lunes, 9 de enero de 2017

8492. POR PREGUNTÓN.

Por el Sr. López.
Periodista crítico.
Desde el Estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

Por preguntón.
¿Ustedes qué hubieran hecho?, nos preguntó el Presidente de la república en su mensaje de inicio de año (mensaje de despedida de la historia de México, digo, que no se nos ha olvidado todavía cuando nos aseguró que su -de él-, reforma energética impediría los gasolinazos).

Como no es cosa de dejar con la palabra en la boca al Presidente de México, se le sugiere respetuosamente, qué hubiéramos hecho:

Antes que nada, reconocer que no fue proporcional el aumento de precios a gasolinas, diesel y energía eléctrica. Para empezar.

Luego, sosteniendo que ahora los precios se rigen por el mercado, pero considerando que más del 80% de combustibles refinados de petróleo se los compramos a los EUA, en donde las gasolinas en promedio subieron 25 centavos de peso por litro de diciembre a enero, aceptar que se le chispoteó a su Secretario de Hacienda, y que le había aceptado su renuncia por motivos de salud (por las redes pudo mandar que se ‘viralizara’ que padece una grave ulceración de recto… total, Meade aguanta lo que le echen, no se apure don Peña, igual a la semana lo nombra secretario de Desarrollo Agrario y él toma posesión de buen modo, ya de huarache y con sombrero de palma: ya sabe que no es presidenciable), y aclarar que el incremento máximo de precios, podría haber sido (esta frase, señor Presidente, la pudo re-marcar haciendo con la mano el ‘más o menos’, mexicano, frunciendo la boca, y si lo hubiera hecho cerrándonos un ojo, le juro que le baja al enojo -ira- de la gente), ‘podría haber sido’, el equivalente 25 centavos de peso por litro, como subió en los Estados Unidos, no más.

Así ya con la gente soltando aire con alivio, con alguna de las varias frases de esas que tiene ya muy ensayadas (y que nos ha repetido hasta el vómito), como esa de que usted está para cuidar la economía de las mexicanas y los mexicanos, hacer los siguientes anuncios:

1. Que a ningún funcionario se le pagará la gasolina ni tendrá automóvil, camioneta, ni ningún medio de transporte proporcionado por el gobierno (ni ellos ni sus familias, esposas, hijos, compadres, novias, amigos: nadie), y que será subastado todo el parque vehicular propiedad de los tres poderes (Ejecutivo, Legislativo, Judicial y órganos desconcentrados, sector paraestatal, institutos autónomos… todo lo que gasta del erario), y de los tres niveles de gobierno (gobiernos federal, estatales y municipales), con las excepciones de sentido común: policías, fuerzas armadas, servicios de limpia, emergencias (médicas, de mantenimiento de líneas eléctricas, bomberos, etc.), transporte colectivo de personal al servicio del Estado, pipas de combustible, etc.

2. Que el único funcionario con coches, será el Presidente de la república, con uno solo a su disposición (normal, pa’l diario) y una camioneta para recibir visitas (la gasolina la paga usted). Que en territorio nacional, volará en equipos de la Fuerza Aérea; y para ir al extranjero, usará líneas comerciales (Primera Clase, a petición del pueblo, pagado por nosotros, no se angustie).

3. Que por Decreto presidencial, todos los contratos de arriendo o arrendamiento financiero de vehículos de transporte aéreo y terrestre, quedan cancelados y prohibidos por siempre (usted no lo sabe señor Presidente -tampoco puede estar en todo-, pero la revista ‘Expansión’, en mayo del año pasado, estimó que el gobierno federal, nada más el federal, tiene rentados 250 mil vehículos y que en lo que va del sexenio, se ha gastado en arrendamiento financiero, poquito más de 15 mil millones, por cierto, todos esos contratos son con cuatro empresas, nada más una de ellas ‘Casanova Rent’, ha firmado contratos por más de 7,546 millones de pesos… qué cosas tan chistosas pasan en la administración pública mexicana. Infórmese señor Presidente). Y eso para no asustarlo, señor Presidente, porque la gasolina de esos 250 mil automotores, cuesta al año por ahí de 26 mil millones de pesos (un tanque a la semana)… y dicen que más.

4. Cancelar definitivamente el pago de alimentos a funcionarios públicos de nivel medio, superior y alto, aún en giras de trabajo, con -otra vez-, las excepciones lógicas: personal de base en comisión, brigadas médicas y de fumigadores. Pero a mandos medios y superiores: cero, nada (hoy, señor Presidente, senadores, diputados, gobernadores y toda la banda de alto nivel, con sus amigotes, comen y beben a costillas del pueblo).

5. Cancelar -¡ya!- el servicio gratuito de telefonía celular a todos los funcionarios de gobierno. Todos. Con esos sueldos que tienen bien pueden pagarlo.

6. Suspender definitivamente el suministro gratuito de electricidad a todos los empleados de la CFE.

Todo lo anterior (pudo usted decir señor Presidente), independientemente del ahorro que signifique al país (ya que preguntó qué hubiéramos hecho); pudo decir que es por justicia, nada más. Que ya estuvo bueno de que haya mexicanos de primera y de segunda (los que no somos de ustedes).

Luego, de los precios de gasolinas y diesel que habremos de pagar, en su lugar hubiéramos dicho que:

1. Cero incremento al precio del que usa el transporte público de personas y de carga.  

2. Bajar el precio de la gasolina Magna de $15.99 a $14.23 (los 25 centavos de peso que subió en los EUA).

3.- Y que mantiene el incremento de precio de la gasolina Premium únicamente, pues quienes tienen vehículos que funcionan sólo con esa gasolina, pueden pagar el incremento sin comer menos.

Y lo que falte para los 200 mil millones, que usted dice que hacen falta para importar gasolina y diésel (más bien: que le dijeron que dijera), le sugiero que antes de cargárselo a la gente, primero revise los sueldos de todos los mandos superiores de los tres poderes y de los gobiernos de los estados, y prohíba que se paguen seguro médico privado…  no se apure, le va a sobrar: el presupuesto de egresos para este año es de 4 billones 888,892 millones… créanos, 200 mil millones son el 4%: nomás sin malgastar, sin moches ni robaderas, le sobra.

Digo, usted por preguntón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: