sábado, 4 de marzo de 2017

8757. LIDIAR CON LA ADVERSIDAD DESDE LA PAZ.

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Lidiar con la adversidad desde la paz.


 Si el Señor no construye la casa en vano trabajan los albañiles; si el Señor
no protege la ciudad, en vano vigila el centinela. Salmo 127.

Leí la frase lidiar con la adversidad desde la  paz al bucear como cada mañana en  las páginas de la prensa, según  la nota, la frase refleja la esencia de la propuesta del coreógrafo Duane Cochran, que estrenará este sábado su obra Nisi Dominus, dice el artista que: “Es vernos como en un espejo, saber quiénes somos realmente, porque sigo con inquietud la deshumanización; nos hemos convertido en seres sin sentimientos, sin  espíritu y sin alma”.

Me llamó la atención lo que expresó el bailarín que señaló que la finalidad es  mostrar que las personas vivimos situaciones difíciles y que una forma de lidiar con ello consiste en creer en algo positivo que aporte paz y abundancia.

La profundidad filosófica de la propuesta del bailarín y coreógrafo despertó  mi curiosidad, la nota  informa que el dualismo bien y mal y la idea de la vida eterna se  abordan  y expresan en la trama de la coreografía, en forma verbal se manifiestan  por medio de interrogantes que todo ser consciente se plantea: ¿Es nuestra oscuridad interna mucho más lóbrega que la externa?, ¿es una existencia sin propósito?, ¿nos condena a la soledad?, son interrogantes que subyacen en la propuesta del coreógrafo y bailarín.

La obra Nisi Dominus de la compañía Aksenti,  se  estrenará este sábado 4 de marzo a las 19 horas y el domingo 5 a las 18 horas en la sala Miguel Covarrubias del Centro Cultural Universitario, ubicado en Insurgentes Sur 3000, en  Ciudad Universitaria, en la Ciudad de México. Hace años que en nuestra ciudad no se presenta  un evento de estas características, uno de los más memorables de los últimos años fue  la presentación del grupo del artista zamorano   Ignacio Sánchez, bailarín y coreógrafo  de la  Universidad  de  Colima.

La propuesta es que ante las situaciones difíciles creamos en algo positivo que aporte paz y abundancia, afirma Duane, que desde el arte promueve la paz, en cuanto a la fe,  ¡qué difícil es creer! La dificultad se manifiesta aún más en los jóvenes, pero los viejos no nos hemos liberado de los efectos de una civilización que arrojó la fe al basurero de la historia, imponiendo el materialismo y el  dinero como  únicas verdades.

Las generaciones que  viven bajo la poderosa influencia del mundo virtual creado por las telecomunicaciones enfrentan entre otros desafíos mayúsculos,  vencer el paradigma de la incredulidad programada y orientada a destruir las relaciones sociales y los valores familiares.

Los jóvenes sobre todo los adolescentes, rechazan  las creencias y valores familiares, en especial no creen en Dios o en las religiones, aún en estos temas es respetable la postura de los jóvenes, pero como en otros temas, no tienen  la madurez para tomar sus propias  decisiones, en todo caso  son temas  debatibles y en   los que se  puede llegar a acuerdos basados en la tolerancia y el respeto.  

Los jóvenes también rechazan el compromiso, la responsabilidad y el respeto a los demás, en especial a sus padres y a cualquier figura de autoridad, en este punto es importante subrayar que en cualquier tipo de relación: familiar, laboral o social, se fundamenta en estos valores, sin ellos la  convivencia es muy difícil y sobre todo sin la base que son los principios universales que hoy tanto se desprecian: la paz, el respeto a la vida y el amor.

Decía Sócrates (470-399): “Los jóvenes de hoy aman el lujo, tienen manías  y  desprecian la autoridad. Los jóvenes de hoy en día son unos tiranos, contradicen a sus padres  y  les  faltan al respeto a sus maestros”; por su parte Hesíodo, que floreció alrededor del año 700 a C. escribió: “No veo esperanza para el  futuro de nuestra gente si dependen de la frívola juventud de hoy en día… Cuando yo era  joven  nos enseñaban a ser  discretos y a respetar a los mayores, pero los jóvenes actuales son   excesivamente ofensivos, e impacientes a las restricciones.”

Además de la natural rebeldía de los jóvenes que no tiene época, hoy los jóvenes enfrentan un reto de gran envergadura, un sistema poderoso que los quiere despojar de sus valores y de su alma, que  los quiere deshumanizar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: