miércoles, 11 de enero de 2017

8498. ¿DE QUÉ ESTARÁN HECHOS LOS HIJOS DE LA CHINGADA?…

Por Carlos E. Acevedo Martínez.
Escritor y Periodista.
Desde el Estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

Estimado Conrado:
¿De qué estarán hechos los hijos de la chingada?… justo en el mes de diciembre, en esa temporada en que los corazones deberían rebozar de gozo con el “Adviento” y las colaciones, aquellos que te conté convirtieron las posadas en una época de terror y quebranto para los mexicanos y remataron el año con un “gasolinazo” de poca madre, que viene a mermar, aplastar y engullir el de por sí mermado, aplastado y raquítico patrimonio de los ciudadanos de carne y hueso que no tienen “hueso” (y carne ni se diga)… y, lógico mi estimado, esto se traduce en ahogarles más libertades a los gobernados.


Qué insensibles son estos cabrones, justo en diciembre, cuando en lugar de prepararnos para la cena del 24, el recalentado del 25, las uvas del 31 y la cruda del día 1º; en lugar de estar afinando la garganta para los villancicos y los “dale, dale, dale, no pierdas el tino…”, nos tuvieron con las nalgas pegadas a la pared, ocupados en defendernos de los nuevos atropellos y abusos que ha venido maquinando la clase política de este país maravilloso (insisto estimado Conrado; ¿a poco no es maravilloso que no nos hayan llovido bolas de fuego como en Sodoma y Gomorra?)… ¿qué otra cosa son si no las mentadas “reformas estructurales” y sus hijos bastardos como el “gasolinazo”?

Verbigracia de la desgracia: una desgraciada diputada del PAN en Baja California, acompañada de un grupo de colegas de la misma catadura, fue sorprendida durante una manifestación popular contra el gasolinazo de diciembre, y fue recriminada airadamente por un grupo de ciudadanos que entre mentadas de madre la acusaron de corrupta, de vendida, de hipócrita, de mentirosa y oportunista. Cuando la diputadísima panista terminó de limarse las uñas, se defendió diciendo, que los legisladores panistas no aprobaron el “gasolinazo”, que ellos “nomás aprobaron la reforma energética”, como quien dice,  el PAN nomás nos dejó ir “la puntita”… ¡no me ayudes compadre!

¡Óyeme no!, esa no es la relación sana que debe existir entre un gobierno y sus gobernados, más parece la actitud de un ejército conquistador y un pueblo conquistado y sometido, acuérdate que así se comportó el bárbaro de Atila contra Europa, Hitler sobre Polonia, las Chivas contra el América, etc. Fíjate bien estimado Conra, nuestros “neo políticos” y gobernantes tienen la actitud del saqueador que busca asolar (y desolar) un país conquistado “haiga sido como haiga sido”… develando así y cada vez más su forma cruel de totalitarismo.

Y pensar que todo esto ocurrió en el mes de diciembre, el último del año que esperábamos con ansias a lo largo del ídem y que había empezado con tan buenas señales; no hubo la campaña anual contra la diabetes, que se ponía en marcha con el tradicional desfile del “oso de la Coca Cola” en las principales ciudades del país, así que animados por esto seguimos orando por ver en el gobierno alguna señal de “paz para los hombres de buena voluntad”… pero qué va con estos hijos de su “pulcra” madre, para millones de mexicanos la alegría de la Navidad se convirtió en amargura y desesperanza. Justo en diciembre nos convencimos de que estamos secuestrados por el impersonal y salvaje control de los corruptos. “¡Potestas tenebrarum!”… no es albur, para los que no parlan el latín, el latón, ni la lámina acanalada, eso quiere decir: “poder de las tieneblas” (¡ay ojón!)

Así como andan (¿andan?) las cosas en este cuerno de la abundancia (de fosas clandestinas), con una clase política sin políticos y sin clase que se está chingando todos nuestros patrimonios y haberes, esa que Octavio Paz  le puso el alias de “ogro filantrópico”, y que hoy a falta de argumentos válidos, se ha preparado económica, jurídica, económica, institucional, económica, bélica y económicamente para poner “en su lugar” a todos los que se nieguen a comulgar con “ruedas de molino” y se atrevan a negar que 2+2 son 18.

En estos momentos habría que recordar, que Ghandi, el más enclenque luchador social, el más flaco, el más desgarbado, el más inerme, el más indefenso, el más modesto, le partió su mandarina en gajos al imperio más poderoso, más soberbio, más prepotente y más ojete de ese entonces, sin disparar ni un solo tiro… lo único que necesitó fue un pueblo igual de jodido que él, pero decidido, disciplinado, convencido de su dignidad.


No sé a ti, estimado Conra, pero a mí se me figura que lo único que nos puede salvar ya, es la fortaleza espiritual, porque después de todo y en estos trances, es más importante que los centavos que nos sacan de los agujereados bolsillos, el atraco a nuestras libertades… yo digo que eso no tiene madre, salvo tu mejor opinión, que es la que cuenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: