lunes, 20 de febrero de 2017

8703. EL FIN DEL MUNDO SAGRADO.

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán
México. Para
Tenepal de CACCINI

El Fin del Mundo Sagrado.


“¿No oísteis hablar de aquel loco que en pleno día corría por la plaza pública con una linterna encendida, gritando sin cesar: «¡Busco a Dios! ¡Busco a Dios!». Como estaban presentes muchos que no creían en Dios, susgritos provocaron la risa. El loco se encaró con ellos, y clavándolesla mirada, exclamó:¿Dónde está Dios? Os lo voy a decir. Lehemos matado; vosotros y yo, todos nosotros somos sus asesinos”. Federico Nietzsche
(1884-1900). Filósofo Alemán.


El mundo sagrado es un universo sólo para iniciados. No es  una vuelta al pasado, es la tendencia imperante, Dios es un  concepto  muy alejado de la vida real de millones de personas, no existe, en un futuro no lejano creer en el viejo Dios-Padre-Madre-Amor (Abba lo llamaba Cristo) será cosa  de algunos románticos adeptos, clandestinos y condenados a la extinción.

A finales  del siglo XIX Federico Nietzsche en La gaya ciencia, utiliza la figura de un loco para anunciar la muerte de Dios, el  filósofo  alemán sólo expresa una creciente secularización de la humanidad que, esclava del nihilismo,  se dirige a su final, un final que comienza con la muerte de Dios, que es la muerte del Espíritu, el fin del mundo sagrado, y como consecuencia lógica, el fin de las religiones. 

Es preciso  recordar que uno de los objetivos del gobierno mundial es acabar con las religiones dominantes para imponer una sola religión y un solo Dios: el dios del dinero. El ataque a las religiones dominantes se realiza con diversas estrategias  y en varias dimensiones, los cristianos son perseguidos en algunos países mientras que en otros se impone lo que el Papa Francisco llamó una colonización ideológica, una de cuyas vertientes es la transvaloración de los valores, un tema recurrente en la filosofía de Nietzsche.

La corriente que se impulsa desde la Organización de las Naciones Unidas, ente al servicio de Los Señores de la guerra, tiene diversas manifestaciones, entre ellas el movimiento gay, la eutanasia, la legalización del aborto, pero en el fondo, la estrategia madre es imponer la relatividad de los valores. ¡Si Dios ha muerto, todo está permitido!

El fin del mundo sagrado se realiza con lujo de violencia desde hace más de 500 años, los sobrevivientes del encontronazo entre los españoles e indígenas enfrentan la amenaza de la extinción. La violencia contra el mundo sagrado se manifiesta desde el norte hasta el sur de nuestra América lo mismo que en otros continentes. El mundo sagrado es también el mundo indígena cuya existencia es en sí misma insoportable para la ideología dominante para la que la Tierra es  sólo una mercancía, en cambio  para las comunidades  indígenas la Tierra es mucho más, es un ser vivo plenamente consciente, es la materialización de la Providencia Divina. 

Para algunos el Anticristo ya está en la Tierra, es el  Dios del Nuevo Orden Mundial, el dinero. La muerte de Dios es la muerte de un viejo sistema, y la llegada de otro nuevo, mientras que la idea del nuevo Dios-Dinero se materializa en un ser todopoderosos (el Superhombre), lo que tenemos es el vacío y lo que representa para la humanidad: el sin sentido, el vacío que se intenta llenar inútilmente con cosas.

Las comunidades originarias enfrentan hoy mismo la amenaza de un poder que se cree omnipotente, la desaparición del mundo sagrado indígena significaría la derrota del último reducto del mundo sagrado: el espíritu comunitario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: