miércoles, 15 de febrero de 2017

8677. ¿QUÉ PASÓ CON LA MARCHA CONTRA TRUMP...?

LA ECONOMÍA Y USTED

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

¿QUÉ NOS PASÓ...?

A lo lejos y muy quedo,
el rasgueo de una guitarra gime,
se agiganta su lamento, se sublima,
es la nostalgia de un corazón triste.
Hijas de la luz y la nostalgia,
cada una de sus quejas se acentúan,
guitarra, voz de mi alma,
lloras y crees que cantas;
lloro, y finjo que eres tú.

eliseo.

La guerra de información y desinformación que rodeó a la convocatoria doble para realizar el día de ayer domingo 12 de febrero la marcha a nivel nacional en, supuestamente contra Trump, terminó como se sospechaba..., en una contradicción emocional de quienes asistieron a ella; no así de quienes la convocaron. 

Según la prensa, la cifra de asistentes a la marcha en la ciudad de México fue de entre 15 000 y 20 000 personas; mientras que a nivel nacional mejor ni se comenta que en algunos lugares apenas se reunieron los convocantes y su familia. Esto que podría ser anecdótico y para uso de chistes de cualquier gusto, es algo preocupante y penoso que merece ser tomado en cuenta.

¿Qué lecturas tiene el que apenas una reducida cantidad de personas se manifestara en contra del presidente Trump?

Por desgracia, muestra entre otras cosas, que los mexicanos están decepcionados de no ser representados por otro tipo de personas en lugar de Peña Nieto y su familia y amigos; recordemos que la presidencia ha sido usada como agencia de colocación para el presidente, su familia y amigos; se asustaría o se molestaría usted si viera la lista de plazas que ocupan estas distinguidas personas y sus muy generosos sueldos

Pero la decepción, por desgracia se hace groseramente molesta al ver como estos personajes lastiman a la economía nacional y el de por si lastimado estado de ánimo del mexicano promedio. No es posible que sigan haciendo tantas tonterías y piensen que somos tan, pero tan tontos que saldremos a las calles a manifestarles alegría y orgullo de ser administrados por ellos; sólo ve usted cómo se comporta el secretario de relaciones exteriores, el de educación, al que le ponen públicos de niños para decir discursos muy propios de un aprendiz de oratoria; o el de energía que presume que ya casi terminan de vender todos los recursos petroleros; o qué le parece el del IMSS, que se encarga de ir privatizando las funciones y obligaciones de la medicina pública..., y ni que decir de sobrinos y primos de Peña Nieto colocados discretamente en sub-secretarías.

¿Con todo esto... quién carajos va a salir a marchar en apoyo semejantes personas, vividores de un sistema corrupto y pestilente a un extraño olor a impunidad?

No nos engañemos, la corrupción interna hace imposible que veamos la posibilidad de ver una sociedad unida en una causa nacional, por desgracia antes que Trump está la debacle de este gobierno; no olvidemos que de suyo les da por esconder y negar la realidad  de sus errores culpando siempre a los factores externos. Por increíble que parezca, en lugar de ejercer su obligación con el país, Peña Nieto y sus empleados se encuentran atareados tratando de culpar de todo al nazi presidente de los Estados Unidos. Situación que, sin ser totalmente falsa, no es totalmente cierta.

Efectivamente, la marcha de ayer y la violencia que se manifestó entre los que marcharon, cuando algunos quisieron echarle porras a Peña Nieto, que fue puesto en la picota de la ignominia como el peor presidente de la historia, blasón vergonzoso que le acompañará el resto de su vida, por más que se le quiera proteger con esa cosa horrible llamada ignominia e impunidad; nos dijo lo que piensa el país de alguna forma de sus autoridades... ¡que les detesta y no le representan!

Sin duda el nazi de la casa blanca tendrá que entregar cuentas a sus gobernados; y aunque parezca mentira, le irá peor a él con los suyos que a Peña Nito con sus autoridades; me duele reconocerlo, pero mientras este tipejo torpe tendiente a grosero, si puede ser castigado hasta con quitarle la presidencia por los jueces, o el senado; en México, por el contrario, si alguien se atreve a criticar a Peña Nieto puede decirse que ha firmado su sentencia de libertad, despido o incluso muerte. 

Por eso la marcha de ayer domingo dejó bien claro que Trump nos duele en este momento por sus políticas groseras; pero Peña Nieto ha traicionado a México con sus actos, y eso, por donde se le vea es peor.

¡Quizás si la marcha se hace en contra de Peña Nieto hubiera sido multitudinaria... obvio, meras sospechas... creo!

Dejemos de engañarnos; nadie respeta a quien no se tiene respeto a sí mismo, y este país se falta a si mismo desde 1988 en que se fraguó uno de tantos fraudes en que nos hemos especializado posteriormente; y Peña Nieto es un digno heredero de este sistema... no nos engañemos.

Desde luego usted tendrá su opinión al respecto.

Le abrazo con cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: