domingo, 19 de febrero de 2017

8699. LAS ABEJAS Y EL SER HUMANO.

Por EVERILDO GONZÁLEZ ÁLVAREZ.
Ambientalista, periodista y escritor.
Desde Michoacán. México. Para
Tenepal de CACCINI

TERCERA PARTE
 
Si la abeja desapareciera del planeta, al hombre solo le quedarían 4 años de vida. Esta frase, atribuida por el cine a Albert Einstein, puede parecer excesiva, pero es una impactante manera de situar a este animal en el importante lugar que ocupa para la especie humana. Ahora, el planeta debe lamentar una peligrosa amenaza: las abejas son ya una especie en peligro.

En 1988 había un total de 5 millones de colmenas en Estados Unidos, pero en 2015 pasaron a quedar sólo la mitad, aproximadamente unos 2,5 millones. Murieron el 42,1% de las colonias.

Es por eso que el Servicio de Pesca y Vida Salvaje del país norteamericano ha incluido por primera vez a este animal como especie en peligro; concretamente a siete especies que contarán con una protección especial en virtud de la Ley de Especies en Peligro.

Entre los motivos de la reducción de la población de abejas está la reducción de su hábitat, los incendios, las especies exógenas, los pesticidas y la pérdida de diversidad genética.

La población de abejas está disminuyendo en todo el mundo, pero este año será más aguda, apunta Pau Bars, secretario de la Asociación de Apicultores de Catalunya. Según su punto de vista, esta crisis se debe al cambio climático, que desorienta a las abejas. Estos animales tienen los ciclos climáticos muy marcados, y si varían como ahora, eso las trastoca.

Si las abejas desaparecen, con ellas se irían multitud de plantas que dependen de ellas y detrás, asolados por el hambre, probablemente los seres humanos.

Un problema grave lo es el hecho de que las avispas asiáticas se están esparciendo en varias partes del Planeta, principalmente en Europa y se menciona que de seguir la invasión, las abejas podrían desaparecer en algunos 4 años, esto en aquellas regiones. Además de haber llegado en masa, las avispas parecen especialmente agresivas hasta el punto de que las abejas tradicionales no se atreven a salir del nido por si son atacadas y citan incluso el caso de un grupo de avispas que se comieron el cadáver entero de un jabalí en sólo 3 días.

Hace unos días en ese hermoso lago de Camécuaro, los niños se divertían encerrando en botellas a las abejas, ya es tiempo de ir creando conciencia, debemos dar a conocer lo que son esos pequeños insectos, de su importancia para el ser humano, si no se les molesta nada hacen, pero si se les agrede responden y su picadura duele. Cuidémoslas, son muchos los beneficios que nos proporcionan, lo único que ellas quieren es que no las molestemos y las dejemos trabajar.

RESPETEMOS LAS OTRAS DOS FORMAS DE VIDA, LA VEGETAL Y LA ANIMAL.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Escribe un comentario sobre esta entrada: