lunes, 20 de febrero de 2017

8700. APESTA.

Por el Sr. López.
Periodista crítico.
Desde el Estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

Apesta.
A veces pasa que por contemplarse de más el ombligo, acaba uno pensando que es el centro del universo. Así en la política como en los movimientos sociales, no todo fuera de México es Cuautitlán, ni México ni el Pejehová son noticia mundial sino raramente  (México sí, últimamente, gracias al tal Trump).

En cuanto a movimientos sociales acá ha pasado desapercibida una cosa que se llama ‘Movimientos Populares’, organizada y promovida por la iglesia católica, que realizó en Roma su tercer encuentro mundial en noviembre pasado, convocado por el nuevo ‘Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral del Vaticano’, presidido por el cardenal Peter Turkson.

En ese encuentro mundial se dijo: “los descartados del sistema, hombres y mujeres, reunidos en este III Encuentro Mundial de Movimientos Populares ratificamos que la causa común y estructural de la crisis socioambiental es la tiranía del dinero, es decir, el sistema capitalista imperante y una ideología que no respeta la dignidad humana. Somos acreedores de una deuda histórica, social, económica, política y ambiental que debe ser saldada”.

Y por ahí se va… note lo de la ‘tiranía del dinero’ equivalente al sistema capitalista imperante, ideología que no respeta la dignidad humana. Dicho por alguien como el Pejehová, por alguno de los Chuchos o por cualquiera de los redentores oficiales de México, no pasa del discurso; pero respaldado por el Papa, por este Papa, la cosa cambia.

Resulta que por pura casualidad (!), se hizo en Modesto, California del 16 al 19 de este febrero, el Primer Encuentro regional de Movimientos Populares de Estados Unidos que, en sus propios documentos dice: “(…) continúa con la lucha por los sagrados derechos a Tierra, Techo y Trabajo (las 3T) e incorpora los ejes temáticos de Migraciones y Racismo (…) y que expresa la voluntad del papa Francisco de querer una Iglesia cercana ‘a todos los sectores de nuestra sociedad’”.

Si en su momento fueron perseguidos los jerarcas católicos que se preocuparon por los débiles y desposeídos, si se le hizo fuchi a la ‘Iglesia de los Pobres’, si Roma era equivalente a extrema derecha y (en tiempos de Juan Pablo II), aliada incondicional del neoliberalismo del Reagan y la Thatcher, parece que ya se les acabó.

Y tan la cosa tiene el apoyo del Papa, que les envió un mensaje, del que a continuación cito -literalmente- algunas de sus partes, tomadas del boletín oficial de la Oficina de Prensa de la Santa Sede:

“Mensaje del Papa al Encuentro de los Movimientos Populares en California, 17.02.2017

Queridos Hermanos:

Quisiera, ante todo, felicitarlos por el esfuerzo de reproducir a nivel nacional el trabajo que vienen desarrollando en los Encuentros Mundiales de Movimientos Populares. (…) Hace pocos meses en Roma, hemos hablado de los muros y del miedo; de los puentes y el amor. No quiero repetirme: estos temas desafían nuestros valores más profundos. (…) Sabemos (los papas hablan en plural, plural mayestático) que ninguno de estos males comenzó ayer. Hace tiempo enfrentamos la crisis del paradigma imperante, un sistema que causa enormes sufrimientos a la familia humana, atacando al mismo tiempo la dignidad de las personas y nuestra Casa Común para sostener la tiranía invisible del Dinero (mayúscula papal) que sólo garantiza los privilegios de unos pocos. “La humanidad vive un giro histórico” (…)

Las heridas que provoca el sistema económico que tiene al centro al dios dinero y que en ocasiones actúa con la brutalidad de los ladrones de la parábola, han sido criminalmente desatendidas. En la sociedad globalizada, existe un estilo elegante de mirar para otro lado que se practica recurrentemente: bajo el ropaje de lo políticamente correcto o las modas ideológicas, se mira al que sufre sin tocarlo, se lo televisa en directo, incluso se adopta un discurso en apariencia tolerante y repleto de eufemismos, pero no se hace nada sistemático para sanar las heridas sociales ni enfrentar las estructuras que dejan a tantos hermanos tirados en el camino. Esta actitud hipócrita (…) manifiesta la ausencia de una verdadera conversión y un verdadero compromiso con la humanidad.

(…) Ningún pueblo es criminal y ninguna religión es terrorista. No existe el terrorismo cristiano, no existe el terrorismo judío y no existe el terrorismo islámico. No existe (…) ningún pueblo es criminal o narcotraficante o violento (derecha la flecha).

(…) hay personas fundamentalistas y violentas en todos los pueblos y religiones (y) se fortalecen con las generalizaciones intolerantes, se alimentan del odio y la xenofobia (¡ojalá entendiera el Trump!).

(…) Se trata de una estafa moral que, tarde o temprano, queda al descubierto, como un espejismo que se disipa. Los heridos están ahí, son una realidad. El desempleo es real, la violencia es real, la corrupción es real, la crisis de identidad es real, el vaciamiento de las democracias es real. La gangrena de un sistema no se puede maquillar eternamente porque tarde o temprano el hedor se siente”.

La tiranía de las dos cuartillas (6 mil caracteres con espacios), impide al del teclado copiar completo el documento, pero quédese con esto nada más. No está fuera de contexto ni se copió lo que trae agua a nuestro molino.

Sin estridencias el Papa mueve sus piezas y organiza en territorio Trump este encuentro, para dejar muy claro que no la van a tener tan fácil los que actualmente controlan la Casa Blanca, y que está muy claro lo que se debe combatir: la tiranía del dinero, el discurso en apariencia tolerante y repleto de eufemismos, la actitud hipócrita, las etiquetas a pueblos, religiones y razas, el odio y la xenofobia, la gangrena de un sistema…

En una carta el Papa ha resumido lo que tiene Trump enredado debajo de su casco de pelos teñidos, pero, mejor aún, ha señalado a toda una contracultura que amenaza a toda la especie humana: el maldito culto al dinero, la apariencia que intenta maquillar todo y que tarde o temprano no se puede ocultar más, porque es gangrena y apesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Escribe un comentario sobre esta entrada: