una connacional nuestra oye que ha sucedido una tragedia, hace tortas, pensando con acierto que las penas, con pan son menos.    

De lo sucedido el 7 de septiembre y el 19, ya saldrán nuevas reglas de construcción, mejores modos de prevenirnos. No lo dude. Pero tampoco dude que seguirán sucediendo cosas que a todos nos sobrecogen. Japón es el país más vulnerable a los terremotos; saben todo del tema; construyen como si el Enola Gay fuera a pasar diario (es el nombre del avión que les echó la bomba atómica); tienen sensores instalados hasta en las mascotas… y el 11 de marzo de 2011 el terremoto de Kobe, de magnitud 9, les costó casi 21 mil vidas, y desplazó la isla principal del país, 2.4 metros hacia el este… sí, con la naturaleza no se puede.

Nuestra situación sísmica, bendito sea el Dios en que cada quien crea, no es ni cercana a la de Japón y mucho se puede (y debe) hacer para atenuar las consecuencias de los temblores que sin duda habremos de tener.

En este momento, diez de la noche de ayer que teclea este menda, la cuenta ronda los 200 muertos y sigue la lucha por rescatar a los que están enterrados vivos.

Atenaza el alma el caso del colegio Rébsamen en la CdMx. Han hablado con Frida, la niña que ha dicho que está bajo “una mesa muy fuerte” y ha informado que con ella están con otros cinco niños vivos; la Marina Armada está al frente de ese rescate con el invaluable apoyo de muchos voluntarios… tal vez ahora o pronto, en la Ciudad de México, recordando a estos niños se convenza la gente de que es hora de revisar y reforzar todo lo construido y en la zona que antes era lago, de plano, demoler los pisos excedentes: dejar a la buena suerte esto, no es la respuesta; el heroísmo forzado tampoco.


A grandes males, grandes remedios.