viernes, 6 de enero de 2017

8486. CARTA A LOS SANTOS REYES MAGOS.

Por EVERILDO GONZÁLEZ ÁLVAREZ.
Ambientalista, periodista y escritor.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Mis queridos Reyes Magos, debo decirles que de verdad me es grato volverles a escribir, sé que escribir es un gusto, es un placer, pero lo es más cuando lo escrito va dirigido a ustedes . Sí, mis queridos Santos Reyes, ¡ Qué alegría es volverles a escribir¡, y claro que ahora ya no es para pedirles algún juguete, no, a mi edad ya no puedo decirles que en su recorrido por el mundo me traigan algo para jugar, no, los juguetes déjenselos a los niños que gustosos el día de hoy por la noche, les dejarán su zapato con la respectiva carta para que ustedes hagan un esfuerzo para complacerlos con su pedimento, ya a los mayores nos corresponde disfrutar el día de mañana viendo las caras de felicidad de los niños cuando salen a la calle a mostrarle a los amigos lo que ustedes tuvieron a bien traerles.. Su alegría es la alegría de los que atraídos por las risas, por lo contento de los pequeños, salimos a verlos.

Hace unos días, mis recordados Santos Reyes, leía a San Mateo lo que muy poco de ustedes dice y mi admiración hacia ustedes crece cuando en aquéllos memorables días, ya cuando el Hijo de Dios, de nuestro Padre, había nacido en Belén, en un portal acompañado de algunos animalitos, y ya algunos pastores habían llegado para adorarlo y ustedes pues no daban con el lugar y preguntaban y ni Herodes sabía en donde nacería el Niño Jesús pero si los quería usar para que le dijeran el lugar, no para él ir a adorarlo sino para deshacerse de él, ¡vaya atrevimiento!.

Un Ángel a ustedes los orientó y la hermosa estrella fue su guía y así pudieron llegar ante el Niño Dios, lo vieron, lo adoraron y le entregaron los regalos que para él llevaban: oro, incienso y mirra- ésta última, sustancia perfumada que simbolizaría la sangre y el dolor del hombre convirtiéndose en bálsamo para los humanos-  y ya de regreso se fueron por lugares acordados esquivando a Herodes. 

Ustedes tenían ganas, querían estar ante el recién nacido y lo lograron, para ustedes fue cierto aquello de que quien quiere lo logra por más obstáculos que encuentre. Se dice que con ustedes se cumplió una profecía que decía:” todos los reyes caerán frente a él” o sea ante Dios. Y ustedes: Melchor, Gaspar y Baltasar que respectivamente fueron reyes de :  Persia, India y Arabia fueron a postrarse ante el único Hijo de Dios. Sí, tres reyes adorando y entregándole regalos al verdadero Rey , una verdadera dicha la de ustedes, un verdadero honor y, por eso su tenacidad para encontrarlo es de admirarse,

Muy poco se sabe de ustedes mis recordados Santos Reyes, nada se sabe de en qué fecha nacieron y ni en cual murieron y ni cómo coincidieron en su propósito, y ni cómo llegaron a un lugar ni cómo se encontraron, pero claro que sí sabemos lo más importante de ustedes y que es su deseo y logro de llegar ante el Niño Dios, adorarlo y entregarle los regalos que para él llevaban.

 La catedral de Colonia en Alemania es dedicada a ustedes y ahí fueron depositados sus restos cuando los trajeron de Constantinopla a Milán y algunos siglos después de ahí a su definitiva morada.

Mis queridos Santos Reyes,  hoy que pasan por mi mente momentos muy gratos, hoy los recuerdo con cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: