sábado, 28 de enero de 2017

8587. YA TE HABÍA PLATICADO, QUE DE REPENTE…

Por Carlos E. Acevedo Martínez.
Escritor y Periodista.
Desde el Estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

Estimado Conra:

Ya te había platicado, que de repente me da por hacer pendejadas y me pongo a pensar, y ayer precisamente, buscando una explicación con pies y cabeza para tanta chingadera que está pasando, me puse a pensar, ¿y qué tal si somos nosotros, los más de cien millones de mexicanos de carne y hueso que no tenemos “hueso”, los que hemos vivido equivocados y realmente los políticos “gargantones”, los empresarios “caca grande” y el “supremo” gobierno tienen razón y están haciendo las cosas bien?… no me veas con esos ojos,  mekai que sigo fumando de la misma, perdón, de los mismos.

Y te pregunto Conra, porque a ti también te consta que todos los pasos que se han dado en la “era neoliberal” con los políticos del “nuevo PRI” en el gobierno (aquí no cuentan los del PAN, porque esos nomás hicieron lo que el PRI los dejó hacer… un chingo de paga), han acentuado la pobreza, la desigualdad, la injusticia, la violencia y la corrupción en este país maravilloso, pero te has preguntado acaso, ¿qué tal si “contrario sensu” a lo que nosotros pensamos, “su” proyecto de nación de estos cabrones consiste en hacernos cada vez más miserables? Si es así, habrá que reconocer que han trabajado maravillosamente, es más, se merecen “mención honorífica” y una estrellita en la frente, hay que ser justos…pero si no: “que demuestren lo contrario”.

Como no pueden demostrar lo contrario, prefieren enseñar el “cobre” y entre las medidas de “austeridad” que ha puesto en marcha el gobierno en turno, dizque para “paliar” el puto gasolinazo, está corriendo empleados a diestra y siniestra, por montones y en todas partes, sumando ya miles de despidos injustificados, pero en realidad a quienes verdaderamente afectan, golpean y hasta nulifican es a miles de familias. Familias que no hace mucho todavía depositaban su confianza y su respaldo en el gobierno; le vendieron su voto al PRI, se pusieron la camiseta del PRI, trabajaban y hasta defendían al gobierno priista (más de alguno me mentó la madre). Hoy estos millares de familias están desilusionadas, decepcionadas, desesperadas… y encabronadas.

Además, “¡se ve!, ¡se siente!”, que esas no son más que medidas efectistas, terriblemente efectistas que nada impactan en el verdadero problema y sí, por el contrario, son nocivas para la salud económica y política de la sociedad, porque la mayoría de esos miles de despedidos, van a quedar en la calle; desempleados, pobres, sin oportunidades… de un plumazo les han escamoteado el presente y el futuro de sus hijos.

No se vale Conra, ¿a poco estos mexicanos tienen la culpa del desastre político-económico-social-moral que vive el país? ¿Acaso los mexicanos somos culpables de los errores, de la incapacidad y de la corrupción gubernamental? No somos hermanitas de la caridad, pero yo creo que no… ¿entonces por qué chingaos los gobernados y no el gobierno tenemos que cargar con el peso de la crisis?

Los altos “servidores públicos”, como retóricamente se hacen llamar, ya sabes, esos que están tan altos que nunca los alcanza la “guillotina”, dan la impresión no de gobernar al país, sino simplemente de “administrar” la crisis con discursos y gasolinazos. Estos altos funcionarios públicos parecen gobernar a este cuerno de la abundancia (de fosas clandestinas) conforme al comportamiento de  los indicadores financieros. Me imagino que se despiertan no con ganas de joder a México, sino de saber cómo amanecieron las tasas de interés y el precio del dólar… ora que, si para mejorar sus “índices” económicos tienen que joder a México, ya ni modo.

Y pensar que esa bola de gandallas, esos altos “servidores públicos” son nuestros empleados, por antonomasia quienes deben servir a la población. ¿Tú conoces  alguno así? Te pregunto, porque en este país maravilloso los altos “servidores públicos” de la era neoliberal, se han olvidado por completo de la existencia de la ciudadanía, en realidad se acuerdan de los más de 100 millones de mexicanos nomás para chingarlos y tenerlos sumidos en la desesperanza, la frustración y la angustia… y así, por estar atentos a los indicadores económicos, se olvidaron por completo de los indicadores políticos y sociales.

Y déjame decirte estimado Conra, que el grueso de la población no cree en la efectividad de las medidas de “austeridad” del gobierno, porque a estas alturas la mayoría de los mexicanos “intuye” (algunos hasta apuestan) que la raíz de todos (sí, de todos y los que faltan) nuestros problemas, está en la pésima administración de los pésimos “servidores públicos” de este pésimo gobierno, que por cierto también está desatendiendo la irritación social que podría incendiar el polvorín… y en el que gobernantes y gobernados estamos  sentados, ¿edá?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Escribe un comentario sobre esta entrada: