sábado, 18 de febrero de 2017

8694. VIOLENCIA EN LA VIDA DE 70% DE LOS NIÑOS MEXICANOS.

Reporte Z 

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Violencia en la vida de 70% de los niños mexicanos.


Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños.
Gibrán Khalil (1873-1931)
Poeta libanés.


No sólo se trata del belicoso himno nacional (¡Mexicanos al grito de guerra…!) con el que se adoctrina a los niños mexicanos desde su más tierna infancia, no sólo son las horas y horas de exposición de la gran mayoría de los infantes a películas violentas,  es que la violencia está en el ambiente, se puede percibir. Ayer fui a la tienda de abarrotes de la esquina, había varias personas antes que yo así  que me puse en la fila, de repente entró un joven con gesto de furia y se adelantó a todos abriéndose paso a codazos, me empujó, pagó una bebida que había tomado y salió con  la misma determinación con la que entró. Nadie dijimos nada, el joven tenía los ojos inyectados de odio,  ¿para qué enfrentar a un energúmeno dispuesto a soltar golpes  a la primera oportunidad?

Dos terceras partes de los niños mexicanos viven en entornos y con personas violentas:    44 % de ellos sufre castigos físicos y más del 50% sufren agresiones psicológicas; sólo un grupo privilegiado de infantes 31 % vive sin violencia; ¿quiénes serán esos niños privilegiados?

Los privilegios no son sólo vivir en un hogar en donde se les respeta (sólo 35 % de los niños tienen tres libros infantiles o más), pero uno de los datos más preocupantes se refiere a que casi 60 % de adolescentes (de entre 15 y 19 años) sexualmente activas no utilizan ningún método anticonceptivo por lo que cada año se registran 35 mil alumbramientos de madres adolescentes. ¿Qué les espera a esos niños hijos de madres y padres sin la madurez necesaria para ejercer como tales?

No hay datos acerca de una de las formas más frecuentes de violencia, la violencia sexual, pero sabemos que asociada a la violencia física está el abuso sexual, en  especial en las niñas, víctimas con mucha frecuencia  de  personas cercanas.

Hace muchos años la infancia se podía definir por la palabra “libertad”, ¡fuimos privilegiados!  No teníamos televisores que nos adoctrinaran hora tras hora, ni clases especiales, ni psicólogos o psiquiatras, unas buenas nalgadas era más que suficiente para aprender las normas del hogar; sin reloj ni tablet o teléfonos celulares, nuestra madre no podía localizarnos fácilmente así que después de la escuela nos escapábamos a las parcelas.

¡La libertad plena!
Lo único malo era al regresar a la casa, al anochecer, con mamá furiosa y la chancla o el palo listo para castigar al rebelde.

Hoy la palabra que define la infancia es miedo, inseguridad, todo provocado por la violencia que padecemos no sólo a nivel municipio, o país, sino a nivel planetario.

Recuperar la paz  perdida debe comenzar por el hogar,  es en la familia en donde se construye un mundo de paz o un mundo de violencia, es verdad, el paso previo es el corazón del hombre, sin paz en su interior el ser humano seguirá en guerra. Es preciso decir que todo atenta contra la paz, la guerra ha sido una constante  a lo largo  de la historia de la humanidad, de tal modo que la violencia se ha inoculado en nuestros genes, en  nuestra sangre, por eso es tan difícil erradicarla totalmente.

En el hombre habita un lobo y un pacífico french poodle, ¿quién ganará?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Escribe un comentario sobre esta entrada: