jueves, 9 de febrero de 2017

8648. LA FALSA IDEA DEL TLC NORTEAMERICANO.

LAS PEQUEÑAS COSAS.

Por; Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

MEMORIAS Y NOSTALGIAS

Miro el recuerdo y lo sustraigo,
la maleta del tiempo me lo muestra,
atraigo de este tu mirada, tus labios,
para exprimirlos en mis manos.
De tu recuerdo me quedo con tu rostro,
me baño en el as de luz que irradias, me contraigo,
de la maleta del  recuerdo  te incito,
sin prisa mis manos se prodigan en las tuyas,
gloriosas renacen, son como aves
que vuelan a tu encuentro.

eliseo.

Con la guerra en contra del TLC, Trump nos muestra dos elemento penosos; es un millonario que no se ve que use la inteligencia como argumento de vida, imagínese por qué medios ha conseguido la fortuna que ostenta; y al mismo tiempo, al parecer, cuenta con asesores que odian a México al culparle de ser un ladrón de la economía norteamericana.

¡Y gobierna el país más poderoso del mundo!

Por desgracia hay una gran ignorancia en relación a los resultados reales del tratado comercial en cuestión; no hay forma de sacarle el beneficio que se supone debería existir, dado el supuesto éxito del mismo. Por desgracia no es cierto que le estamos robando mediante el superávit de 60 000 millones de dólares en balanza comercial.

Estadísticamente es cierto, el superávit con los Estados Unidos es muy grande, vamos, 60,000 mil millones de dólares son mucho dinero; pero da la casualidad que, como nos lo advirtió Joan Ginebra en su libro LA TRAMPA GLOBAL, hace al menos 17 años; las relaciones entre desiguales, regularmente generan acuerdos del mismo tipo...: desiguales.

El TLC de norteamérica está formado por la economía más grande del mundo; además de la canadiense que es de las más estables y la nuestra que es de las más inestables por su alto grado de inseguridad, amén de que en tamaño es la número 14 o 15 del mundo según se mida. Por tanto son tres muy desiguales economías, por donde se le quiera ver.

Joan Ginebra nos explica que lo que le pasa a España le pasará a México, es decir que dejará de ser un país con procesos de industrialización para pasar a ser un mero país maquilador, donde las grandes empresas acuden con sus materias primas, se instalan para armar sus productos finales, y se regresan a sus mercados internacionales a vendérselos a los consumidores.

En realidad la ganancia no se queda en el país; solamente se quedan los salarios que se pagan a trabajadores contratados por estas; las empresas se llevan las utilidades, los derechos de marca y de patentes.

Regularmente pagan pocos impuestos... ¡cuándo pagan! y de manera general reciben trato preferencial en materia ecológica, toda vez que en ocasiones se les permite contaminar más de lo justo a cambio de que generen empleos.

Con esto no afirmamos que no las queremos o necesitamos; por el contrario, pueden ser un gran apoyo cuando se establece una buena política industrial en la que se les debe incluir como elementos complementarios a una inversión nacional privada y pública. Bien venidos todos los inversionistas que generen riqueza en el país y apoyen con empleos e impuestos y políticas industriales limpias. Pero el problema no es ese.

El problema es que en realidad los 60,000 mil millones de dólares de ganancia en la balanza comercial no son de México, son de las grandes empresas transnacionales que traen sus materias primas a México, las arman aquí, las reexportan a los Estados Unidos, y se hace un registro como si fueran ventas nacionales al exterior... ¡mentira..., mentira, ese dinero es de ellos, de las grandes empresa norteamericanas que se venden a sí mismas por medio de sus filiales o sucursales!

Al final el gran ganador es la matriz de las grandes empresas, a ella se envían las utilidades por todos los derechos que esto conlleva: utilidades de operación, derechos de patente y marca. Al final, gran parte de esos 60 000 millones de dólares se van a esa matriz.

Claro, en realidad una pequeña parte de este superávit si es de empresas nacionales..., pero muy pequeña por desgracia.

Definitivamente alguien debe explicarle a Trump este aspecto, de algo serviría. Las relaciones comerciales en el TLC no han beneficiado a México en realidad; en todo caso quienes se han aprovechado de este es China, Japón y Corea del Sur. en todo caso ellos sí que se han beneficiado. En otra ocasión podremos comentar al respecto.


Le abrazo con cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Escribe un comentario sobre esta entrada: