sábado, 4 de febrero de 2017

8635. EL MAESTRO LUIS VERDUZCO LÓPEZ Y EL COLECTIVO PRO ARTE RETORNARON MARAVILLADOS DE SU VIAJE A EUROPA.




Por Rafael Gomar Chávez. Filósofo y periodista. Desde MichoacánMéxico. Para Tenepal de CACCINI




El Maestro Luis Verduzco López y el Colectivo Pro Arte retornaron maravillados de su viaje a Europa

Por Rafael Gomar Chávez

--- El Colectivo realizó una residencia artística en la Casa de las Artes de Alanís de la Sierra, en Sevilla, España.

---El Colectivo ProArte está integrado por Luis Verduzco López (musicalización), Liliana Bravo (Danza), Jairo González (Artista visual, instalación), Ricardo Robles (Teatro, dramaturgia).

--- Realizaron talleres multidisciplinarios para jóvenes y niños y presentaron el performance El Cordón Rojo

La música constituye una revelación más alta que ninguna filosofía.
Ludwig van Beethoven

El maestro Luis Verduzco López es un orgullo para los zamoranos. Es el primer egresado que se tituló en la Escuela Popular de Bellas Artes de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, también es el creador del Festival de Piano Ignacio Mier Arriaga cuya primera edición se realizó en el año 2013 en nuestra ciudad, y sigue vivo, entre otros proyectos de alto impacto social que ha realizado como el de llevar música a los hospitales públicos de nuestra entidad.

El Teatro Obrero de nuestra ciudad fue el grandioso escenario en el que el Maestro Luis presentó por primera vez un recital individual: “Ensoñaciones”, eso fue el pasado 30 de septiembre del año pasado. Actualmente el Maestro Luis es el pianista y profesor de piano  de la Orquesta Escuela de Puerto Vallarta.


A principios de diciembre de 2016 el Colectivo ProArte de Morelia del que
es parte el Maestro Luis, viajó a España en donde presentaron el performance multidisciplinario “El cordón rojo” y realizaron talleres para
niños y jóvenes con actividades de música, teatro, danza y artes visuales
con niños de Alanís de la Sierra, en Sevilla.

El Colectivo ha realizado talleres similares en Morelia, Pátzcuaro, Zacapu, Jiquilpan, Santa Ana Maya, entre otras ciudades de Michoacán y de la República.      

Al regresar de Europa el 6 de enero (un gran regalo de Reyes  para sus familias), en donde el Colectivo permaneció cuatro semanas, la agenda del Maestro Luis estaba saturada y además debía de solucionar detalles para trasladarse a su nuevo hogar en Puerto Vallarta, Jalisco en donde será parte fundamental de la Orquesta Escuela de esa ciudad. Por tal motivo no fue posible realizar una entrevista personal con el Maestro Luis, por lo que realicé la entrevista vía e-mail, se las transcribo:

“Estimado y querido Rafa, es un gusto poder saludarte por este medio. Te agradezco mucho el interés de platicar sobre mi experiencia en el viejo continente y con mucho gusto responderé a tus preguntas.

Primero que nada gracias Luis por tu tiempo para esta entrevista, ¿Qué te pareció el viaje?

Viajamos a dos países, España y Francia, y puedo decir que es de las mejores experiencias que he tenido en mi vida, no sólo por el hecho de viajar sino por conocer otras culturas muy diferentes a la nuestra, costumbres, gastronomía, arte, personas, etc. El viaje duró 28 días, casi un mes, y cada día fue una aventura diferente, desde que llegue a la ciudad de México para abordar el avión, hasta mi regreso final que fue Zamora.

¿En dónde y cuándo se presentaron?
El viaje consistió en primer plano, en realizar una residencia artística en La Casa de las Artes de Alanís de la Sierra, que está a casi tres horas de Sevilla (el sur de España). La residencia tuvo una duración de 10 días y consistió en preparar un montaje con el performance El Cordón Rojo, obra creada por el Colectivo Multidisciplinario ProArt, del cual soy integrante y presentarla en la Ermita de San Juan, lugar especial que tienen en Alanís para espectáculos artísticos. Además, tuvimos la grandiosa oportunidad de ofrecer talleres multidisciplinarios a los niños de esa comunidad. Experiencia inolvidable para nosotros cuatro.


¿Cómo fue la respuesta de la gente?
Todo el trato que tuvimos en Alanís de la Sierra fue magnífico. Como era un pueblo pequeño, no más grande que Tangancícuaro (por ejemplificar), la gente ubica de inmediato a los foráneos y las miradas y murmullos eran obvios a nuestro paso. Sin embargo vivimos 10 días conociendo personas maravillosas como a Mikel, un italiano músico especialista en instrumentos medievales que se había mudado de Italia con toda su familia a Alanís hacía unos 11 años y formaron una colonia de italianos en el pueblo. O Arturo, un nuevo amigo, director de la Casa de las Artes, genial personaje que lo primero que nos dijo cuando nos vio fue: "Hola Pinches gueys!! así se saluda en México no?" Nos atacamos de risa como cinco minutos sin parar. La gente es muy diferente, pero somos de la misma especie, así que, hay compatibilidad donde quiera que estemos.

¿Hubo algo sorprendente?
Cada día me sorprendía de ver, escuchar, oler, sentir, comer, beber, algo diferente. Fue un viaje sorprendente en todos los sentidos. Te mencionaré algunos. Madrid es increíble, es la ciudad más ordenada que he conocido, limpia, monumental, con sus blancos edificios, la gente respeta todo, el metro es magnífico, la diversidad se ve en cada esquina. Siempre que esperaba el semáforo para cruzar la calle se escuchaba detrás de mí alguien hablando italiano, alemán, francés, portugués, árabe, inglés o español, fue la ciudad donde más extranjeros vi.

Pude ver la Puerta de Alcalá, el Parque del Retiro que es magnífico, el Palacio Real, el Teatro Real... pero una de las cosas que más me impactaron fue ver en vivo, el primer día que llegué, casi como una manda, El Guernica de Pablo Picasso y el Gran Masturbador de Salvador Dalí. Estuve contemplándolos como por media hora cada cuadro, es una sensación magnífica. Conocí también el Museo del Prado, tienen las pinturas más hermosas que jamás haya visto, Goya, El Greco, Rubens, El Bosco, Velázquez...

Conocí también el maravilloso Toledo, un pueblo tan bello como misterioso, uno podía sentirse en la época de las cruzadas viendo las fábricas de espadas y armaduras, los calabozos, los callejones y el frío que hacía... Sevilla es una ciudad increíble, me enamoré del Castillo de Alcázar, residencia de los antiguos reyes españoles, literalmente es un castillo. Por muy grande que lo imagine uno, es tres veces mayor. De influencia árabe, con jardines, lagos, cuartos inmensos, fuentes, realmente una maravilla.

El Maesro Luis, congelándose de frio.

Pude viajar también a París para celebrar el año nuevo. El frío más intenso que he sentido en mi vida lo experimenté ahí, por más que iba preparado, nunca se podrá comparar con el frío de Morelia o Toluca. París fue un deleite, pude visitar las tumbas de Chopin, Edith Piaff, Dumas, María Callas, Rossini, Jim Morrison y muchos más. Los cementerios son como colonias enteras, inmensos y tétricos, fríos, nublados, con árboles sin hojas y muchos cuervos, como un cuento de Allan Poe.   
                                       
Notre Dame tiene una capilla con la Virgen de Guadalupe y Juan Diego, no te das cuenta cuántos mexicanos hay en París hasta que entras a Notre Dame y los ves con la Guadalupana. Sin duda alguna el Museo de Louvre, se llevó la estancia. No tengo palabras para describir lo que sentí cuando vi frente a mí a la Venus de Milo, a la Gioconda, los ataúdes egipcios, las esculturas enormes de Mesopotamia, las pinturas del arte gótico alemán, las esculturas griegas, maravilloso realmente.

¿Cómo describirías la experiencia del viaje?
Realmente maravilloso, todos y cada uno de los momentos que estuve fuera de México me llenaron de experiencias muy gratas. Es casi imposible no comparar tu país con otros. Nosotros lo hicimos y nos dimos cuenta que México es un país maravilloso, tan rico en recursos naturales y climas que no nos damos cuenta hasta que nos encontramos fuera de él. La fruta y la verdura en París y Madrid no es lo que uno acostumbra, no hay chile por ningún lado, tortillas, la sal... no sala... el agua natural sabe a cloro, la verdura que hay es transgénica a simple vista. No se consumen tantos azúcares, las porciones de comida son pequeñas y caras. Sin embargo uno debe aprender a adaptarse en donde esté y tratar de disfrutar lo que sea que haga.

Espero te haya sido útil mi aporte. Te saludo desde mi nueva residencia, me encuentro en la ciudad de Puerto Vallarta, vine a trabajar a la Orquesta Escuela de Puerto Vallarta como pianista de la orquesta y profesor de piano en la misma. Espero poder ir a tocar a Zamora algún día con esta orquesta.

Saludos cordiales y un fuerte abrazo.”
Luis Verduzco López.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Escribe un comentario sobre esta entrada: