jueves, 2 de febrero de 2017

8625. LAS PEQUEÑAS COSAS.

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

¿CUÁNDO ES EL SIGUIENTE GASOLINAZO...?

LA DEUDA

Guardo en el rincón del alma
heridas de un pasado incierto,
guardo señales del tiempo
marcas de suyo queridas;
son las huellas de tu cuerpo,
tus palabras, tu mirada, tus gestos.
Deuda..., amor..., recuerdo,
nos une tanto, amor sin tiempo,
nos une todo, tan sólo por eso.

eliseo.

Cuando a los brillantes asesores  de economía de la presidencia  se les ocurrió que con el año nuevo  la gente ni se daría cuenta del gasolinazo con que se "joderían" al país; tan sólo consideraron seguramente que el mexicano carece de capacidad de reacción más allá de las manifestaciones abanderadas por los partidos políticos. Pero además, ya se hace costumbre suponer que su capacidad de recordar las agresiones en su contra es mínima; esta es una versión muy manejada en los partidos políticos y el propio gobierno; por eso la propaganda tonta..., (para ídem...) de que el mexicano nunca se raja y es aguantador.

Con esta visión se definió que el primero de enero se incrementaría el precio del energético..., luego el 4 de febrero se anunciaría el otro gasolinazo. Así de fácil se decidió el futuro de la política de precios; pero eso si, siempre considerando que el mexicano es taaaaannn, pero tan aguantador.

Pero resulta que en esta ocasión, el parrandero, dicharachero y aguantador mexicano se les ha rebelado, y en lugar de mentar la madre y seguir con su vida, ha decidido mantener su protesta a lo largo del país sin esperar que los partidos políticos los abanderen y los manipulen. El problema es que la Secretaría de Hacienda ya lo tiene programado... el 4 de febrero originalmente se debe anunciar el siguiente alza en el precio de las gasolinas y el diesel... ¿será?

Por desgracia este es uno de los grandes errores de la presente administración, su actitud insensible ante una realidad que demanda algo menos de soberbia de parte de los gobernantes, algo menos de impunidad en sus actos, y desde luego, si no es pedir mucho, algo menos de incapacidad para no despertar sospechas de incapacidad intelectual. Por ejemplo, no es posible que un senador , como lo hizo el panista y senador Javier Lozano , ante la pregunta de si aceptaría reducir su salario a la mitad, su capacidad de respuesta solamente le dio para decir que ..., que no, que él necesita su salario, que en todo caso tendría que ponerse a robar...

¿Cuánto gana un senador al mes...?

En este momento el promedio de ingresos legales que se embolsa cada senador ronda los 200 000 pesos mensuales; unos ganan más otros un poco menos, todo depende de la comisión y el cargo que tenga en ella. Por lo que , de aceptar recortar su salario a la mitad, aun así seguiría ganado más que el propio gobernador del Distrito Federal ( o ciudad de México) quien gana 75 000 pesos, y hasta hoy no ha manifestado su necesidad de robar por lo bajo de su salario.

Por cierto, el salario mínimo da para obtener 2400 pesos mensuales; lo ganan unos 7 millones de trabajadores en el país..., ¿tendrían que robar...? pregunto , puesto que un representante del pueblo... dice que 100 000 pesos mensuales no le alcanzaría y le obligaría a robar...

Quizá esto es lo que lastima más la sensibilidad social, el desprecio con que se conducen y manifiestan los políticos que siguen viviendo en una nube de intocables, asumiendo ser de una clase especial; por eso en febrero parece que las cosas no se ven bien como para que se atrevan a repetir otra alza en los energéticos, por más que ya lo tengan programado.

Por lo pronto este domingo pasado (22 de enero, 2017) se realizaron varias marchas en Morelia; y aunque el eterno líder del PT se quiso agandallar el movimiento, por fortuna, y luego de algunas amenazas, se tuvo que ir con sus banderitas y gorras a otra parte. Esto nos da un indicador y les manda un mensaje a los "asesores" de presidencia para que escuchen la voz del pueblo encabronado...; de esta forma no se le tendrá que contestar a Peña Nieto como al rey de Francia, cuando al oír murmullos de violencia preguntó a sus ayudantes...

. ¿Es una revuelta...?
. No mi señor..., ¡es una revolución!

Nuevamente dejemos de preguntarnos por quien doblan las campanas...; doblan por nosotros.


Le abrazo con cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: