lunes, 16 de enero de 2017

8526. CUIDADITO, CUIDADITO.

Por el Sr. López.
Periodista crítico.
Desde el Estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

Cuidadito, cuidadito.
Alegrarse del mal ajeno es una cosa muy fea, ya sea que le dé a alguien risa ver rodar a una viejita, enseñando las naguas; que a un niño darse un tope en un poste por ir distraído; eso está muy mal… pero… sin que se alegre uno, es imposible no esbozar una sonrisa al enterarse de las acciones del tal Trump aún antes de tomar el poder en los EUA. Dan ganas de organizar un acto de desagravio frente a Los Pinos, porque los nuestros (incluido Fox), han hecho y deshecho (y hacen y deshacen), pero el Trump rebasa los límites conocidos de la torpeza propia de los estúpidos.

Probablemente al término de su mandato de cuatro años (ya sería el colmo que se reeligiera por los segundos cuatro que la ley de allá permite), en lugar de discurso de despedida, veamos por primera vez en la historia de ese país, cómo lo sacan cargado de la Casa Blanca, para treparlo al helicóptero presidencial… con camisa de fuerza y bozal.

Asume el cargo el próximo 20 de enero y entre que ganó y esa fecha, ya trae problemas con nosotros los tenochcas, y con Japón, Alemania, Corea del Norte y China… ¡y China!

Con Japón, porque amenazó a la Toyota con ‘un gran arancel’ si no cambia a los EUA la planta que piensa construir en Baja California. Toyota no es solo la quinta empresa más grande del mundo, con fábricas en Japón, los EUA y México, sino además, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Colombia, Ecuador, Filipinas, Francia, India, Indonesia, Malasia, Pakistán, Polonia, Reino Unido, República Checa, Sudáfrica, Turquía, Tailandia y Venezuela… en 23 países. Y los japoneses, dejados, no son (‘remember Pearl Harbor’).

Con Alemania, por lo mismo: porque también amenazó con aranceles de castigo a la BMW y la Volkswagen, si siguen invirtiendo en nuestro país. Y los alemanes, aparte de que tampoco son guangos, son la economía líder de Europa, la tienen en un puño y los va a respaldar contra el Trump.

A Corea del Norte, porque el dictador que aterroriza y gobierna ese país, anunció que va a probar un misil intercontinental, don Trump le contestó con malos modos de señora rica y alzada a un asoleado y panzón agente de tránsito. No es lo más recomendable del mundo ponerse de majadero con un país que mangonea un demente de 34 años de edad,  Kim Jong-un, que en lugar de gabinete debería tener psicólogo de planta a tres turnos (¡qué fijación por tener el cohete más grande!)... porque ese chamaquito megalomaníaco, anda con ganas de desatar una guerra nuclear, nomás por caprichudo que es.     

Y pelear con China (siempre y más con la actual), es como ir a ponerle un supositorio de chile toreado a un tigre de bengala (ni le pone nada y lo deja rebanado como pan Bimbo). Ya antes había metido la pata el 2 de diciembre pasado, contestándole la llamada de felicitación a la ‘presidenta’ de la isla de Taiwán, ‘país’ que no es país, con el que los EUA rompieron relaciones en 1979, porque para China (y la ONU y la Vía Láctea), Taiwán es parte de China, cosa que el Trump no sabía (se lo aseguro, él no sabe un ápice de nada diferente a los concursos de belleza y sus programas de televisión, para que me entienda: no ha leído tres libros en su vida); sino que luego -el 2 de enero-, el Trump puso un tuitazo criticando la política cambiaria de China (‘La devaluación del yuan por las autoridades chinas es devastadora para la economía estadunidense’, escribió el Trump, cuyas neuronas quedan laxas después de 140 caracteres). Y de remate, este sábado pasado, anunció su intención de extorsionar a China (¡China!), declarando al diario ‘The Wall Street Journal’, que  ‘su gobierno no respetará la política de una sola China y reconocerá a Taiwán como país independiente, a menos que Pekín mejore sus políticas comercial y cambiaria’.

De veras, hay que decirles a los yanquis que les prestamos a Fox (ya ve que anda desocupado).

Trump se pone de bravucón con China sin pensar que los EUA tiene un grave problema de déficit comercial (compra fuera más de lo que vende pa’fuera): en 2015, según el Banco Mundial, perdió 762,565 millones de dólares… les urge vender más y después de Canadá (18.6%) y México (15.7%)… su principal comprador es China (con el 7.7%)… ¡China!

Que alguien le explique al Trump (con dibujitos de la Disney), que China no solo es ya la segunda economía del mundo, sino que tiene superávit comercial (vende más de lo que compra): en 2015 ganó según el Banco Mundial, 595,000 millones de dólares; o sea, la distancia entre los EUA y China en comercio exterior es de un billón 265 mil 819 millones de dólares… don Trump… quedito, en buen plan, mejor váyase quedito.

Si los chinos se ponen trompudos, bien dejan de venderle a los EUA (cerca del 16% de sus exportaciones son a la tierra del Trump, por ahí de 360 mil millones), lo que sería algo muy serio para China… pero su economía aguanta eso y más (seguirían teniendo superávit), pero si China le deja de comprar a los EUA (ya con ganas de echar fuercitas con el tío Sam, la economía yanqui revienta como globo: China les compra 140 mil millones de dólares al año… ¡lástima que Dios no concede caprichos ni endereza jorobados! (jamás), porque nos daríamos el gustazo de ver en vivo y en directo el primer caso de un Presidente de los EUA echado de la Casa Blanca a empujones.

A principios del siglo XV (1405), la flota mercante China tenía 525 grandes barcos (la más grande de la época, el doble que la ‘Armada Invencible’ de España), su tripulación era de 30 mil personas y sus buques insignia eran los más grande de madera construidos en la historia (nueve mástiles y una eslora -largo- de 134 metros), comerciaban con la costa de África, el sudeste asiático, la India, Ceilán, Indonesia, la Península Arábiga, el Golfo Pérsico, se dieron su paseada por América (antes que Colón, pero ya ve, los chinos, son muy discretos), y un día, se levantó de malas el emperador, mandó hundir su flota, cerró China y cerrada quedó casi 500 años.

Con los chinos, como recomendaba María Victoria: cuidadito, cuidadito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: