jueves, 9 de marzo de 2017

8778. MORIR DE HAMBRE EN LA ABUNDANCIA.

Reporte Z

 Por Rafael Gomar Chávez.
 Filósofo y periodista.
 Desde Michoacán.
 México. Para
 Tenepal de CACCINI

Morir de hambre en la abundancia.

El hombre de los países industriales ha llegado a la luna, dominando la naturaleza. ¿Es justo que el hombre ponga un pie sobre la luna? ¿O no sería más justo que los grandes países pongan los pies sobre la tierra y se den cuenta que hay millones de personas que no tienen trabajo y que sufren de hambre?
Salvador Allende (1908-1973).
Presidente de Chile asesinado por Pinochet.


LaJornada publicó en primera plana una foto de una mujer somalí agonizando, está  a punto de morir de hambre. Es una foto obscena, pornográfica, terriblemente acusadora. En la memoria colectiva permanece la foto de un niño en huesos al que una ave de rapiña observa en espera de que el infante muera para devorarlo. La ONU afirma que 102 millones de personas en el mundo sufren por falta de alimento. África es de los países más golpeados por los llamados Jinetes del Apocalipsis: el hambre, las epidemias, la guerra y el más temible de todos: el Anticristo. ¿Acaso no está ya aquí el Apocalipsis?

La hambruna crece año con año a pesar de los avances en tecnología y de la multiplicación de las cosechas. En menos de un año el porcentaje de personas con hambre en el mundo aumentó 30 % según la ONU. En África los países más afectados son Nigeria, Sudán, Yemen y Somalia, en éste país uno de cada 7 niños muere antes de cumplir cinco años, y en general los jóvenes mueren a causa de las guerras intestinas desatadas por la ambición por los diamantes y los recursos naturales del continente.

La hambruna ha matado en  países de África más seres humanos que la bomba atómica; sólo en Somalia la hambruna mató a 260 mil personas en 2011.

Actualmente más de 185 mil niños presentan desnutrición aguda severa, pero la cifra podría llegar a 270 niños en los próximos meses.

En nuestro país alrededor de 20% de la población padece hambre, uno de cada cinco mexicanos, el grupo más afectados es el de los niños y en especial, los niños indígenas. Es un porcentaje aterrador, pero se ha insensibilizado a la sociedad y ya a nadie inquieta este tipo de noticias, ni aún en un país como el nuestro en donde los partidos políticos recibirán 4 mil millones de pesos este año; en una sola elección se gastará 4 millones de pesos diariamente durante las campañas en el Estado de México.

En el Estado de México, una entidad dominada por el PRI y el grupo Atlacomulco con lastres temibles como la corrupción y los asesinatos de mujeres, el tope de gastos de campaña autorizado por el Instituto Electoral de la entidad es más elevado en toda la historia de los comicios locales, en un año el presupuesto a los partidos políticos para sus campañas aumentó mil por ciento. Cada uno de los candidatos podrá gastar 285 millones 566 mil 771 pesos con 27 centavos entre el 3 de abril y el 1º de junio, es decir, cuatro millones 759 mil pesos diarios.

Ante esta realidad no se vale la resignación, es preferible la rebelión,  no la rebelión armada que es seguir el juego impuesto por los Señores de la guerra, sino la rebelión no violenta, pacífica. ¿Cómo no relacionar el derroche de los políticos y sus partidos, su vida de lujos obscenos,  su indiferencia hacia el sufrimiento de los seres humanos con los graves problemas de hambre y su consecuencia lógica, la violencia y la muerte?

Dicen los nihilistas que el milagro de la multiplicación de los panes no ocurre más porque Dios parece indiferente a los sufrimientos humanos, su olímpico desprecio por la humanidad que se manifiesta en el silencio que mantiene desde hace dos mil años, es la prueba más contundente de su muerte, como advirtió el filósofo Nietzsche, pero no hay milagro porque no hay amor, sólo el amor es capaz de producir milagros, en un mundo en el que unos cuantos corporativos  monopolizan el negocio de los alimentos, la solidaridad ha muerto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Escribe un comentario sobre esta entrada: