miércoles, 8 de febrero de 2017

8641. CIRCO 77. ESTE ROLLO SE LO PLAGIÉ A JULIO CÉSAR, EL MÁS GRANDE EMPERADOR ROMANO.

Por Carlos E. Acevedo Martínez.
Escritor y Periodista.
Desde el Estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

Estimado Conrado:

“Ante la inminencia del peligro, los hombres no acostumbrados a los trabajos y a los sacrificios, quedan consternados de tal modo, que aceptan con paciencia todo lo que se les manda”. Este rollo se lo plagié a Julio César, el más grande emperador romano.

Y lo traigo a colación, porque ya no sabe uno ni qué pinche pedo acerca del “tonito” que el Trump utilizó en la llamada telefónica con Peña Nieto, lo cierto, es que alborotó el “sospechosismo” de la nación en su presidente  porque, como dijera mi compadre José Alfredo: “aunque lo quiera yo, no sé, no puedo comprender, no me lo explico… “, pero afirmó su vocero, que la oficina de la presidencia de la república no grabó la rementoteada “charla coloquial” de Peña Nieto con Donald Trump.

Hay que ser pendejos chingao, por más “privada”, “clandestina” y “en lo oscurito” que indebidamente haya sido esa “charla”, “teraputeada” u “tete a tete” entre los personajes multimencionados (sobre todo cómo multimencionan a sus mamás), debió grabarse aunque nomás fuera para el archivo, o como en este caso, para desmentir con los pelos de la burra en la mano, que el Trump trató al presidente de México ofensivamente, porque el gobierno con sus desmentidos, nomás ha inflado las grandes dudas… segurito la Casa Blanca (la de Trump) sí la grabó, por si las dudas.

En estos conflictivos momentos hasta los compas mexicanos más necios y superficiales, que abundan, saben muy bien que este país maravilloso se encuentra seriamente amenazado con la agudización del chingo de broncas internas y externas que lo acosan. Respecto a los problemas “externos” (sigue siendo Estados Unidos el principal y el único), como de costumbre, algunos de esos problemas son inflados arbitrariamente por cabrones trastocados que por una cosa u otra, jamás han querido a nuestro país… pero siempre le han sacado a México el máximo provecho.

En este matrimonio indisoluble que tenemos con los Estados Unidos, nos ha tocado lidiar con presidentes gringos astutos, o misteriosos, o inteligentes, o disimulados, o simpáticos, o ecuánimes, o soberbios, o algunos con varias de estas características, pero el  cabrón de Trump no es más que un vulgar provocador y un  provocador vulgar, que antes de ser presidente ya insultaba a los mexicanos y a sus autoridades con cierta frecuencia, y ahora que es presidente lo hace todo el tiempo, sin que la estrategia de hacerse pendejo ante las provocaciones le haya funcionado al gobierno mexicano… por eso nuestras relaciones con los Estados Unidos han adquirido tonos “barriobajeros” y hasta trágicos, estimado Conrado.

Al cuarto para las doce y para no quedarse atrás de la ciudadanía que ya les llevaba un buen trecho de ventaja, inflamados de un gran sentimiento patriótico (¡JA!), algunas instituciones, diputados y senadores despertaron de su modorra y salieron de su perniciosa medrosidad (“culeros”, les dicen en mi pueblo), para protestar por las chingaderas y amenazas de Trump contra la integridad de la nación… y Trump sigue tan campante, desprestigiando, amenazando y puteando a los mexicanos, empezando por su presidente.

Ya en una ocasión muy parecida en que México y Estados Unidos se estaban agarrando del chongo y los gringos nos habían puesto como al perico, y aunque la orden les llegó algo tarde, pero saltó “al ruedo” con la representación de los senadores, el ex gobernador de Chiapas Patrocinio González Garrido, para decir, que “la incomprensión (de los pinches gringos) sobre otros sistemas y prácticas políticas se está haciendo proverbial. Su incomprensión de la historia que le es ajena y la negación de los valores que contienen otros sistemas, parecería negar el pluralismo político que dicen aceptar los representantes de esa nación”... lo dijo hace 31 años y como dijera mi compadre Armando Manzanero: “parece que fue ayer”.

Ya entrados en gastos, voy a plagiarme a Aldous Huxley (no puedes negar estimado Conra, que me plagio a puros chingones) quién apuntó en una conferencia: “en una colectividad que desesperadamente lucha por su subsistencia, el peligro, el gran peligro de desaparecer siempre fortalece el sentimiento de solidaridad social y precipita el entusiasmo patriótico. La vida entonces, adquiere gran sentido y significado y se vive en un elevado diapasón de intensidad emotiva”… podéis ir en paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: