jueves, 19 de enero de 2017

8546. JERULALÉN.

Por EVERILDO GONZÁLEZ ÁLVAREZ.
Ambientalista, periodista y escritor.
Desde Michoacán. México. Para
Tenepal de CACCINI

SEGUNDA PARTE

Como se podrán haber dado cuenta en la primera parte, Jerusalén ha sido una ciudad disputada por diferentes pueblos, principalmente los romanos siempre trataron de hacerla suya. A la fecha, siendo capital de Israel, los conflictos siguen a la orden del día.

El destino de Jerusalén siguió ligado a sucesivas conquistas y conflictos, formando parte del Imperio Romano de Oriente o Imperio bizantino, dentro del cual fue una de las cuatro sedes de importancia religiosa doctrinal del cristianismo, junto con Constantinopla, Antioquía y Alejandría.

Ya para el año 326, el emperador Constantino I el Grande mandó a levantar la Iglesia del Santo Sepulcro, que se constituyó en uno de los principales lugares religiosos del cristianismo.

Fue en el año 614 cuando  el Imperio sasánida conquistó la ciudad, rigiéndola hasta el año 638, siendo desplazado por la expansión musulmana que ocupó la ciudad incorporándola al Califato Omeya de Damasco, al califato abbasí y al Imperio otomano sucesivamente.

Entre los años 687 y 691 se construyó la Cúpula de la Roca. En 710 se terminó de erigir la Mezquita de Al-Aqsa. Ambos templos son importantes puntos religiosos de la religión musulmana.

En 1095 el papa Urbano II predicó en el Concilio de Clermont la Primera Cruzada dirigida a conquistar Jerusalén de los musulmanes. El noble francés Godofredo de Bouillón logró este cometido y luego de efectuar una masacre conquistó la ciudad y creó el Reino de Jerusalén del cual fue su hermano Balduino I, el primer representante con el título de Rey de Jerusalén. Durante los siguientes años la presencia de las Órdenes Militares cristianas fue intermitente en la ciudad, alternado con la presencia de tropas musulmanas, entre los cuales se distinguió Saladino, que asedió y conquistó definitivamente la ciudad en el año 1244.

Las murallas de Jerusalén fueron destruidas y reconstruidas muchas veces. Las actuales murallas fueron levantadas en 1538 por el sultán otomano Solimán el Magnífico y continuó bajo dominio otomano hasta el final de la Primera Guerra Mundial.

Las murallas tienen una extensión aproximada de 4,5 km y su altura varía entre los 5 y 15 m, con un espesor de 3 m. Tienen 43 torres de vigilancia y 8 puertas, de las cuales sólo 7 están abiertas.

Existen cuatro barrios en la ciudad vieja: el Barrio Armenio, el Barrio Cristiano, el Barrio Judío y el Barrio Musulmán, adicionalmente se incluye en la ciudad vieja el Monte del Templo del que ya me referí en la primera parte.

El Barrio Armenio es el menor de los cuatro barrios y está ubicado en la esquina S.O. de la ciudad. Aunque el pueblo armenio es cristiano, el Barrio Armenio es distinto al Barrio Cristiano. A pesar del pequeño tamaño y la población de este barrio, los armenios y su Patriarcado permanecen independientes y forman una vigorosa presencia en la Ciudad Vieja.

El Barrio Cristiano posee 19 hectáreas  está situado en la esquina N.O. de la ciudad. El barrio contiene la Iglesia del Santo Sepulcro, uno de los lugares más sagrados del cristianismo y uno de los lughares que era el blanco de las cruzadas, se apoderaban de él y el Papa en turno o algún RTey organizaba la cruzada para rescatarla.

El Barrio Judío  está situado al S.E de la ciudad posee un superficie de 0,11 km². El Barrio Marroquí, fundado en el siglo XII, fue demolido y anexado a este barrio en 1967, tras la liberación del sector este de Jerusalén, para crear la explanada delante del Muro de las Lamentaciones, con el fin de crear un espacio para los visitantes y turistas, iniciándose así la planificación física del barrio.

El Barrio Musulmán es el mayor de los barrios con una superficie de 31 hectáreas y está situado en la esquina N.E. de la ciudad.

La Explanada de las Mezquitas o Monte del Templo es un sector religioso de la Ciudad vieja de aproximadamente 15 hectáreas  es un sitio sagrado para los musulmanes y para los judíos.

Importante ha sido conocer de esa ciudad que lleva más de dos siglos---dos mil años—y la mayor parte en conflictos.
                     

FIN.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Escribe un comentario sobre esta entrada: