sábado, 18 de marzo de 2017

8833. EN ESPÍRITU Y VERDAD.

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

En Espíritu y Verdad.

Pero  llegará un tiempo, y ya llegó, en que los verdaderos adoradores adorarán al Padre en Espíritu y verdad, porque el Padre quiere que así sean los que lo adoren. Dios es Espíritu, y los que lo adoren deben adorarlo en Espíritu y verdad”. Evangelio según san Juan. (4,23-24)

En la era del materialismo en sus diversas  manifestaciones, hablar del espíritu es locura. Insensatos los que hablan del espíritu que parece perder la batalla contra el materialismo reinante. El culto a la imagen, el cultismo de las religiones, la corrupción y las graves desviaciones de los “representantes” de Dios en la Tierra han llevado a la humanidad a una crisis espiritual, los sociólogos hablan de una crisis de la civilización, pero en el fondo se trata de una crisis del espíritu.

El llamado del Papa Francisco a los altos prelados tanto como a los curas y presbíteros en general a llevar una vida austera, de pobreza, no ha hecho mella en la mayoría que no se deciden a dejar sus zonas de confort. El lujo y las viandas exquisitas son demasiado tentadoras como para abandonarlas, los autos último modelo y el poder los mantiene mareados. El mismo Francisco aceptó que en la corrupción es un cáncer que enferma a la alta curia romana, es decir, al Vaticano.

Pero sería injusto señalar sólo a los clérigos, ellos, como los políticos son fruto de la sociedad en que viven y nosotros, el pueblo llano, estamos también enfocados a lo material, las cosas, los bienes, la carne (en el sentido de la gula y la lujuria sexual) nos atraen y esclavizan.

Dios es Espíritu dijo Jesús quien en el diálogo con la samaritana mostró sus dotes de profeta al revelar a la mujer detales de su vida personal.

Pero los hombres desde antiguo hemos construido dioses a nuestra imagen y semejanza, y ahí están los ídolos con su barbada faz, sus ojos azules (faltaba más), los dioses antropomórficos son una representación de nuestros defectos y cualidades. Atrapados en el antropomofismo, llegar al nivel de la espiritualidad parece muy difícil.

En cuanto a la mentira, es parte de la vida humana, por eso Jesús decía “la verdad los hará libres”, porque el pueblo vivía en la mentira. Somos esclavos de la mentira, no sólo de las mentiras de los políticos y sus partidos, la mentira parece ser el sustento de nuestra sociedad. La verdad brilla por su ausencia y esto es un fenómeno generalizado.

Mientras que no seamos capaces de vivir en la verdad no será posible encontrarnos con nuestro Padre, no porque Él sea un Padre lejano, sino porque la verdad es el camino para llegar a Él. El camino del Espíritu y la Verdad se oculta a los que no saben mirar, a los que se les ha hecho creer que lo único que existe y que tiene valor es la materia que se presenta en forma de mercancía.

Descubrir el camino del espíritu y la verdad es la misión de la vida, pero no es fácil, en la caverna de Platón donde se encuentra la mayor parte de la humanidad, apenas se perciben sombras, ideas difusas que no alcanzan a romper las cadenas de la esclavitud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: