lunes, 13 de marzo de 2017

8799. DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER, EN LAS COMUNIDADES INDÍGENAS.

Por EVERILDO GONZÁLEZ ÁLVAREZ.
Ambientalista, periodista y escritor.
Desde Michoacán. México. Para
Tenepal de CACCINI

SEGUNDA Y ÚLTIMA PARTE.

En las Comunidades Indígenas, se tiene la impresión de que golpear, maltratar, ofender, humillar y ver como objeto a las mujeres forma parte de los usos y costumbres, el machismo en toda su extensión. Desde niñas, la mujer sufre distinciones y a medida que crecen estas son más notorias.

Las mujeres han encontrado la forma de subsistir y mantener a la familia, incluyendo al holgazán del marido, revendiendo ciertos productos. a algunas las encontramos en Peribán y Tinguindín a donde acuden a comprar aguacates, peras y duraznos que después venderán en las poblaciones que han considerado son buenos lugares para vender, otras más acostumbran vender la tierra de encino que es propia para los jardines y otras venden los famosos y nutritivos nopales;  algunas otras acuden a Guadalajara a comprar mercancías que llevarán a  las ferias en las fiestas de los pueblos, y algunas otras, atienden sus changarritos que tienen en sus casas. Muy poco o nada el hombre realiza transacciones comerciales, la mujer es la responsable de todo, hasta de mantener los vicios de su marido.

Existen ciertas Comunidades en que por la lejanía de otras poblaciones o porque no hay medios de transporte, la mujer indígena no vende productos y su forma de ayudar al mantenimiento de la familia es yendo a cortar y traer leña o bien cuidar el poco ganado con que cuentan., pero el maltrato no está ausente así sea el Día Internacional de la Mujer, el día de la madre o del adulto mayor.

Saturnina, mujer de la comunidad de Tzirío del municipio de Los Reyes -nunca entenderé por qué pertenece a Los Reyes de donde se encuentra a más de una hora de camino en vez de Tinguindín que es paso obligado y que solo se encuentra a escasos quince minutos-, acostumbra en cuanto aparecen los primeros rayos del sol y cuando el gallo Canta turbio -el quiquiriquí no le sale bien por eso le pusieron así- -ya se cansó de cantar, bueno, de intentar cantar- y ahora se dispone a ir a cumplir sus obligaciones con las gallinas, eso de la preservación de la especie, para ya luego saborear unos ricos granos de maíz. Bueno, acostumbra levantarse e ir al cerro a traer leña para prender el fogón y echar las gordas y hacer chilaquiles y que Zoilo su marido, coma algo antes de ir al campo a cortar zarzamoras silvestres para que la vieja las venda en las poblaciones que existen entre Tocumbo y Cotija, algunas mujeres ya las tienen de entrego en las peleterías para aguas frescas.

Un día, era el 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer, que Saturnina llegó a Tocumbo, se encontró con la novedad de que ya otra persona se le había adelantado y la venta estuvo floja, en Ayumba y El Paso del municipio de Cotija donde también tenía buena clientela, la venta  fue raquítica, ya cuando llegó a Cotija al tianguis, ya era muy tarde y poco pudo vender. Ese día no compró tacos sudados para no gastar el poco dinero de la venta y prefirió aguantarse el hambre y la sed, y se regresó a su rancho sin comer, cansada  y con muy poco dinero en la bolsa, ese poco que traía se lo dio a Zoilo quien hizo una distribución perfecta del dinero:  todo para él nada para la casa; en la tarde, Saturnina lo vio tirado a media calle completamente borracho  dándole uso de cama a la banqueta y en medio de todo lo que había vomitado.

Perpetua es una señora de poco más de treinta años que desde hace algún tiempo acude a nuestra ciudad Zamora a vender tierra de encino en la temporada de secas y en la de lluvias vende aguacates o nopales o lo que se pueda, es una mujer sumamente trabajadora pero tiene un verdadero problema ya que padece el mal de párkinson, ella tiene que mantener a su hija y a sus papás que también se encuentran enfermos allá en Tarecuato.

En varias ocasiones la llevé al DIF de aquí y al de Santiago Tangamandapio y no fue posible que la atendieran en ningún lado. Para estar en programas de asistencia  social, el único requisito debiera ser EL SER POBRE. Perpetua un poco tiempo estuvo recibiendo doscientos cincuenta pesos mensuales  de una oficina de Enlace Legislativo En el fraccionamiento La Florida ha encontrado personas que la han ayudado desinteresadamente como la señora Lupita Álvarez Ruíz antes de su fallecimiento y, ocasionalmente, Los Caballeros de Colón le enviaban  una despensa que se la llevaba  a sus papás, actualmente lo último ya no se hace, ya no recibe la despensa por lo que hago un llamado a Los Caballeros de Colón para que determinen ayudar a esta señora que, como lo menciono, padece el mal de párkinson.

En todos los casos mencionados y en otros muchos, la mujer tiene que salir al frente en los gastos de la familia. Para ellas no hay festejos por el día de la mujer, para ellas no hay reconocimientos, quien debería de reconocerles su esfuerzo, su trabajo es quien más mal las trata.

En el día internacional de la mujer, es deseable que se emita una recomendación a los maestros de las escuelas a fin de que se enseñe a los alumnos a ver con cariño, a respetar, a ver a la mujer como persona, con eso es suficiente.

Así como en las comunidades indígenas no se festeja a la mujer en el DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER, así sucede en los hogares de muchas mujeres no indígenas que continuamente son maltratadas, esta es una realidad.

Por mi parte, reciban todas las mujeres  mis respetos, mi admiración, mi cariño y solo me resta agradecer al creador por hacerlas tan hermosas. Reciban una felicitación con el deseo de que llegue el día en que efectivamente no se les pueda tocar ni con el pétalo de una rosa. Un día llegará en que el ser más bello de la creación tendrá su lugar y en todo el mundo se les verá como lo que son, como un ser humano. Mi admiración y respeto para las mujeres indígenas Con cariño una felicitación para mi esposa, mis tres hijas y mis hermanas, en especial para Rosa Beatriz que padece el mal de Parkinson. Recuerdo con cariño a mi mamá a mi abuelita Clarita, a mi suegra Virgina y a mi tía Lucina


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: