miércoles, 15 de marzo de 2017

8816. LA PERFECCIÓN.

Por Arturo CEJA ARELLANO.
Periodista y escritor.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Di´arina y de Maíz.
La perfección.
           
Cuando estoy lejos de la perfección que me permita abordar un tema y expandirlo apachurrando teclas para darle vida a la columna y llegar a mis lectores, me es difícil abordarlo, porque necesariamente debo tener conocimiento total sobre el mismo, como para poder señalar que quienes lo protagonizan están obrando de manera inteligente, aunque para el receptor y para quien lo escribe parezca que está mal.
           
En esos casos, los dedos titubean y aprietan las teclas de la máquina sin el pleno convencimiento de estar dando forma a palabras y frases verdaderas, que pongan a pensar a los protagonistas sin llegar al enojo; y que la crítica llegue a ellos con afanes verdaderos de mejorar y progresar, y tratar de llegar a la perfección, aunque ésta relativamente no exista.
           
Luego de invernar por varios meses, de estar sumidos en la inactividad y permanecer en el ostracismo, de pronto los partidos políticos despiertan de ese letargo y tratan de vender una imagen que lejos están de alcanzar. Y lo hacen porque se avecinan los tiempos políticos, con sus tormentas y tempestades muy propias de una actividad meramente convenenciera para quienes aspiran y suspiran por obtener el reconocimiento de las mayorías, así como el movimiento positivo de los dedos que lo señalen como el “mero mero”; quien llevará la representación del instituto político al que pertenecen, en las próximas elecciones del año entrante.
           
Ya se ven abiertas las puertas de lugares donde por buen tiempo dejaron de entrar y salir los personajes políticos; no obstante a que trabajaron desde sus respectivas trincheras, criticando lo que hacen los actuales políticos, cuando ellos en su momento no supieron o no quisieron hacer.
           
Creen que con señalamientos, críticas negativas y politiquerías, lograrán que la gente los vea a ellos como los héroes que finalmente vendrán a sacarnos del olvido y la miseria; que obtendrán las simpatías que los lleve a ocupar o recuperar espacios actualmente en manos de otras personas, y no precisamente del partido al que pertenecen.
           
Hay quienes llegaron a la política como consecuencia de fenómenos sociales propios de la desesperación del populacho, que vieron en la figura de equis personaje como la ideal para mejorar sustancialmente en todos los sentidos. Sin embargo, al empezar a “mamarle la ubre al presupuesto”, esos humildes ciudadanos de pronto pierden el piso y con ello la empatía, devorados por la voracidad y una repentina hambre de poder, envueltos por el empoderamiento que ya no les permite ver hacia abajo, donde la gente sigue levantando el brazo para que los vean y hagan algo por ellos; catapultándose como un sueño que jamás será otra cosa más que un simple y sencillo sueño.
           
Las figuras por las que un día lucharon, se desvanecen ahora hasta convertirse en políticos inalcanzables, inabordables, a los que ya no se alcanza a saludar porque ya no se empolvan los zapatos caminando; y ni siquiera ven sus manos salir por la ventanilla del moderno vehículo, porque se esconden detrás del vidrio totalmente polarizado.
           
El lustrador de calzado ya no pasa el trapo sobre los zapatos del presidente, o del diputado, menos del gobernador, porque éstos tienen ya quien les limpie el calzado a domicilio.
           
De tal forma es como los “héroes del pueblo” se van perdiendo en el tradicional olvido del político empoderado, que a estas alturas blindó las puertas de su oficina y sólo atiende por agenda, cuando no hace mucho se le podía abordar hasta en la banqueta.
           

No existe pues, la perfección, ni allá, ni acá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: