lunes, 23 de enero de 2017

8560. INICIATIVA DEL TRICOLOR PARA REDUCIR 50% DIPUTACIONES PLURINOMINALES.

Enviado por la legisladora
de La Piedad, 
Michoacán. México.
Adriana Hernández Íñiguez.
Desde Morelia, Michoacán.Para 
Tenepal de CACCINI

Boletín Informativo.
GPPRI-II-115

Iniciativa del tricolor para reducir 50% diputaciones plurinominales.

• Sólo serán ocho los diputados que
puedan acceder a una curul por esa
vía en Michoacán.

Morelia, Mich. 23 de enero de 2017.- Los integrantes del Grupo Parlamentario del PRI en el Congreso del Estado, encabezados por su coordinadora Adriana Hernández, presentaron una iniciativa que permitirá reducir un 50 por ciento el número de diputados plurinominales en Michoacán.

La iniciativa de decreto reforma el artículo 20 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Michoacán de Ocampo, para quedar como sigue:

“Artículo 20.- El Congreso del Estado se integra con representantes del pueblo, electos en su totalidad cada tres años, con opción de ser electos hasta por cuatro periodos consecutivos. La elección se celebrará el primer domingo del mes de junio del año en que concluya su función la Legislatura.

“Por cada diputado propietario, se elegirá un suplente.

“El Congreso del Estado estará integrado por veinticuatro diputados electos según el principio de mayoría relativa, mediante el sistema de distritos electorales uninominales y ocho diputados que serán electos según el principio de representación proporcional, mediante el sistema de lista de candidatos votados en una circunscripción plurinominal.

En la exposición de motivos se recuerda que “la transición democrática iniciada a partir de 1977 por iniciativa del presidente José López Portillo e instrumentada por su secretario de Gobernación, Jesús Reyes Heroles, vino a ensanchar los espacios de participación democrática y a dar cabida en el juego democrático a expresiones que hasta entonces habían mantenido una presencia marginal, o de plano actuaban en la clandestinidad. Fue así como el Partido Comunista Mexicano obtuvo registro como formación política legal y el Partido Acción Nacional empezó a demostrar la preferencia de que gozaba entre un sector respetable del electorado nacional.”

Se considera también que de los procesos electorales recientes se observa un avance al punto en que los resultados en las elecciones de legisladores por el principio de mayoría relativa reflejan en gran medida la pluralidad política, por lo que es dable valorar la pertinencia de contar con un número menor de legisladores electos por el principio de representación proporcional.

ooo0ooo


DIPUTADO PASCUAL SIGALA PÁEZ. PRESIDENTE DE LA MESA DIRECTIVA DEL CONGRESO DEL ESTADO DE MICHOACÁN DE OCAMPO. LXXIII LEGISLATURA CONSTITUCIONAL.


P R E S E N T E.

Los suscritos:

Diputadas; 
Yarabí Ávila González, Eloísa Berber Zermeño, Adriana Campos Huirache, Rosa María De la Torre Torres, Rosalía Miranda Arévalo, Socorro de la Luz Quintana León, Xóchitl Ruiz González y Adriana Hernández Iñiguez.

Diputados; 
Raymundo Arreola Ortega, Juan Manuel Figueroa Ceja, Wilfrido Lázaro Medina, Roberto Carlos López García, Roberto Maldonado Hinojosa, Mario Armando Mendoza Guzmán, y Sergio Ochoa Vázquez, integrantes del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, en ejercicio de la facultades que nos confieren los artículos 36, fracción II y 44 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Michoacán de Ocampo, así como los numerales 8, fracción II, 234 y 235 de la Ley Orgánica y de Procedimientos del Congreso del Estado de Michoacán de Ocampo, presentamos a ésta Soberanía la presente Iniciativa con proyecto de Decreto por el que se reforma el artículo 20 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Michoacán de Ocampo, de conformidad con la siguiente:

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS.

La transición democrática iniciada a partir de 1977 por iniciativa del presidente José López Portillo e instrumentada por su secretario de Gobernación, Jesús Reyes Heroles, vino a ensanchar los espacios de participación democrática y a dar cabida en el juego democrático a expresiones que hasta entonces habían mantenido una presencia marginal, o de plano actuaban en la clandestinidad. Fue así como el Partido Comunista Mexicano obtuvo registro como formación política legal y el Partido Acción Nacional empezó a demostrar la preferencia de que gozaba entre un sector respetable del electorado nacional.

La serie de enmiendas contenidas en la llamada Reforma Política no significaron una verdadera alternancia en el poder, toda vez que en aquel momento nuestro instituto político gozaba de una aceptación ampliamente mayoritaria que se demostraba en cada elección que tenía lugar en el país, pero sí permitieron una mejor administración del conflicto social y una ampliación de los espacios en la lucha por el poder.

La Reforma Política de 1977 constituyó sólo un paso importante en la modificación de nuestro sistema político, pues partió de la idea de que el mejoramiento del régimen democrático pasaba necesariamente por la inclusión de las minorías en los ámbitos de gobierno, es decir, se trataba de hacerlas corresponsables de las decisiones públicas, pero sin darles mayores espacios que aquellos que por la vía del voto popular les correspondiera.

Entre la aprobación de estas modificaciones constitucionales y la primera alternancia ocurrida en el año 2000 hubo algunos hechos que explican el cambio de gobierno. La toma de conciencia entre algunos sectores de la población, la irrupción de nuevos medios de comunicación, la emergencia de sindicatos universitarios, la mayor combatividad del sector privado y el surgimiento de organizaciones defensoras de los derechos humanos.

La sabiduría de la reforma de 1977 consistió justamente en que encausó toda esta efervescencia política hacia canales institucionales y no a opciones violentas, como las que se manifestaron durante aquellos años. Todo esto significó una renovación del sistema político sin rupturas ni estridencias, gracias a la voluntad inclusiva del gobierno de aquella época y a la generosidad de la oposición de izquierda y derecha, la primera dirigida por Arnoldo Martínez Verdugo e inspirada por las tendencias del eurocomunismo italiano de Enrico Berlinguer, y la segunda fiel a los postulados de Don Manuel Gómez Morín.

Para 1988, una realidad era evidente: el régimen de partido hegemónico había llegado a su fin y era momento de compartir aún más el poder. Desprovisto nuestro partido de una mayoría calificada para aprobar cambios constitucionales por sí mismo, se hizo necesaria la concreción de acuerdos para transformar la realidad del país. Gracias al acuerdo de voluntades fue posible impulsar reformas de gran trascendencia como la ratificación del Tratado de Libre Comercio, la creación del Instituto Federal Electoral y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, la refuncionalización de las normas sobre tenencia de la tierra, la reforma educativa y la modificación de las relaciones entre la Iglesia y el Estado.

En 1996 fueron impulsadas nuevas enmiendas que vinieron a ciudadanizar al IFE y cambiaron de forma definitiva las reglas del juego político. El resultado de todo ello fue la alternancia en la Ciudad de México, la definitiva inserción de la pluralidad en el Congreso y su partición en tercios a partir de 1997, fenómeno que guarda vigencia hasta el día de hoy.

La partición a que nos referimos no ha sido obstáculo para la concreción de acuerdos y reformas que transformen la vida del país. Habrá que reconocer que ha existido la generosidad suficiente para impulsar transformaciones que redunden en beneficio de la población y mejor muestra de lo anterior lo es la presente administración federal, la cual tuvo la capacidad para promover y lograr cambios constitucionales en materias tan diversas como energía, telecomunicaciones, educación, competencia económica, impuestos, justicia, procesos electorales, transparencia y combate a la corrupción, entre otras muchas.

Vistos a la distancia todos estos cambios sería injusto decir que poco o nada ha cambiado durante los últimos cuarenta años. Cierto es que aún quedan muchos pendientes por resolver para mejorar la vida de los mexicanos, pero si un ciudadano de 1977 leyera los diarios actuales difícilmente reconocería al país que tenemos actualmente. Pensar en sentido contrario sería injusto para muchos mexicanos que, desde su muy respetable trinchera política han dedicado su vida a mejorar a nuestra patria.

Todas estas transformaciones tienen como rasgo en común que fueron aprobadas gracias a la concreción de múltiples acuerdos en el Congreso y el Poder Reformador de la Constitución entre diversas fuerzas políticas ahí representadas, las cuales tuvieron la visión y la generosidad suficiente para apostar por el futuro del país.

Lo que estamos resaltando es que este largo proceso transformador ha sido fruto de la pluralidad y no del uso arbitrario de una mayoría legislativa, pues, como ya señalamos con antelación, desde 1988 no existe una opción política que cuente con la mayoría calificada suficiente para realizar por sí sola modificaciones a nuestra Ley Fundamental. Esta situación reviste de enorme legitimidad a las multicitadas modificaciones constitucionales y legales.

Vista así, la pluralidad ha sido un instrumento afortunado para la vida política del país y ésta no podría entenderse sino a partir de la Reforma Política de 1977, la cual, reiteramos, abrió espacios en el Poder Legislativo a la oposición a través de la figura de diputados plurinominales, primero en la Cámara Baja y las legislaturas de los Estados, y después en el Senado de la República. En este sentido, podemos decir que la representación por listas partidistas ha cumplido a cabalidad con el objetivo para el cual fue diseñada. Sin embargo, el fenómeno político es dinámico y lo que ayer fue funcional hoy puede no serlo tanto.

La representación legislativa actualmente se encuentra sujeta a un fuerte escrutinio por parte de la población, pues para muchas personas los congresos del país distan de cumplir con los objetivos que les son inherentes.

Podemos diferir de tal visión y ofrecer argumentos para polemizar sobre la veracidad de tales juicios, pero la idea no es ir a contracorriente de la opinión pública, sino de valerse de ella para ofrecer propuestas de cambio que incidan favorablemente en la gobernabilidad y la legitimidad de quienes ejercemos una responsabilidad tan grave como la de representante popular.

En este sentido, insistimos que las diputaciones plurinominales han cumplido con creces las metas para los cuales fueron creadas, pues han servido para ampliar los espacios de representación y también han dotado de pluralidad a las múltiples reformas a las que hemos hecho referencia, pero es el caso que el país atraviesa actualmente una situación económica compleja, derivada de factores diversos como la caída en el precio internacional del petróleo, el cambio en la paridad de nuestra moneda frente al dólar, las políticas restrictivas del intercambio comercial emprendidas por Donald Trump, por citar sólo algunos ejemplos.

Este escenario ha llevado a la formulación y puesta en marcha de diversas medidas tendientes a racionalizar el gasto público y el Congreso del Estado no puede permanecer indiferente ante ellas, sino que debe sumarse a fin de compartir con la población el peso del apremio económico a que nos referimos.

Asimismo, de los procesos electorales recientes podemos observar que nuestro sistema político ha avanzado al punto en que los resultados en las elecciones de legisladores por el principio de mayoría relativa reflejan en gran medida la pluralidad política, por lo que es dable valorar la pertinencia de contar con un número menor de legisladores electos por el principio de representación proporcional para dar representación a las minorías y equilibrar la integración de los órganos legislativos.

Si tal como hemos señalado, las diputaciones plurinominales han cumplido en gran medida la finalidad para la cual se diseñaron y actualmente la competencia política se ha enraizado a un nivel tal que, por ejemplo, nuestra entidad ha sido gobernada alternadamente por la izquierda y nuestro partido, en los distritos electorales se registran victorias de todos los partidos y los municipios son dirigidos por distintas fuerzas, a tal grado que en la capital gobierna una opción independiente, entonces podemos afirmar que el elevado número de diputaciones plurinominales con que cuenta nuestra entidad es innecesario, debiendo reducirse a un número que resulte adecuado, toda vez que el acceso de las minorías a los espacios de decisión ya no es tan complicado como hace cuarenta años.

Es por esto que proponemos la reforma del artículo 20 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Michoacán de Ocampo, a efecto de disminuir de dieciséis a ocho el número de diputaciones plurinominales que se eligen en la entidad, para así dar paso a la construcción de una representación basada mayoritariamente en los triunfos obtenidos por el principio de mayoría simple.

Una medida como la aquí propuesta no sólo no es antidemocrática, sino que pretende avanzar en la implementación de esquemas similares vigentes en democracias maduras como la de los Estados Unidos de América. Asimismo, su aprobación implicaría importantes ahorros en el gasto corriente del Poder Legislativo, pues así se dejarían de gastar recursos en dietas, apoyos y salarios de asesores, secretarias y demás personal de apoyo parlamentario.

Las estructuras políticas no son permanentes, sino que deben reformularse para conservar vigencia y legitimidad. Su integración y funcionamiento no están escritos en piedra, sino que deben ser maleables, funcionales y coherentes con las aspiraciones del pueblo que es al que deben servir.

Por todo lo anteriormente expuesto es que sometemos a la consideración de esta Soberanía el siguiente Proyecto de;

DECRETO.

ARTÍCULO ÚNICO.
- Se reforma el artículo 20 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Michoacán de Ocampo, para quedar como sigue:

“Artículo 20.- El Congreso del Estado se integra con representantes del pueblo, electos en su totalidad cada tres años, con opción de ser electos hasta por cuatro periodos consecutivos. La elección se celebrará el primer domingo del mes de junio del año en que concluya su función la Legislatura.

“Por cada diputado propietario, se elegirá un suplente.

“El Congreso del Estado estará integrado por veinticuatro diputados electos según el principio de mayoría relativa, mediante el sistema de distritos electorales uninominales y ocho diputados que serán electos según el principio de representación proporcional, mediante el sistema de lista de candidatos votados en una circunscripción plurinominal.

ARTÍCULOS TRANSITORIOS.

PRIMERO. 
El presente Decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Periódico Oficial del Gobierno Constitucional del Estado de Michoacán de Ocampo.

SEGUNDO. 
Se derogan todas las disposiciones legales y reglamentarias que se opongan a la presente Ley.

TERCERO. 
El Congreso del Estado tendrá un periodo de ciento ochenta días a partir de la entrada en vigor del presente Decreto para aprobar las reformas a la legislación secundaria que resulten necesarias para su debida implementación

ATENTAMENTE:

Diputada Yarabí Ávila González
Diputada Eloísa Berber Zermeño


Diputada Adriana Campos Huirache


Diputada Rosa María De la Torre Torres


Diputada Rosalía Miranda Arévalo


Diputada Socorro de la Luz Quintana León


Diputada Xóchitl Ruiz González


Diputada Adriana Hernández Iñiguez



Diputado Raymundo Arreola Ortega



Diputado Juan Manuel Figueroa Ceja


Diputado Wilfrido Lázaro Medina


Diputado Roberto Carlos López García


Diputado Roberto Maldonado Hinojosa


Diputado Mario Armando Mendoza Guzmán

Diputado Sergio Ochoa Vázquez

Morelia, Michoacán de Ocampo, a 20 de febrero de 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Escribe un comentario sobre esta entrada: