jueves, 9 de febrero de 2017

8647. LAS COMUNIDADES AMENAZADAS DE MUERTE.

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Las comunidades amenazadas de muerte.

Si queremos un mundo de paz y de justicia hay que poner decididamente la inteligencia al servicio del amor. Antoine Marie Jean-Baptiste Roger.
Conde de Saint-Exupéry (1900-1944). Escritor y aviador francés, autor de 
"El principito".

Los embates de Trump contra todo lo que huela a mexicano han obligado a una reacción tardía de Peña Nieto y los partidos, que después de un largo silencio llaman a la “unidad nacional”. Hipócritas, ellos son los responsables de hundir a México en la más profunda crisis que se recuerde, ellos son los que en los hechos han traicionado a México entregando los recursos naturales a los corporativos de la muerte, ellos son  cómplices y beneficiarios de un sistema depredador inhumano.

No es un secreto que los recursos naturales del planeta están en una fase de agotamiento, específicamente, la tierra, el agua, el petróleo y otras formas de energía son en la actualidad, el objetivo de los grandes corporativos a los que sirven en realidad los gobiernos corruptos como el de México. Los traidores llaman a la unidad nacional, pero ya son pocos los que creen en sus palabras, décadas de traiciones han revelado a quienes sirven los priistas, panistas y perredistas.

El asesinato de Isidro Baldenegro, integrante del pueblo rarámuri, con larga trayectoria en defensa de los bosques de su comunidad y los del estado de Chihuahua, es uno más en la larga lista de activistas asesinados, en las últimas cuatro décadas han sido ultimados 11 líderes defensores de la sierra Tarahumara y en un mes se cumplirá el primer aniversario del asesinato de Berta Cáceres, ecologista hondureña que luchó contra los poderosos corporativos de la muerte que destruyen los ecosistemas comunitarios en su búsqueda de minerales preciosos, todo con la complicidad de los gobiernos, que cuando mucho hacen promesas de que se impartirá justicia, promesas que nunca se cumplen.

Uno de los asesinos de Berta Cáceres fue capturado en Tamaulipas, pero el sujeto es sólo un sicario, un asesino a sueldo, los autores intelectuales de los crímenes contra ecologistas están en sus elegantes oficinas de aire acondicionado.

El embate mortal de los corporativos de la muerte no es exclusivo de América Latina, en Estados Unidos los indígenas de la tribu Sioux de Standing Rock, territorio situado al oeste del río Missouri y de las Colinas Negras, que ese pueblo considera sagradas, lucha contra el poder de los corporativos y los gobiernos cómplices que construyen un oleoducto para llevar petróleo de Dakota del Sur a la zona industrial de Illinois. La movilización de la tribu ha tenido como respuesta la represión del gobernador de Dakota, Jack Dalrymple, y el arresto de 140 personas.

La invasión de las Colinas Negras por los corporativos mineros se debe a los yacimientos de oro descubiertos, a pesar de que la ley protege a los indígenas. El gobierno del entonces presidente Barack Obama fue obligado por la Suprema Corte a pagar una fuerte indemnización a la tribu, pero la comunidad no ha tocado el dinero, su demanda es que las empresas mineras se retiren de sus tierras.

A pesar de que en diciembre pasado se había acordado continuar la construcción del oleoducto en una ruta alterna, el nuevo gobierno decretó que la obra seguirá la ruta trazada originalmente, esto obligará a las comunidades afectadas a continuar su lucha, contra la constructora y contra las mineras.

En Canadá y en otros países de los cinco continentes el fenómeno se repite: se despoja a las comunidades y se les trata de compensar con un puñado de dólares, pero para las comunidades indígenas las tierras no son una mercancía, son espacios sagrados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Escribe un comentario sobre esta entrada: