jueves, 9 de marzo de 2017

8781. ¿DUEÑAS DE QUÉ?

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

¿Dueñas de qué?

El sujeto de la foto es Jacob Rothschild. (Cualquier parecido con Mister Burns, de Los Simpson, es mera coincidencia). El patrimonio de la familia Rothschild es de 500 billones de dólares. Amasaron su fortuna como traficantes y usureros financiando las guerras entre la nobleza europea; son dueños del complejo militarindustrial mundial. Fundaron el primer Banco Central de Inglaterra y ahora son dueños de cada banco central en todo el mundo. Controlan los medios y lo que publican, las energías y a los gobiernos el planeta. Sí, también a los gobiernos del PRIAN.


Los hipotéticos lectores de esta columna probablemente no crean en conspiraciones mundiales, vamos, ni siquiera creen en el complot de la mafia partidocrática que mantiene sometido al pueblo de México, inocentemente creen que los conspiranoicos están (estamos) locos. Pero cada vez existen más evidencias de que los súper ricos realmente conformaron una mafia que sueña con controlar el mundo así como el PRI, PAN, PRD y partidos satélites controlan  nuestro país. Hay pruebas de que se reúnen cada año para trabajar “por el bien de la humanidad” a través del Club Bilderberg, otro de los brazos del Nuevo Orden Mundial (NOM).

Algunos de ellos son reconocidos mundialmente como benefactores. Las familias Rotchsild, Rockefeller, Morgan, etcétera, destacan en los medios por su generosidad, los Rockefeller donaron miles de millones de dólares para fundar la ONU, hasta el terreno les obsequiaron, pero la realidad es que son unos vampiros. Precisamente desde la ONU han lanzado sus campañas para imponer la ideología de género, el más fiero ataque contra la familia que se haya visto jamás.

Ellos son los principales promotores de la cultura de la muerte, de la lucha por el derecho de las mujeres a abortar y del movimiento de la ideología de género. Cuando se olvida la historia se pierden de vista las causas originarias también. Un tema polémico como el de la ideología de género se puede abordar desde el punto de vista filosófico o teológico, pero se corre el riesgo de quedarse en el mundo de las ideas, de la elucubración. Lo mismo sucede con el tema de la ideología de género, que una vez más salió a la luz con ocasión del día internacional de la mujer, que como van las cosas, muy pronto será una fecha más en el calendario porque se perderá entre tantas celebraciones posibles relacionadas con el tema, todas  ésas efemérides  llevarán el título: “Día Internacional de…”.

Así las cosas tendremos el Día Internacional del homosexual, del bisexual, de la lesbiana, del transexual, ¿y el Día Internacional del heterosexual?, bueno, precisamente se trata de demoler esa idea retrógrada de que sólo existen dos sexos, ah, pero ahora la palabra de moda es “género”, pero utilizado con una fuerte carga ideológica.

La historia reciente nos dice que el movimiento por la ideología de género comenzó a imponerse con fuerza en 1995, con la celebración de la Cuarta Conferencia Mundial Sobre la Mujer que se  llevó  a cabo en Beijin, China. Curiosamente, pocos años antes los Illuminati o Señores de la guerra  lanzaron una ofensiva para para imponer el Nuevo Orden Mundial que está en curso. No es que el plan de un NOM sea reciente, pero en la década de los 90 la consigna fue acelerar el proceso para imponer el Nuevo Orden Mundial.

Una de las demandas de las mujeres en todo el mundo el pasado 8 de marzo fue que se respeten sus derechos sexuales y reproductivos, lo cual está muy bien, pero es otra cosa que entre esos derechos se pretenda imponer ¡¡el derecho a matar a su propios hijos!! “Somos dueñas de nuestro cuerpo”, afirman las mujeres, lo que desde un punto de vista materialista podría ser cierto, PERO NI LAS MUJERES NI LOS HOMBRES SOMOS DUEÑOS DE LA VIDA, NI SIQUIERA DE NUESTRA VIDA, MUCHO MENOS DE LA VIDA DE OTROS SERES, SEAN PERSONAS, ANIMALES O ELEMENTOS NATURALES COMO PLANTAS O MINERALES. El aborto es un crimen, aunque los diputados y los partidos lo legalicen.

Jaime Balmes que vivió entre 1810 y 1848, argumentó en relación al tema con el siguiente razonamiento: "Somos usufructuarios de la vida, no propietarios. ¿En qué puede apoyarse el hombre para llamarse propietario de la vida? ¿Se la ha dado él á sí propio? ¿Se le consultó acaso para traerle á ella? ¿Dónde estaba antes de vivir? No era; y se halló existiendo, no por su voluntad, sino por la del Criador, con arreglo a las leyes de la naturaleza. Si él no se la ha dado, ¿cómo pretenderá ser su dueño exclusivo…?"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: