sábado, 4 de marzo de 2017

8755. MÁS PINOLE.

Por el Sr. López.
Periodista critico.
Desde el Estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

Más pinole.
En la familia materna de este menda (los de Toluca), tía Tina (Martina) era la norma oficial de la moral y las buenas costumbres. Severa, rigurosa y rezadora, era mejor no caer en su boca. Contra lo habitual en estos casos, la tía estaba como para comérsela cruda, hágase de cuenta una Sofía Loren, pero más guapa (aunque de escotes y faldas, recatados, por supuesto). Una vez sufrió un infarto que casi la mata y cuando finalmente los médicos la dieron de alta, no regresó a su casa. Unos decían que vivía en Tijuana, otros que en Tampico, la verdad no se supo, porque cuando se infartó, la ambulancia la recogió en conocido hotel de las afueras de Toluca (unas cabañitas de lo más románticas)… la tía Tina.

El señor Emilio Álvarez Icaza, prestigiado defensor de las más nobles causas toda su vida, ha manifestado su deseo de ser candidato independiente a la presidencia de la república. Muy su derecho: es ciudadano y nada se lo impide.

Don Icaza, nacido en 1965 es licenciado en sociología por la UNAM y Maestro en Ciencias Sociales por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), organización intergubernamental -sea eso lo que sea-, de la UNESCO (ONU), mantenida por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID, de los yanquis). Hijo de José Álvarez Icaza, fundador del Centro Nacional de Comunicación Social (Cencos) y al igual que su padre, activista siempre en la trinchera de lo no gubernamental.

El perfil biográfico de Icaza hijo, como aparece en santa Wikipedia, consigna lo siguiente: ‘En 1990 se incorporó al Centro Nacional de Comunicación Social (Cencos) como Coordinador de Comunicación y Derechos Humanos y de 1994 a enero de 1999 tuvo a su cargo la Dirección General del Centro. En 1999 fue elegido unánimemente por la I Legislatura de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) como Consejero Electoral del Primer Consejo General del Instituto Electoral del Distrito Federal. En octubre de 2001 la II Legislatura de la ALDF lo eligió Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, cargo que ocupó por dos periodos hasta septiembre de 2009 (fue ratificado para seguir en el puesto en 2005). Durante su gestión se empeñó en construir una cultura de los derechos humanos y en consolidar la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal como órgano autónomo. También ha realizado diversas actividades académicas en universidades públicas y privadas y ha promovido los derechos de las mujeres. En junio de 2012 fue electo miembro del Consejo Nacional de la Asociación de Scouts de México, A.C. y en julio de ese año fue electo Secretario Ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en medio de un proceso de reforma de la Organización de los Estados Americanos que, según agrupaciones civiles, buscaba debilitarlo’. Respetabilísimo todo el que vive del cuento. Ni hablar.

Sus credenciales son impecables, por encima de las críticas que ha recibido de otras ONG’s y de la calumnia de que malversó dineros del gobierno federal asignados a la CIDH para financiar a los metiches del GIEI (Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes), asunto que en su momento desechó la PGR.

Más seriecito es que todo apunta a que el Cencos y alguna otra ONG en que participa don Icaza Jr., son financiadas por el ‘Open Society Institute’ propiedad de George Soros, el depredador global dedicado a las guerras de divisas (este señor en 1992 causó la devaluación de la libra esterlina y de pasada se embolsó mil millones de dólares en menos de 24 horas… chulada de gente).

Este caballero Icaza cobró especial notoriedad con el caso Ayotzinapa. No es de dudar que se politizó el asunto y que tal vez, tal vez, lo hayan aprovechado algunos para ganar peso político individual (hasta el señor Icaza… pero vaya usted a saber, a lo mejor no). Lo que queda claro es que la CIDH en ese caso se dedicó a demoler al gobierno federal y a sembrar dudas, con dictámenes de expertos que luego resultaron no ser tan expertos. Pero, es lo mismo.

El punto es que ahora Icaza, que ha vivido toda su vida bajo la sombra protectora del no ser gobierno, bien adentro de las organizaciones cuya principal consigna es no ser gubernamentales, ahora quiere ser Presidente de México. Insiste el del teclado: muy su derecho.

Lo que es un poquito irritante en este nuestro risueño país, es que los priístas ya no son tricolores y hacen las más extrañas alianzas, hasta con tonos de verde muy verdes; los panistas son igual socios de perredistas que de priístas; los perredistas son de chile de dulce y de manteca; los partidos pequeños viven rematando aliarse con el que mejor les parezca o convenga. Sí, en los tiempos que corren ya no se puede uno confiar ni del señor que anda vestido de policía (que luego se viene uno a enterar que es un maleante que se compró el uniforme), ni del obispo que resulta ser organizador de movimientos ‘cívicos’ (guerrilleros), ni de los militares que le marcan el alto en la carretera, porque luego resulta que no era retén, que era disfraz y que lo están asaltando.

Si este señor ha vivido desde 1990 (a los 25 años de edad), de pregonar que no tiene interés político alguno y que solo lo mueve su dios para querer los derechos humanos, ¿cuándo le entró el virus de la política al organismo... antes de demoler al Estado mexicano por el caso Ayotzinapa o precisamente por eso?... Sigue siendo muy su derecho, pero no deja de extrañar.

Algunos de sus detractores (desde otras ONG’s), mucho insistieron en que era política la intención de Icaza cuando lo de Ayotzinapa. O son adivinos o le sabían algo, aunque lo más posible es que entre los de su pelaje se conozcan: los vividores de las ONG’s en el mundo entero tienen fuentes de financiamiento opacas y motivaciones no explícitas (aparte de las no pocas que organiza el gobierno yanqui para operar bajo la protección de pregonar que no son gubernamentales).

De cualquier manera: viven esa fértil pradera en que el que tiene más saliva traga más pinole.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: