martes, 17 de enero de 2017

8528. POR VÍA UTERINA.

Por el Sr. López.
Periodista crítico.
Desde el Estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

Por vía uterina.  
Años y años tuvo aterrorizada a tía Marita el canalla, abusador de su esposo, un tal Ambrosio, amenazando con dejarla con sus siete hijos a morirse de hambre… pero no se daba cuenta que los hijos oían y crecían hasta que un buen día, el mayor, como de 16 años, no lo dejó entrar a la casa: -No le conviene entrar, papá. Váyase. Déjenos morir de hambre, pero sin usted –no las pasaron muy duras, toda la familia la ayudó; nadie se murió de hambre y no pasó nada. Era cosa de enfrentarlo.

Hay que tomar en serio la relación con los EUA, pero eso no significa que el Trump traiga a Dios de las barbas y a nosotros de las gónadas, nos está queriendo asustar con el petate del muerto.

Lo de la barda que quiere poner hay que aplaudírselo, sí, apoyar su idea y urgirlo a que la construya lo más rápido que pueda, porque nos interesa mucho que disminuya el tráfico de armas y parque de su país al nuestro (y los trabajadores migrantes, igual entran en autobús o por avión, en caravanas con visa de turistas, nomás no le digan).

Que nos va a regresar a empujones a millones y millones de mexicanos que están allá… mmm, ya nos lo hizo el ‘amigo’ Obama que deportó a 2.8 millones de indocumentados y no pasó gran cosa (claro, haciendo a un lado el sufrimiento de las familias que separó).

El Trump va a meter en un problema grave a su propio país que ya resiente la escasez de trabajadores en la industria de la construcción, la agrícola y la hotelera. Hay que dejarlo y ya en su momento, le podremos recordar el ‘Convenio Bracero’ que existió de 1942 a 1964, mediante el cual los EUA contrató a 4.6 millones de trabajadores… y fue el propio gobierno yanqui el que lo fue abandonando para permitir la contratación de ilegales (más baratos y fáciles de despedir por lo mismo).

Que quiere revisar el TLC y si no le conviene, lo desecha… ¡perfecto! Lástima que ni es decisión de él y si la adoptaran, para poner los aranceles del 35% con que amenaza a las armadoras de autos, tendría un topetazo mayúsculo con 160 países (los integrantes de la Organización Mundial de Comercio -OMC-, a la que los EUA pertenecen), pues el arancel máximo permitido por la OMC es del 4%, así que sólo que el Trump quiera aislar a su país, no va a pasar nada, porque los EUA se desploma como castillo de naipes sin el comercio mundial, y lo que le está urgiendo es incrementar sus exportaciones, pues anda acercándose a 800 mil millones de déficit anual. Le digo: es el petate del muerto.

Además… hasta nos anda conviniendo el plan en que está el Trump. Por lo pronto ya no tendrán que hacerse los simpáticos nuestros gobernantes con el ‘amigo’ del norte: el tío Sam no es y nunca ha sido nuestro amigo.

Nos han invadido cuando les ha dado la gana: en 1846 (que nos robaron más de la mitad del territorio y pusieron su bandera en Palacio Nacional); luego en 1851 se metieron a  Sonora; en 1853, a Sonora otra vez y a Baja California, que se estuvieron casi dos años y proclamaron la ‘República de Sonora’; en 1857 a Caborca (la tribu pápago los derrotó con arco y flecha); la toma del puerto de Veracruz en 1914 (masacraron a la población civil, porque fueron detenidos unos marineros yanquis borrachos en Tampico); la ‘expedición punitiva’ en la que bajo el mando del General Pershing, participaron Eisenhower y Patton, de marzo de 1916 a febrero de 1917, cuando anduvieron paseando 10 mil soldados yanquis por Chihuahua entrenándose para la Primera Guerra Mundial (disque andaban buscando a Pancho Villa).

No olvidar que aparte, de 1938 a 1941, nos impusieron un embargo para reventar la expropiación petrolera -que se pagó, peso sobre peso a las empresas extranjeras, México no es ladrón-, para que ningún país nos comprara petróleo o nos vendiera los productos químicos necesarios para hacer gasolina, cosa que resolvieron entre estudiantes del IPN y la UNAM, que sintetizaron otros; luego nos triplicaron el arancel yanqui a nuestro petróleo y de remate, el Departamento de Estado, a cargo de Cordell Hull, nos impuso otro bloqueo para que nadie nos comprara plata. Nuestros amigos del norte.

Y para que no crea que anda uno nomás de chismoso desempolvando archivos viejos, se le recuerda que apenas en 2015, nos levantaron el bloqueo de autotransporte que impusieron por sus puras pistolas 33 años (desde 1982). Aparte está el embargo atunero, que apenas se levantó también en 2015, gracias a la OMC, y que duró 20 años.

Así las cosas, ¿a poco el señor de los pelos de quesillo oaxaqueño -Miss Clairol rubio 5-, nos va cortar la digestión?... ¿ahora que ellos dependen en muy buena medida de nosotros?, porque su economía sin México, se disloca.

México puede muy bien ser la región más importante de producción de todo el mundo. Estamos en el punto equidistante entre el oriente y Europa, pegados al mercado consumidor más grande del planeta y con todo el resto de Latinoamérica, como expansión de mercado en el mediano plazo. Aquí nos puso Dios. Ya pagamos el precio, pero ahora, si no nos ponemos tontos (o traidores), podemos obtener muchas ventajas gracias a la boca inmensa del Trump.

Hay que tomárselo en serio (hacer como que nos lo tomamos en serio). Ya hacer buenos los tratados firmados con China y el resto de la cuenca del Pacífico, invitar a Europa a que le entre acá. Y si don Donald de verdad se pelea con el mundo, allá él, nosotros acá trabaje y trabaje, produce y produce, vende y vende.

Mientras, los mexicanos que ya habitan dentro del territorio yanqui, esos 34.6 millones de tenochcas que ya tienen la residencia en tierras del tío Sam, deberán continuar con su esforzada, discreta y heroica labor de seguir haciendo mexicanos, porque eso sí, aunque la mamá sea sueca, si el papá es mexicano, lo que nace es guadalupano, celebra el 5 de mayo y en cuanto le queda, se pone su sombrero de ¡Viva México, cab…!

La patria se los reconocerá: la recuperación de nuestro territorio sin balazos ni atropellos, sin defensa posible, porque no hay modo de impedir una invasión por vía uterina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: