viernes, 10 de febrero de 2017

8654. ¿LA GLOBALIZACIÓN EN CRISIS...?

LA ECONOMÍA Y USTED

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

UNA  NOCHE CUALQUIERA

Un día de tantos sin pensarlo acaso,
como las cosas que resuman la vida,
llegará tu sombra de visita alada
a acompañar mis cuitas, como entonces,
a deshora de la noche, quizá de madrugada,
pero sé que tu sombra y tu reflejo,
me verán nuevamente en tu camino,
porfiando como entonces por si acaso,
reincides y te alojas en mi lecho.
Una noche cualquiera, amor,
sin que alguien te anuncie y se sorprenda,
despertarás pensando que ha sido un sueño.
¡Cosas de la nostalgia y la esperanza,
de eso que llaman amor!

eliseo.

Hace unos 17 años cuando la tendencia a la globalización era una auténtica calentura intelectual en los centros universitarios, explicaba en mi cátedra que necesitábamos distinguir adecuadamente lo que es la globalización de las grandes empresas y la regionalización que se desarrollaba geoestratégicamente en 4 grandes regiones políticas: América, continente controlado por los intereses del gobierno de los Estados Unidos; Asia, con un eje  de control entre Rusia, Japón y China; Europa y África, controlados por los intereses de los gobiernos de Alemania, Inglaterra y Francia; y un gran centro de guerra en que coinciden todos los intereses del mundo: El Medio Oriente como la cuarta región, asentamiento del petróleo que necesita el mundo, y que vive en constante agresión de las otras tres regiones, que se disputan su control para explotar sus recursos energéticos.

Esto, expliqué tanto a alumnos de licenciatura como de postgrado, se manifiesta claramente al ver como las grandes empresas transnacionales se extienden hasta el rincón más alejado del mercado, es decir hasta donde se encuentre un cliente potencial, ellas son ampliamente globales: BIMBO, CEMEX, COCA-COLA, PEPSI, WAL-MART, McDONALD, etcétera, y se puede afirmar que han sido las grandes ganadoras de este fenómeno globalizador porque lo que ha sucedido con ello es que se les ha abierto el camino de manera indiscriminada para aprovechar las bondades del mercado libre, que los tiene de suyo; no hay que reñirle lo bueno, de hecho el mejor mercado es el que cuenta con suficiente movilidad y diversidad, sólo que en su mayoría esta figura necesita de una intervención básica de políticas públicas que le acoten y eviten su prostitución, tan tentador cuando se pone  en juego el factor dinero.

En esto, los menos beneficiados son las personas comunes y corrientes y los pequeños y micro negocios, regularmente hay poco para ellos; la globalización nunca les ha dado los premios prometidos (Ya ve usted cuántas promesas hizo Peña Nieto en aras de globalizar y privatizar la industria petrolera, hoy esta gente paga más por lo mismo, y seguirán empeorando las cosas, se lo informo).

Hoy la regionalización se manifiesta de manera grosera, la guerra en el Medio Oriente no cesa, todos quieren el petróleo, el uso de las armas se mantiene o crece; en Asia las cosas se agudizan por los intereses regionales de Japón que chocan con los de China, sabemos que el gigante asiático es el ejército más numeroso y de los mejor armados del mundo; es más, en este momento se duda que los Estados Unidos y Rusia se atrevan a confrontarle bélicamente; nadie puede poner un ejército más numeroso que los chinos; ni que decir de su armamento, sofisticado al extremo.

Obviamente que otra demostración de la regionalización es lo que sucede con Europa, ante el control que ejerce Alemania, ya ve usted como Inglaterra ha decidido decirle adiós a la tendencia concentradora con la votación llamada BREXIT,  mediante la que prefieren no seguir dentro de la Unión Europea.

Claro que la parte más patética del fracaso de la globalización lo representa la llegada al poder del neo-nazi Donald Trump, con él se manifiestan millones de lastimados con desempleo y empobrecimiento que va dejando el sistema económico que cada vez es menos solidario con las personas, tengan la preparación que tengan; es decir que no se trata niveles de preparación, simplemente al sistema le sobran personas que no tienen lugar en los puestos de trabajo generados... tenga la preparación que tenga. Con esto se termina el argumento histórico del discurso paterno que promueve la idea de que la mejor herencia que se les puede dejar a los hijos es una buena educación.

En sí misma la educación es un valor por encima de los apetitos de los mercados, lo sabemos, pero para el mercado eso ha dejado de ser un pasaporte al éxito; eso no es más, y la regionalización y la globalización se han encargado de manifestarlo.

No nos engañemos, las empresas grandes son las  ganadoras de la globalización, el resto recibe migajas, que en ocasiones no alcanzan; mientras que la regionalización es una política geo-estratégica mediante la que las grandes potencias se han repartido el mundo...; vamos, siempre ha sido así, solamente hay cambio en quien gana y quien pierde. Sólo eso.


Le abrazo con cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Escribe un comentario sobre esta entrada: