sábado, 21 de enero de 2017

8552 …UN GABINETE FRÁGIL, DÉBIL Y GRIS PARA ENFRENTAR EL MOMENTO MÁS SOMBRÍO DEL MÉXICO MODERNO.

Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por  Unidad de Datos / SinEmbargo.

Enero 20, 2017 - 12:05 am.



¿Qué pasará si Donald Trump cumple con sus amenazas? ¿Con qué Gabinete se enfrenta el Presidente Peña Nieto a ese futuro que ya empezó? Un ex jefe policiaco señalado de estar en la tragedia de Atenco ocupa el Instituto Nacional de Migración, el organismo que se encargará de los connacionales en caso de que sean deportados; un político calificado como “gris” por los observadores llena la Secretaría de Economía, la instancia que por ley, tendrá que negociar el TLCAN y un operador político está en la Sedesol, la dependencia que le da cara a la pobreza del país, un mal que ha crecido con un millón de individuos al año. Son piezas de un tablero en el que se mueve solo un alfil: Luis Videgaray Caso, el hombre que volvió para “aprender” a la Cancillería. Por lo pronto, fue la SRE de Videgaray la que ayer entregó a Estados Unidos a Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo” Guzmán y anunció que hay agenda fijada para una reunión con integrantes de la Administración Trump en la que se revisarán las relaciones bilaterales.

Por Linaloe R. Flores, Efrén Flores y Alejandra Padilla


Ciudad de México, 20 de enero (SinEmbargo).- El sombrío futuro ya llegó. Donald John Trump tomará posesión hoy como Presidente de Estados Unidos y la probabilidad de que las amenazas pronunciadas en campaña en contra de México y los mexicanos se cumplan al pie de la letra, late con más fuerza. México inició la era con la entrega de Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo” Guzmán y el anuncio de que ya hay agenda para revisar las relaciones bilaterales con el país del norte. Los próximos 25 y 26, el Secretario de Economía, Ildefonso Guajardo y de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray Caso, acudirán a Washington.

Así, el escenario de que se monte la mesa para revisar el Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN) y se le ponga punto final, como ofreció Trump en campaña, se apuntaló sin remedio.

En este este nuevo orden internacional México tiene  un desplazamiento del tipo de cambio a escalones cada vez mayores [más de 22 pesos], un aumento en las gasolinas y el diésel de 20 por ciento respecto a diciembre, una perspectiva de menor crecimiento para 2017 [un rango que sólo alcanza el 1.7 por ciento, según el FMI] y el nerviosismo de los mercados.

En las calles de ciudades como Tijuana, Monterrey y México las manifestaciones callejeras han revivido consignas que por unos meses parecían dormidas. “¿Y los 43?” –preguntan los gritos en referencia a la desaparición forzada de los normalistas de Ayotzinapa, Guerrero, en septiembre de 2014, evento que desde entonces descarriló al Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto y lo hundió en el nivel de aceptación más bajo de la Historia para un Primer Mandatario. Otro grito retumba: ¡Fuera Peña! ¡Fuera Peña! y rebota hasta llegar a las puertas del Palacio Nacional y convertirse en “¡Veteeeee!”

Las amenazas de Donald Trump durante la campaña fueron muchas, pero tres le conciernen de manera drástica a México. El punto final que el nuevo Presidente desea ponerle al TLCAN, la presión a la industria para que abandone México y la deportación de tres millones de connacionales. ¿Qué va a hacer el Gobierno de Enrique Peña Nieto si esas palabras son cumplidas al pie de la letra? ¿Con qué equipo se enfrenta a lo que hoy se anuncia?

Esta Unidad de Datos revisó los datos públicos de quienes llenan doce posiciones estratégicas en el Gabinete para hacerle frente al nuevo escenario nacional e internacional por la llegada de Trump a la casa oval de Washington. En la lista están Carlos Pérez Verdía Canales (el asesor de Peña Nieto), Aurelio Nuño Mayer (Educación), Miguel Ángel Osorio Chong (Gobernación), Raúl Cervantes Andrade (PGR), Rosario Robles Berlanga (SEDATU), José Antonio Meade (Hacienda), Ildefonso Guajardo Villarreal (Economía), Luis Videgaray Caso,  (Cancillería), Arely Gómez González (Función Pública), Luis Enrique Miranda Nava (Desarrollo Social), Ardelio Vargas Fosado (Migración) y Patricia Chemor Ruiz (Conapo).

Así, se encontró que el hombre en el Instituto Nacional de Migración, el órgano que se encargará de velar por los derechos de los connacionales deportados si Trump cumple con su contundente advertencia, es un policía de carrera con antecedentes de participar en la tragedia de Atenco cuando Enrique Peña Nieto era Gobernador del Estado de México; que la mujer en el Consejo Nacional de Población (Conapo), el organismo a cargo de las proyecciones poblacionales y que deberá dar cuenta del nuevo flujo migratorio, es sobrina del ex Secretario de Educación, Emilio Chuayffet Chemor, y permitió que la llamaran “licenciada” en documentos oficiales sin serlo; que el Secretario de Hacienda quien justifica el alza del precio en las gasolinas con fenómenos en los mercados internacionales percibe al día seis mil pesos;  y el hombre que debe erradicar la pobreza en la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) está señalado de haber operado padrones a favor del Partido Revolucionario Institucional en el pasado. Son las piezas de un tablero en el que está el alfil más táctico, Luis Videgaray Caso, quien según sus propias palabras es “aprendiz” de canciller.

Los observadores políticos temen. Responden que como nunca antes, el Gabinete del Presidente mexicano se encuentra tan frágil que está a punto de sufrir daños y quebrarse. Ven que en el equipo que rodea al Jefe del Ejecutivo para trabajar en el Gobierno los próximos dos años –los primeros de Trump en la casa blanca, los últimos de Peña Nieto en Los Pinos- predomina la ineficacia, el desconocimiento de la responsabilidad conferida y hasta el desdén.

El politólogo Eduardo Huchim May hace un apunte: “Es una alineación con el poder, el de Estados Unidos. Un equipo supeditado a los deseos de Donald Trump. El Gabinete peñanietista es un grupo listo para que Trump ejerza poder y no para defender la soberanía nacional”.

En ello no hay coherencia. Un Presidente es elegido para trabajar a favor de su país. Entonces, ¿por qué la conducta de Enrique Peña Nieto al seleccionar a los miembros de su equipo? Eduardo Murueta, director de la Asociación Mexicana de Alternativas en Psicología (Amapsi) y especialista en Psicología del poder, analiza la psique del Presidente: “La psicología priista es así. Hay que alinearse a la mentalidad del poderoso. En este caso ya va más allá de las fronteras. Ahora estamos entrando a una especie de sobre-gobierno estadounidense al cual el gobierno provinciano de México le rinde culto y le rinde pleitesía, y espera las decisiones que tome. No toma la iniciativa nuestro gobierno, nuestro país. No tiene una política, no tiene valores. Peña Nieto es una persona sin criterio, sin valores porque no tiene puntos de referencia. Él fue fabricado por el grupo Atlacomulco en una carrera política superficial, de apariencia, de manejo de un discurso fácil, de un discurso que aparentemente dice cosas y no dice nada”.

El nuevo gabinete, después de los cambios recientes, en los que se reintegró Luis Videgaray Foto: Cuartoscuro

Mientras, los funcionarios peñanietistas continúan en sus despachos con sueldos brutos que llegan a los 205 mil pesos mensuales. Ninguno declara su fortuna con precisión ante la Secretaría de la Función Pública, la dependencia que se encarga de vigilar la conducta ética y legal de los funcionarios. El Secretario de Hacienda, José Antonio Meade Kuribeña es el funcionario que ante los ciudadanos se ha encargado de justificar el alza en el precio de las gasolinas. “No deben asustarse” le dijo a la población en varias entrevistas radiofónicas en enero. Él gana seis mil 837 pesos diarios y tras cuatro meses y 10 días en el cargo ha acumulado una ganancia bruta de 888 mil 858 pesos. Meade declara no estar de acuerdo en hacer público sus posibles conflictos de interés. Como patrimonio dice que tiene un terreno de 254 metros cuadrados y dos vehículos Honda FIT (2007 y 2017), de los cuales no especifica su valor.

Aurelio Nuño Mayer, el Secretario de Educación Pública, el encargado de la Reforma Educativa y a quien una menor de ocho años le corrigió la pronunciación del verbo “leer”, dice que no tiene casa, ni vehículos. Lo único que tiene son muebles y accesorios de casa que han sido adquiridos desde 2011 y hoy tienen un valor en conjunto de un millón de pesos. Sostiene además que tiene una deuda por un préstamo de 138 mil 888 pesos cuyo origen data de 2006.

Miguel Ángel Osorio Chong, Secretario de Gobernación, agregó a su sueldo bruto de 205 mil pesos al mes, los honorarios de un trabajo extra por “servicios profesionales” por el que ganó 355 mil 148 pesos en 2013. Respecto a sus casas, hay inconsistencia. Declara tener un departamento de 12 metros cuadrados que adquirió en 2001.

Son los hombres y mujeres puestos en posiciones estratégicas en el Gabinete de Enrique Peña Nieto frente a uno de los destinos que se anuncia más funesto, frente a Donald Trump que hoy tomó posesión. Él mismo está frágil. Aquel Mexican Moment previsto por la revista The Economist en 2012 fue un espejismo que se hizo sombras. No hay politólogo que no vea que este es el tramo más crítico de su Gobierno y lo inicia con una aprobación a su gestión de 12 por ciento, de acuerdo con una encuesta publicada por Reforma, el diario que en 1994 empezó a medir la aceptación de los Presidentes. La encuesta, el periódico la hizo del 11 al 15 de enero entre mil mexicanos adultos; es decir, después del aumento del 20 por ciento en el precio de las gasolinas y el diésel.

José Antonio Meade, Secretario de Hacienda, e Ildefonso Guajardo, Secretario de Economía, dos de los hombres que tienen puestos clave en México, para enfrentar la “Era Trump”. Foto: Cuartoscuro

¿POR QUÉ?

Hay una característica en Peña Nieto que observa Murueta Reyes, psicólogo del poder: la lealtad. Es un gobernante que en sus decisiones ha privilegiado la lealtad que aparenta deberle a personajes que en el pasado lo potenciaron. Los ejemplos de ello se desgranan. Puso en la Sedesol a Luis Enrique Miranda Nava, un viejo amigo suyo desde el Gobierno del Estado de México que ayudó en las elecciones y ya en el Gobierno federal frente al conflicto de la CNTE en una subsecretaría en Gobernación. Para la PGR –puesto clave en el Sistema Nacional Anticorrupción- le propuso al Senado nombrar a Raúl Cervantes Andrade, diputado priista cuyo voto fue primordial para avalar las reformas estructurales.

Pero el nombramiento más emblemático es Luis Videgaray Caso, un hombre que a pesar de haberle propiciado problemas políticos como el traspié al recibir al mismo Trump en Los Pinos o no haber sido eficaz en Hacienda respecto al crecimiento económico del país, regresa.

“Videgaray funciona como la materia gris a la que recurre el Presidente. En esta relación, al primero lo avala su preparación académica cuyo máximo grado es el Doctorado, mientras que Peña Nieto no es capaz de listar los libros que ha leído [se refiere al dislate que tuvo en la FIL en 2012 en plena campaña]”, describe el observador de la psique del poder.

En ello coincide Carlos Bravo Regidor, politólogo del Centro de Investigación y Docencia Económica [CIDE]. “Ciertamente Videgaray ha sido un leal a Peña Nieto desde hace muchos años. Está muy preparado. Y es la eminencia gris a la que recurre Peña Nieto”.

En cuatro años, el Presidente ha hecho 16 cambios en las dependencias federales. A ello se suman modificaciones en órganos clave como la PGR que ha tenido tres encargados, el Sistema de Ahorro Tributario que cuenta a estas alturas dos encargados, la Oficina de la Presidencia con dos y el Comisionado Nacional de Seguridad con dos. Se ha permitido mantener acéfalos por más de seis meses puestos como la Secretaría de la Función Pública [en la que estuvo Virgilio Andrade Martínez después de que estuvo 18 meses sin Secretario y hoy ocupa Arely Gómez González) y la Coordinación de Asesores [ahí está Carlos Pérez Verdía Canales].

Luis Videgaray regresó al Gabinete el 4 de enero, pero ahora como Canciller, un campo deconocido para el ex Secretario de Hacienda. 
Foto: Cuartoscuro

NO HAY GABINETE, NI ASESOR QUE VALGA; SÓLO EXISTE VIDEGARAY

En septiembre de 2016, el Presidente Enrique Peña Nieto invitó a Donald Trump para que visitara Los Pinos. La decisión causó la conmoción más grave que hasta ahora ha sufrido el Gabinete. Luis Videgaray Caso, el hombre más cercano al Mandatario, renunció a la Secretaría de Hacienda a los pocos días dado que fue el arquitecto de la visita, una decisión que en la hemeroteca quedó como “error histórico”, según aceptaron ambos. Pero en enero de 2017, volvió como canciller. Nada más, nada menos. Reapareció con barba crecida y al tomar posesión del cargo externó: “El reto es enorme, las amenazas ahí están pero las oportunidades y nuestras fortalezas también son enormes … Yo no conozco la Secretaría de Relaciones Exteriores, mas como se puede conocer desde fuera. No soy diplomático, nunca he tenido más allá de los encargos propios de la Secretaría de Hacienda en la representación de nuestro país. Ustedes han dedicado su vida entera a ello. Se los digo de corazón y con humildad: vengo a aprender de ustedes, vengo a hacer equipo con ustedes en un momento en que México nos necesita a todos más que nunca”.

Las redes sociales –el gran termómetro del discurso de los políticos- y los analistas lo convirtieron de “el alfil” al “aprendiz”.

Para Carlos Bravo Regidor, politólogo del Centro de Investigaciones y Docencia Económicas [CIDE], no hay Gabinete que observar. “Todo quedará en manos de un solo hombre: Luis Videgaray Caso. El hecho de que haya regresado es un espaldarazo. Y más que la preocupación del país, la visión es electoral”.

Pero hacia fuera, las decisiones para conformar el Gabinete no son de fortaleza. El politólogo Eduardo Huchim May externa: “Ahora resulta que el Presidente no halla en su entorno, no halla entre tanto talento mexicano más que a un fracasado Secretario de Hacienda para ponerlo como Canciller. Esto no refleja más que la poca aptitud de este Presidente para manejar las cosas del Estado”.

Y SI ESTO OCURRE…

Si el TLCAN es revisado con el fin de concluirse, un hombre debe quedar en el centro, según indica el marco jurídico: el Secretario de Economía, Ildefonso Guajardo Villarreal. Pero no será él quien tenga ese papel. El politólogo de la Universidad de Guadalajara, Enrique Toussaint no duda al hacer el escenario en el que el punto protagónico le tocará a Luis Videgaray Caso.

“El hombre vuelve a ser una especie de segundo al mando. Es la primera vez en la historia de México que el Canciller es el segundo o es el hombre más importante del Gabinete, la mano derecha de Enrique Peña Nieto. Históricamente, la mano derecha ha sido el Secretario de Gobernación. Así, lo que hace el Presidente con el retorno de Luis Videgaray es aceptar que el proyecto de cara al futuro está en manos de él”.

– Pero entonces, ¿quién es en este escenario Ildefonso Guajardo Villarreal, Secretario de Economía?

– Un hombre gris, preparado y técnico –califica Toussaint.

– ¿Y qué puede pasar con esos hombres ahí?

– Si se abre la caja de Pandora del tratado, México va a tener dos opciones: elegir un tratado que lastima los intereses de México o salirse. Esas van a ser las únicas dos opciones que tendrán sobre la mesa, porque es imposible que México se siente a renegociar el Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos y que tenga ventajas comparativas importantes.

ANÁLISIS POR PERFIL;
DAR CLIC EN CADA IMAGEN

gabinete_verdia 

gabinete_nuno

gabinete_osorio

gabinete_cervantes

gabinete_rosario

gabinete_meade

gabinete_idelfonso

gabinete_videgaray

gabinete_arely

gabinete_miranda

gabinete_vargas
gabinete_chemor

También te puede interesar:
-  Un año (2016) en un VIDEO de 3 minutos: “El Chapo”, el Papa y Trump robaron el 2016 mexicano

- Yunes pide ayuda a EPN por crisis económica e inseguridad en Veracruz; Duarte trata de ocultarlo, acusa

- Y un año después, los 43 siguen desaparecidos y el Gobierno de México se queda sin respuestas

- Y prepárense, porque viene un nuevo gasolinazo para el 4 de febrero, alertan empresarios

- Y luego de 3 años, ¿Dónde está el México que nos vendieron?

VER MÁS ACERCA DE:
EPN • gabinete presidencial • Trump

Por Unidad de Datos / SinEmbargo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Escribe un comentario sobre esta entrada: