jueves, 16 de febrero de 2017

8684. DEMANDEMOS FRENAR LA FASCISTA LEY DE SEGURIDAD INTERIOR QUE PRETENDE IMPONER LA NEFASTA PARTIDOCRACIA.

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Demandemos frenar la fascista ley de seguridad interior que pretende imponer la nefasta partidocracia.


Los que niegan la libertad a los demás no se la merecen ellos mismos.
Abraham Lincoln (1809-1805)
Sexto presidente de Estados Unidos.

Mexicanos trashumantes.

¡Mexicanos trashumantes, uníos! En la Rayuela de LaJornada se lee: “Producen tristeza las declaraciones de los repatriados. Si no los dejan en Estados Unidos, probarán en Canadá”, ¿por qué tristeza? Sí, muchos de ellos huyen de nuestro país, (algunos de estas personas podrían calificarse como “cobardes”, pero no saben quienes así los califican las circunstancias de esos seres) otros  buscan  refugio, pero muchos más son espíritus vagabundos, aventureros, rebeldes, viajeros, ¿por qué no? Los jóvenes no quieren permanecer estacionados en un lugar durante mucho tiempo, en poco tiempo los jóvenes comenzarán a viajar a otros planetas, ¡no hay límite para el espíritu aventurero de los jóvenes! ¡Ellos romperán los muros y desvanecerán las fronteras!

1.-Por cierto, ¡jóvenes, está en juego su libertad! ¡La partidocracia corrupta quiere aprobar al vapor la ley de seguridad interior, una real amenaza a las libertades civiles! ¡Di No a la ley de Seguridad Interior! Infórmate, y utiliza  todos los medios a tu alcance para difundir la información relacionada con este tema.

La partidocracia (PRI, PAN, PRD, y el resto de los partidos, menos Morena)  quiere imponer esa ley casi en la clandestinidad. En la nota principal de LaJornada (foto), se informa que organizaciones civiles demandaron a los corruptos legisladores y sus partidos políticos frenar la imposición de esa ley, una ley que atenta contra las libertades civiles; UNA VEZ MÁS SE COMPRUEBA QUE LOS PARTIDOS POLÍTICOS SIRVEN A UNA MAFIA, NO A LOS CIUDADANOS.

La nota de  LaJornada de ayer debería de hacernos reflexionar y apoyar la demanda de las organizaciones civiles mencionadas. En la parte medular la nota señala: “Organizaciones de la sociedad civil y defensoras de derechos humanos, así como miembros de la academia, hicieron un llamado urgente al Congreso de la Unión para detener las iniciativas sobre la ley de seguridad interior, y buscar medidas no militarizadas al problema de seguridad pública que vive el país.

Además, reprocharon duramente la actuación del Legislativo por llevar a cabo un proceso opaco, acelerado y cerrado a la participación social, con tal de aprobar lo más pronto posible dicha ley, que es exigida por las fuerzas armadas”.

Entre otras, la demanda está firmada por las siguientes organizaciones: Amnistía Internacional, Fundar, la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (Cmdpdh), la Fundación para la Justicia y Estado Democrático de Derecho, el Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia (Imdhd) y los centros de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria y Miguel Agustín Pro Juárez, así como el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

El peligro para los derechos humanos es alto, en  especial en un país en  donde prevalece un pestilente pacto de impunidad que partidocracia y gobierno  mantienen. Imponer la ley significa que  se  normaliza, “se legaliza” la guerra contra las drogas, el ejército en las calles  y la guerra contra todo lo que atente contra el Estado, ASÍ  SEAN  CIUDADANOS QUE PROTESTAN, en fin, imponer esa la ley es imponer la  cultura  de la  muerte. 

La nota informa que Alejandro Madrazo, “académico del CIDE, citó que de acuerdo con un análisis de los enfrentamientos en los que participaron las fuerzas castrenses, el índice de letalidad es extraordinariamente elevado, pues no existen heridos, solamente se reportan muertos. Dijo que los enfrentamientos donde se registraron bajas mortales representaron 37 por ciento, pero que sólo estos eventos aportan 90 por ciento de las muertes.

Santiago Aguirre, subdirector del Centro Pro, señaló que la aprobación de una ley bajo las iniciativas presentes no sólo sería inconstitucional, sino también iría en contra de los tratados y convenciones internacionales firmados por México en materia de derechos humanos.

Mientras, Édgar Cortez, del Imdhd, recordó las 30 recomendaciones que organismos internacionales han hecho a México sobre este tipo de casos, y demandó que se inicie un proceso para que el Ejército regrese a sus cuarteles.
Por su parte, José Antonio Guevara, de la Cmdpdh, dijo que una iniciativa de este tipo puede convertirse en una herramienta más para la impunidad y violaciones a los derechos humanos, y que varios casos donde los militares han sido denunciados e identificados como perpetradores de tortura, homicidio, desaparición forzada y violencia sexual permanecen en la impunidad”.

Leer esa información nos obliga a actuar urgentemente para frenar a la ley, pero también a crear conciencia para votar contra la nefasta partidocracia en  las próximas elecciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: