martes, 21 de febrero de 2017

8710. INCERTIDUMBRE Y FE EN LA HUMANIDAD.

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Incertidumbre y fe en la humanidad.


“Uno de los signos de los tiempos es la indiferencia por el mañana”. Nadie sabe en qué consistirá mañana la vida. Esta incertidumbre perpetua agota los nervios, al punto en que no encontramos nada que valga la pena. Ante eso, (en tiempos modernos) Chaplin nos dice que no desesperemos, ya que aunque haya que andar por esos caminos, vale la pena hacerlo si son dos los que andan. 
Carl Theodor Dreyer.
(1889-1968) Director de cine danés.


No será una herencia benévola la que heredaremos a nuestros hijos si permanecemos indiferentes ante el proceso que la partidocracia está gestando ante nuestros ojos: imponer un Estado Fascista. La destrucción del mundo como lo conocimos parece irreversible, un nuevo orden se está gestando y no sabemos a dónde llevará a la humanidad, México es uno de los países piloto en donde se realizan los planes de dominación, que se hacen realidad aplicando la fórmula anunciada por David Rockefeller a fines del siglo pasado: “Estamos al borde de una transformación global. Todo lo que necesitamos es una gran crisis y las naciones aceptarán el Nuevo Orden Mundial”, afirmó en un desayuno con miembros de la ONU, organización que él ayudó a crear.

Ante el escenario global de incertidumbre uno se pregunta quién mueve los hilos de los títeres que como Peña Nieto, se convierten en profetas de la incertidumbre,  no es sólo pobreza de espíritu, la falta de carácter del presidente, él y los partidos cómplices han provocado la actual situación. En unos meses el sujeto se irá dejando tras de sí corrupción, pobreza, violencia e incertidumbre. ¿Qué más podría heredar un sujeto que representa la degradación del sistema? Rocha, monero de LaJornada lo ilustra bien en su cartón, el gordo Cartens quiere huir y Peña lo retiene a la fuerza.

Peña Nieto afirmó que el país enfrentará incertidumbre, no se ha dado cuenta que la incertidumbre es parte de la vida de los mexicanos desde hace años, y con más énfasis desde que Felipe Calderón emprendió la guerra contra las drogas que desde Estados Unidos le impusieron desde los altos mandos de los Señores de la guerra. Peña Nieto continúo con la estrategia del Plan Mérida y con la guerra de Calderón, ¿No es la violencia y la falta de gobernabilidad la principal fuente de incertidumbre? ¿Por qué culpar a entes abstractos de la responsabilidad de la mafia? La incertidumbre NO es provocada por las variaciones en el precio del petróleo, los movimientos en el tipo de cambio y la relación bilateral con Estados Unidos, Peña Nieto lo sabe por eso cínicamente repite el discurso que los últimos presidentes han utilizado una y otra vez para encubrir los lazos de complicidad y los perversos planes de la partidocracia que con la ley marcial pretenden dar un paso más hacia un estado fascista. Peña Nieto miente  para tratar de desviar la atención sobre los responsables de la crisis y de la incertidumbre: el sistema, la mafia partidocrática, el PRI, PAN y PRD.

La gran crisis anunciada por David Rockefeller dejará tras de sí muerte y desolación porque no será sólo económica, la violencia es parte esencial para fortalecer el sistema de seguridad global policiaco que incluye las reformas a las leyes nacionales para establecer “estados de excepción”, como pretende en nuestro país la partidocracia.

Algunos piensan que Trump salvó a México de la ola privatizadora o depredadora que Peña Nieto culminó con las  reformas  impuestas a un congreso corrupto. Entre otros que creen esto está el padre Solalinde, pero el presbítero se equivoca, la partidocracia negociará con Trump, entregará lo que el magnate pida a cambio de su complicidad. No ven que Trump está tratando de imponer en Estados Unidos el fascismo de Estado al concentrar  el poder que antes compartían tres entidades: la Casa Blanca, la CIA y el Estado Mayor Conjunto.

En Estados Unidos y en México la reacción de la sociedad tiene diferentes manifestaciones,  comunidades originarias,  grupos de sindicatos  y organizaciones civiles se movilizan y se organizan, en nuestro México la organización incluye despojar del gobierno a los partidos políticos, defender y apoyar en diversas formas a las comunidades  indígenas desde Canadá hasta el sur, pero otras posibles reacciones incluyen los movimientos insurgentes armados, pero si se quiere una transformación  radical deberá de ser no violenta. La violencia engendra violencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: