jueves, 23 de febrero de 2017

8717. ¡SÚPER TRUMP!

Por el Sr. López.
Periodista crítico.
Desde el estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

¡Súper Trump!
Decíamos el viernes pasado que más o menos, el ingreso promedio mensual del tenochca avecindado en los EUA, es de por ahí de 2,500 dólares mensuales. Tienen el privilegio de vivir allá (así lo considera el vocero de la Casa Blanca, un pri-vi-le-gio), 55.2 millones de personas nacidas en esta tierra, cuna de hombres cabales; de esos, ya tienen sus papeles en orden y hasta ciudadanos gringos son, 25.4 millones que se quedan allá -si quieren y muy a pesar del Trump-; los demás 29.8 millones están sin papeles (no son ilegales, ninguna persona es ilegal), y son el objetivo del Trump que para abrir boca, anunció que deportará a 8 millones y nuestros gobernantes, intelectuales y periodistas más connotados… bueno, hágase de cuenta que les dijeron que la abuela está embarazada: pusieron el grito en el cielo.

Por supuesto ya se hicieron declaraciones muy sesudas de parte de funcionarios y políticos: que si van a la ONU, que si a la Corte Suprema (yanqui), que si cada consulado nuestro les va a poner abogado. Bueno, está bien.

Nada más que a veces las cosas son más sencillas y contundentes. Ayer, el diario ‘El País’, publicó la entrevista que hizo ‘Democracy Now!’, tal vez el más popular ‘podcast’ de política de los EUA, a Jeanette Vizguerra, una señora que tiene 20 años trabajando sin papeles allá, y que está refugiada con sus hijos, en el sótano de una iglesia de Denver para evitar que la deporte el Trump. Y la señora sin malicia, con candidez, dirigió una pregunta al Trump: “Si me deporta, ¿va a devolverme todo lo que he pagado de  impuestos?”… ¡en la torre!... ¡de veras!

Mire: los trabajadores migrantes mexicanos en los EUA pagan impuestos, pero no reciben las prestaciones correspondientes, precisamente porque no tienen en orden su residencia. O sea: para trabajar y ser pagados a menos del salario mínimo de ley de allá, sí sirven. Para pagar los impuestos que corresponden a su ingreso, también. Pero para recibir las prestaciones, no, no tienen derechos, para eso son ilegales. ¡Acabáramos!

El asunto es de aritmética y derecho. Empecemos por lo fácil, las cuentas. Si va a deportar a 8 millones de ‘ilegales’ y con ganas de no hacer cuentas alegres, supongamos que todos los ocho tiene nada más cinco años de estar allá (en promedio, pues). De a 2,500 dólares mensuales, al año ganaron 30 mil dólares cada uno; en San Google, su texto servidor encontró un estudio (de bostezo), de Gerald Prante y Scott A. Hodge, en el que se concluye que el promedio nacional de impuestos en los EUA (varía de estado a estado y de condado a condado), que paga una persona con 30 mil dólares anuales de ingreso, es la cantidad de 12 mil dólares, cada año.

O sea que el Trump si echa a patadas a 8 millones, tendrían que devolverles (8 millones multiplicado 12 mil por 5 años, como quedamos): 480 mil millones de dólares (y muchos tienen más años allá)… claro que es un ‘tendría’ que huele a imposible (sacarle dinero así al erario de cualquier país es imposible).

Nada más que si nuestro gobierno mete una demanda bien estudiada, la cosa tiene patas: el mexicano trabajó, ganó un sueldo y le aplicaron la ley de impuestos como si fuera legal; pero no recibió prestaciones porque es ‘ilegal’; de modo que pierde sentido el cobro del impuesto: se pagó y no se recibió la contraprestación. Podríamos llegar a un arreglo, claro, porque de alguna manera, aparte de disfrutar del ‘privilegio’ de ser explotados, caminaron por sus banquetas tan lindas, gozaron el alumbrado público, colocaron sus posaderas ilegales en sus legales prados y fueron cuidados amorosamente por sus policías tan atentos. ¿Qué le parece la mitad?... que se caiga con 240 mil millones de dólares y que nos descuente el muro. Ahí que quede. No es mal trato.

Suena absurdo pero la ley en los EUA no funciona como acá y para que me crea le resumo el caso de el ‘First National Bank of Montgomery v/s Jerome Daly’, en el que a don Daly le iban a embargar su casa tenía atraso en el pago de la hipoteca pero fue con el juez y alegó que antes hizo muchos pagos con dinero, pero que él no recibió el dinero nunca, que el banco sólo autorizó el crédito y anotó la cifra en sus libros, sin tener físicamente el dinero. El juez no estaba muy de acuerdo pero citó al presidente del banco -un tal Mr. Morgan-, quien aceptó que efectivamente no se disponía físicamente de billetes, que se daba el crédito contra la reserva del banco; le apretaron las tuercas y también aceptó que dicha reserva no cubría el total de créditos que otorgaban… el juez –de nombre Martin Mahoney-, dijo que le sonaba a fraude y falló a favor del demandante que se quedó con su casa, porque, dice el fallo el juez: “El dinero y dicho crédito solo existieron cuando el banco los creó mediante una maniobra de contabilidad”.

Es absurdo porque el señor sí recibió la casa y la conservó, pero así son las leyes de allá, muy raras.

Que el gobierno ponga un portal en internet para que todos los trabajadores ‘ilegales’ mexicanos manden sus datos y comprobantes de pagos de impuestos y que todos los días se mande esa información al súper despacho de allá que puede contratar nuestro gobierno, para engrosar la demanda de devolución de impuestos legales pagados por los ‘ilegales’.

Seguro a fin de cuentas no pasa nada, pero mientras (así son los yanquis), va a haber un ataque de histeria colectivo y en un descuido, el argumento de los impuestos pagados los legaliza en automático a todos los migrantes que tácitamente son ‘legales’ al ser sujetos de pago de impuestos.

Y por cierto, la señora Vizguerra, dijo en esa entrevista: ‘Supuestamente yo soy una criminal porque manejo sin una licencia, porque las calcomanías de mi auto han caducado y porque uso documentos falsos para darle de comer a mis hijos. ¿Pero cómo lo llamamos a usted Presidente Trump, cuando ha evadido impuestos por años (…)?


No difícilmente se puede iniciar un torbellino de demandas que pondrían en estado catatónico las finanzas de su país, gracias al ¡súper Trump! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Escribe un comentario sobre esta entrada: