sábado, 18 de febrero de 2017

8697. LAS ABEJAS Y EL SER HUMANO.

Por EVERILDO GONZÁLEZ ÁLVAREZ.
Ambientalista, periodista y escritor.
Desde Michoacán. México. Para
Tenepal de CACCINI

SEGUNDA PARTE

Vamos a seguir conociendo de las abejas. Los zánganos no son más que 100 contra 70.000 que pueden llegar a ser las obreras, son redondos, gordos y peludos. No son capaces de alimentarse solos, por lo que las obreras se encargan de darles de comer; además carecen de aguijón por lo que ni siquiera sirven para proteger la colmena. Su único trabajo es fecundar a la reina, y algunos ni siquiera lo consiguen. Además, una vez que lo han hecho, la reina los destripa; aquellos que consiguen salir con vida de la colmena perecen irremediablemente. Si intentan regresar, son echados por las guardianas ya que se los considera inútiles bocas que alimentar.

Por camada, son varias las larvas que podrían convertirse en reinas; sin embargo sólo una lo conseguirá. La primera abeja real que nace tiene como misión matar al resto; en otras palabras, eliminar a la competencia. En el caso de que dos abejas reinas nazcan al mismo tiempo, comenzará una lucha a muerte. A los seis días, la que haya salido victoriosa emprenderá un único vuelo nupcial, en el que será fecundada por alrededor de diez zánganos y después regresará a la colmena. Desde ese momento, su tarea será poner huevos durante toda su vida, la cual dura entre 4 y 5 años. Cabe señalar que la reina es la única abeja que posee capacidad reproductiva. Además, es la encargada de segregar una sustancia química que recibe el nombre de feromona, que, al ser lamida por el resto de las abejas les transmite la información necesaria para conocer cómo debe organizarse el trabajo de la colmena.

Las abejas son las señoras de la polinización. Según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, hay 100 especies de cultivos que proporcionan el 90% de los alimentos que consumimos en todo el mundo, y 71 de ellos los polinizan las abejas. Sólo en Europa, el 84% de las especies de cultivo y más de 4.000 variedades vegetales existen gracias ellas.

Si no haya abejas para desarrollar esta tarea de polinización, las plantas no se reproducen y se inicia una reacción en cadena: sin plantas no hay comida para los animales que se alimentan de vegetales ni para quienes se alimentan de ellos: animales carnívoros y humanos. Si las abejas desaparecen, tendremos un problema serio porque los intentos de polinizar a mano de los que  se han realizado cientos de pruebas, de dan resultados anecdóticos.

Durante décadas no hemos prestado atención a la biodiversidad. La tala indiscriminada de bosques, la caza y la industrialización han provocado la desaparición de cientos de especies y son algunas de las razones del calentamiento global. Las abejas entran en este proceso junto a otras plantas y animales.

La pérdida de competitividad de la miel producida en Europa frente a productos asiáticos más baratos han llevado a muchos apicultores a abandonar su negocio, no sin antes hacer correr la alarma. Esto se suma a la sequía y el uso de fertilizantes nocivos para explicar la práctica desaparición de las abejas en determinadas áreas del planeta.

                                            DATOS ASOMBROSOS DE LAS ABEJAS

1. Las abejas viven en sofisticadas sociedades organizadas jerárquicamente y cada una cumple una función vital para la colonia. De hecho, las tareas se asignan por edades. Con pocos días de vida, una abeja se dedica a limpiar las celdas de la colmena. Luego, se requiere que alimenten a las larvas. Una abeja con alrededor de 15 días de vida produce cera, transporta alimento y otras funciones similares. Cuando tienen 20 días de edad las abejas pueden convertirse en guardianas de la colmena. A los 40 días, aproximadamente, ya recogen néctar, polen y agua, así como también polinizan plantas.

2. No siempre mueren al clavar su aguijón: Aunque es popularmente conocido que si una abeja te pica es muy probable que muera en el intento, pueden picar a otros insectos o plantas sin necesariamente perder el aguijón y la vida.

3-. Sus métodos de comunicación son inteligentes: Una abeja puede comunicarle al resto de la colonia la ubicación de una fuente de alimento mediante una danza en el aire. Son insectos tan inteligentes que los científicos han descubierto que saben que la Tierra es redonda y pueden revelar datos complejos como ángulos a sus congéneres.

4. Una sola colonia de abejas puede elaborar alrededor de 27 kilos de miel. De hecho, es mucho más de lo que necesitan para alimentarse durante el invierno. Otro dato curioso es que para producir sólo medio kilo de miel, las abejas de una colmena deberán visitar más de dos millones de flores.

5. Sin embargo, pueden generar calor al hacer vibrar su cuerpo. Por otro lado, si una abeja se encuentra bajo la lluvia o en un clima frío, rápidamente pierde su capacidad de moverse. La temperatura de una colmena suele ser de 36°C.

6. Las abejas toman néctar de las flores y lo mezclan con enzimas de glándulas en su boca. Esta nueva sustancia se almacena en celdas hasta que se reduce el contenido de agua a un 17 por ciento. Una vez que esto ocurre, las abejas cubren la celda con un sello de cera hasta que la necesitan para alimentarse.

7. Una abeja reina puede vivir hasta cinco años: Cuando la colmena se vuelve demasiado poblada, la abeja reina puede elegir depositar nuevas larvas de abeja reina y abandonar la colonia para crear una nueva en otra región. Las larvas de abeja reina deberán también elegir si quedarse a gobernar la colmena en la que nacen y matar a sus hermanas, o abandonar su hogar natal para formar una nueva sociedad.

CONTINUARÁ
RECUERDE QUE LEER ES SABER, ES CONOCER, ES APRENDER.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: