jueves, 23 de marzo de 2017

8852. ¿LAS MUJERES SON MAS CONFIABLES...?

LAS PEQUEÑAS COSAS

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

¿DÓNDE ESTÁS?

Reviso la agenda del recuerdo,
en que sin duda tus datos existen,
disfruto el aroma de tu nombre
desprendido lentamente de mis labios,
con aroma a nostalgia te reclamo,
mil sonrisas te esperan con mis brazos.

Amor, amada de mis años,
a donde estés iré a encontrarte,
tu recuerdo incólume me anima,
el tamaño del amor lo hace posible.

eliseo.

Cuando el inefable Peña Nieto mencionó las palabras que definen la marca de su gobierno... nadie se levanta con la idea de joder a México, sin duda que millones de mexicanos se dieron cuenta (¿nos dimos cuenta?) que este señor se vio traicionado por su alter-ego y hoy se le califica como el que jode al país. 

Por otro lado, se ha tenido la idea de que en la vida pública las mujeres son más honestas que los hombres; que ellas roban menos; se corrompen menos... más confiables al final de cuentas. Incluso, dentro de los que confían en exceso en ellas tenemos en primer lugar al Peje Andrés Manuel López Obrador, quien en sus grupos de trabajo les da prioridad y deposita en ellas su confianza; incluso en su cuerpo de seguridad, cuando gobernó la ciudad de México, eran mujeres marcialmente preparadas (se le conocía como el grupo cebra); y recuerdo el respeto y admiración que despertaban, muy bien ganado por cierto.

Pero resulta que hoy, dos de las mujeres públicas de muy buen nivel de popularidad, como lo son Josefina Vázquez Mota, candidata a la gubernatura del Estado de México por el PAN, con buenas oportunidades de ganar. Por otro lado la perredista Alejandra Barrales, presidenta de este instituto en proceso de auto-destrucción.

Resulta que estas dos mujeres se encuentran envueltas en comentarios que las dejan más que mal paradas; Josefina Vázquez por medio de las clásicas fundaciones que se han inventado no pocos políticos para aprovecharse de los recursos públicos, hasta este momento se le señala como beneficiaria de... ¡1600 millones de pesos...! si, no se vaya de espaldas, la señora fue denunciada de haber recibido más de 900 millones de pesos (luego la acusación, se extendió la cantidad), que sospechosamente se relacionaron con la complicidad mostrada al levantarle la mano a Peña Nieto de manera anticipada en el 2012. Luego de que reconoció haber recibido el dinero, ha tratado de fingir que no ha pasado nada; que este recurso se usó para apoyar a los norteños por medio de su fundación, mecanismo muy sobado para hacer uso de recursos públicos que debieran ser usados en verdaderos programas de apoyo, no tanto a los norteños, si en cambio a los nacionales que se quedan a luchar en su país... ¡pero ella, al parecer es apadrinada desde la presidencia, de otra forma no se entiende como se le entrega semejante cantidad de millones (la cifra pasó de 900 millones a 1600 millones de pesos, hasta que alguien diga lo contrario). 

Por otro lado, la flamante presidenta del PRD, o lo que queda de este partido, Alejandra Barrales, se ve evidenciada en un intento por ocultar un inmueble que la identifica como una muy acaudalada política, que de alguna forma trataba de negar.

Obviamente que tener dinero no es delito; pero quien lo tiene debe explicar su origen, y cuando se es personaje público, debe informar con más razón. Lo cierto es que en este momento, su imagen, de por si deteriorada, ha quedado en duda como persona proba y confiable, de por sí, cuando se presume ser de izquierda se carga con el estigma de que por ningún motivo debe lucirse el poder económico; pues cuando se encabeza a un partido que se asume de izquierda con más razón. Alejandra Barrales, si tenía aspiraciones políticas superiores, al parecer eso deberá ser guardado para mejores tiempos.

¿Entonces el Peje se equivoca al confiar tanto en las mujeres?

No lo creo, simplemente la tentación del poder nos muestra que aunque se sea probo en cierto nivel, la tentación es muy grande. O será que los dichos cotidianos de repente son extremadamente sentenciosos y descaradamente verdaderos... en arca abierta, hasta el más decente peca..., ¿será? 

Seguramente sí son más honestas que los hombres, seguramente el género femenino es mejor en no pocas cosas; simplemente me llama la atención que en este caso, estas dos mujeres sean noticia un día y otro también, pero no precisamente por sus virtudes, las que, seguramente las tendrán..., lo supongo.

En fin, que cada una haga de su vida lo que se le antoje... ¡pero que no jodan, ni se jodan los recursos públicos! Claro, si no es mucho pedir.

Le abrazo con cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: