martes, 14 de marzo de 2017

8811. LA FINALIDAD DE LA VIDA.

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI


La Finalidad de la Vida.


Todas las artes, todas las indagaciones metódicas del espíritu, lo mismo que todos nuestros actos y nuestras determinaciones morales, tienen al parecer siempre por mira algún bien que deseamos conseguir; y por esta razón ha sido exactamente definido el bien, cuando se ha dicho, que es el objeto de todas nuestras aspiraciones. Aristóteles (384-322).
Filósofo griego.

No es lo mismo las piernas de Dolores que dolores en las piernas, no es lo mismo dos tazas de té, que dos tetazas. No es lo mismo, me río en el baño que me baño en el río. No es lo mismo detesto los libros que los libros de texto. No es lo mismo la tormenta se avecina, que la vecina se atormenta. No es lo mismo tres hoyos en el techo, que te echo tres en el hoyo. No es lo mismo tu hermana en el jardín del Edén, que, que le den a tu hermana en el jardín, así  también no es lo mismo el fin de la vida que la finalidad de la vida.

Se cree que la pregunta sobre la finalidad de la vida se la han planteado todos los seres humanos, tal vez sí, es una pregunta filosófica por lo que todos los seres humanos somos un poco filósofos, lo interesante es que la pregunta filosófica por excelencia tiene miles de respuestas y, por supuesto, cada uno cree tener la razón. La respuesta más popular sobre la finalidad de la vida es que nacimos para ser felices, pero no hay consenso en la respuesta.

Filósofos, psicólogos y otros entes en proceso de extinción han oído hablar o han leído sobre el Dr. Víctor Frankl, a él se atribuye la creación de la Logoterapia, que precisamente se enfoca a las metas, los objetivos como motores de una vida con sentido.

Desde hace miles de años la polémica no cesa, para algunos la felicidad no es para siempre, por consiguiente la felicidad es momentánea, a lo más que podemos aspirar es a la tranquilidad de ánimo; con el cristianismo la felicidad es un estado del alma, un estado interno que puede mantenerse toda la vida, es un estado de beatitud en donde nada de lo que ocurra te puede afectar, ni la muerte, estás más allá de las circunstancias.

Emmanuel Kant en cambió consideró que la felicidad está en el deber ser, es decir, en hacer lo correcto en todo momento. Si es así, ninguno de los políticos mexicanos es realmente feliz, comenzando con los expresidentes y sus cónyuges que viven del presupuesto y tienen cientos de personas a su servicio; ¿son realmente felices, se hacen pendejos, o son unos cínicos cuando aparecen con sus sonrisa de oreja a oreja o cuando dictan cátedra en sus conferencias o en sus juntas de consejo de los corporativos a quienes venden información valiosa? Yo creo que son cínicos, cínicos infelices. ¡Y se dicen católicos los …uleeeeros!

Hay quienes afirman que la vida no tiene sentido, y quienes aseguran que el ser humano nació para sufrir. ¿Tienen siquiera idea de la felicidad los que mueren de hambre en el planeta? ¡El sistema los ha reducido a una condición infrahumana, animal! ¿Son felices o quieren serlo los soldados que invaden, violan y matan en nombre de lo que  sea: Dios, el petróleo, los dólares, la comida, sus cobardes jefes…? ¿Cómo podrían ser felices? Hay quienes piensan que  son felices  cuando en realidad son esclavos, vendieron su libertad, su alma.

La Nueva Era y sus gurús promueven que la felicidad es la iluminación… y que los demás se chinguen, es decir, promueven un concepto de felicidad que no tiene en cuenta a los demás. La Nueva Era y no pocos católicos creen que la felicidad es que YO esté bien sin que importen los demás, el planeta y los recursos naturales. Es una forma de egoísmo disfrazada de espiritualidad. La felicidad es un estado interior, sí, pero no se puede ser plenamente feliz si otros sufren, y los “otros” son lo mismo mis próximos (mis prójimos), como los que mueren de hambre o luchan por su libertad en otros países lejanos.

La felicidad es como la libertad, no seremos plenamente libres mientras haya un esclavo, no seremos plenamente felices mientras seres humanos sufran.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: