domingo, 12 de febrero de 2017

8665. EL PREMIO NOBEL DE ECONOMÍA AMARTYA SAN, Y SU VISIÓN DEL DESARROLLO EN EL SIGLO XXI.

Por el Lic. Washington Daniel Gorosito Pérez.
Sociólogo, docente universitario, Investigador y poeta.
Desde el Estado de Guanajuato. México. Para
Tenepal de CACCINI
                                                            
EL PREMIO NOBEL DE ECONOMÍA AMARTYA SAN, Y SU VISIÓN DEL DESARROLLO EN EL SIGLO XXI.

El economista y filósofo, Profesor de la Universidad de Harvard, Amartya Kumar Sen, ha llevado a cabo una reflexión  sobre la Teoría del Desarrollo. La misma está inspirada en sus modelos y acciones experimentadas a lo largo del siglo XX.

De ahí que el economista indio sostiene que no existe una sola teoría sobre el desarrollo. Tomó como argumento en el inicio de su reflexión, dos concepciones que defienden planteamientos distintos.

Por un lado “GALA”, que significa: “Saldremos adelante con una ayudita de los amigos”, la otra es “BLAST”, “sangre, sudor y lágrimas”. Ambas conducen al mismo resultado pero por diferentes caminos.

Si la primera (GALA) va por vía de la cooperación e intersección de los mercados para poder lograr el tan ansiado desarrollo; la segunda (BLAST), insiste en el sacrificio y la instauración de las condiciones a los efectos de crear situaciones idóneas para la promoción del individuo y la sociedad, como son la atención a la salud y la educación.

El Premio Nobel de Economía 1988, sostiene que toda política de desarrollo debería tomar en cuenta la garantía de bienestar del individuo, la mejora de la calidad de vida, la igualdad de género, incluso considera también al equilibrio demográfico.

En otra aproximación al desarrollo, el economista, explica que considera como lo más importante el preservar los derechos humanos y fomentar la libertad dentro de la sociedad, como impulso del desarrollo. El economista que ha sido reconocido por sus contribuciones a las económicas del bienestar, la teoría del desarrollo humano, los mecanismos y las fuentes de la pobreza y la desigualdad de género, considera que en los sistemas democráticos hay tres elementos que son determinantes en la ecuación del desarrollo.

 Esos elementos claves para llegar al desarrollo son: la calidad de vida, el alto grado de productividad y la garantía de la libertad. Mientras que al contrario, en algunos regímenes autoritarios como China, Corea del Sur o Singapur, el alto crecimiento económico no se traduce en prosperidad para la mayor parte de sus habitantes.

Esta situación revela el conflicto existente en algunos países entre los derechos políticos y la preocupación por el crecimiento económico. En un país con una tradición democrática arraigada, los ciudadanos están más preparados para hacer frente a los desastres y crisis debido al derecho de control de los dirigentes y la libertad de participación en los debates sobre las cuestiones cruciales que afectan a la comunidad.

El preservar el capital humano es la condición imprescindible para conseguir un verdadero desarrollo debido a la regeneración de recursos y beneficios que fomentan el consumo y mejorar el bienestar.

De ahí que el economista- filósofo lanza una advertencia contra la tendencia de establecer una relación directa entre el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) per cápita y la aspiración del individuo a más derechos. En este caso sería oportuno referirse a los informes de las organizaciones internacionales como las propias Naciones Unidas, sobre la medición de la calidad de vida, como es el Índice de Desarrollo Humano (IDH).

Amartya Sen considera que la concepción del desarrollo debería abarcar todos los elementos que favorezcan la protección de las libertades individuales, la cooperación, la participación efectiva en la toma de decisiones, la libertad de elección lejos de toda acción coercitiva. De ahí que el desarrollo prospera en tales condiciones. Como alguna vez dijera Amartya Sen: “el desarrollo es más que un número”; recordemos cuando se le preguntó al escritor argentino Jorge Luis Borges en 1976, ¿Qué era para él la democracia? Contestó: “Para mí la democracia es un abuso de la estadística”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: