martes, 28 de marzo de 2017

8878. EL QUE BUSCA ENCUENTRA.

Rafael Ceja Alfaro.
Docente, escritor y articulista.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

No están ustedes para saberlo, pero aquí estoy para contarlo.

El “dichito” ese, siempre ha sido muy acertado  donde se quiera aplicar. El que busca trabajo queriendo encontrar, lo encuentra, al contrario hay muchos que lo buscan con la intención de que no lo haya. En muchos de los negocios de Zamora hay rótulos solicitando empleados para muchas actividades. Pero vámonos con el refrán, el que busca pelea, la encuentra y basta con saber que el mundo se ha vuelto más belicoso y hay escuelas que enseñan artes marciales porque se conlleva con la disciplina, pero te topas con cada cinta negra, con alma negra, conciencia negra que lo único que le importa es partir mandarinas en gajos demostrando que es Chuk Norris o algún bato de los que hacen películas y que se enfrentan a una bola de mensos.

Hay quienes buscan el amor y en dos por tres con espacio de 9 meses encuentran un chilpayate que es “un amor”; a propósito cuenta el Maestro Catón que cuando la muchacha le dio la noticia a su enamorado galán que lo iba a ser papá, éste enojado le dice: Yo te pedí una prueba de amor, no de fertilidad; muchos más buscan la cultura en la lectura y se encuentran desde en un estanquillo con lecciones precisas de sexo o algo parecido, la otrora muy leída revista cultural “Alarma”, la Novela Policiaca, El libro Vaquero. Sin fingir, hubo una temporada que solamente teníamos acceso al Libro Vaquero que nos regalaba o prestaba el amigo Ricardo Cacho (qepd) a Jorge mi Carnal y a su servidor y que Marcial La Fuente Estefanía era de nuestros mejores autores.

Miles  buscan el conocimiento en las instituciones educativas y que según las encuestas lo logran hasta un 15 %, todos salen titulados, pocos saben hacer lo que el título presume.

Una búsqueda incansable es la de los tesoros en casas viejas, y hasta con detectores de metales o sin ellos ha habido afortunados que “Han logrado hacer fortuna”.

También hay quienes le buscan mangas al chaleco, tetas a las gallinas, ruido al chicharrón, tres pies al gato y asuntos de esa índole.

Filósofos, teólogos, científicos y muchos letrados más han buscado y siguen buscando el origen de la vida, miles de años se han dedicado a esa interesante búsqueda y las teorías siguen surgiendo, que si La Atlántida en el  agua, que de la evolución, que del Big Bang, que de la divinidad y mientras cada generación retoma estas teorías sin coincidir específicamente, vienen nuevos descubrimientos y con el Telescopio Hubble  nos enteramos que hay más de 3,000  galaxias y que el Universo nació hace 13,700 millones de años y que  en otros planetas puede haber vida, bien. Pero también los antropólogos no dejan de buscar entre ruinas arqueológicas, no humanas, verdades y secretos que el tiempo ha guardado en el seno de este maltratado planeta.

Entonces debemos aceptar que en esa posibilidad también habrá Tales de Mileto, Sócrates, Aristóteles y Platón en esas nuevas galaxias que estén tratando de entender el Origen, y de ser así ¿Sus teorías empataran? ¿Tendrán alguna religión? Tal vez se unan, no creo, y entre que las culturas de aquí y de allá decidan una nueva teología y nueva filosofía. 

¿Convendrán en un solo Dios? ¿Y si ellos son los dioses que nos crearon? por qué no creo que nosotros seamos sus creadores, no conocemos la vuelta de la esquina y hasta donde vamos solamente hemos demostrado que somos destructores. ¡Lástima Margarito! No creo poder vivir para cuando esto suceda, pero creo que será muy interesante el momento que pudiera ser la confirmación o la negación de tantos años de estudio.

¡Sepa! Libros y libros se han escrito especulando de dónde venimos o que nos originó, pero en algo debemos emplear el tiempo, los conocimientos y la filosofía. Total que la búsqueda debe continuar.

También hay búsquedas que no iniciamos, nos caen del cielo o de no sé dónde. Ahí está que en un descuido alguien que tripulaba una Suburban, se viene de reversa y sin intención pero si con buena puntería le pega en la parte de atrás a mi flamante Spark rojo, bonito, ahorrador y con el golpe y el ¡zangoloteo! Sentí que se me descuadro el esqueleto y de momento todo estuvo bien, hubo arreglo de ambas partes, ¡Ah! Pero en cuanto se fue enfriando el cuerpo, me dolía con cualquier movimiento.

Eso fue el viernes por la tarde, el lunes fui a darme una “checadita”, el que busca encuentra. El doctor sabiendo que soy diabético, como medida precautoria me ordena estudios y análisis, obedientemente fui a los laboratorios y los resultados fueron: mi nivel de azúcar perfectamente en su lugar, y el colesterol ¡No!, y los triglicéridos ¡No! ¡Y agárrate con la dieta! no harinas, no grasas, no carnes, no alcohol, me puse trucha y le digo: Oiga, yo no tomo alcohol, tomo whisky, no te hagas mi Rafita, me contestó. Mientras elaboraba la receta, busqué, el que busca encuentra, en San Google el efecto del vino tinto, invoco a San Baco, patrono de los viñedos y otros menjurjes etílicos, Santo patrono, escucha mi clamor, para todo mal mezcal, para todo bien también.Me protegió y resulta que como el tinto es antioxidante, bebiendo con medida es benéfico. Ya con esos argumentos convenzo al Doc.

Con una sonrisa medio dibujada entendí que me dijo que hiciera lo que me diera la gana que al fin yo sería quien sufriría las consecuencias.  Claramente entendí que no le gusta tener pacientes necios, diría él, persistentes digo yo.

Como quiera me marcó caminos en las ingestas, en los consumos, pero vean ustedes si hay algo mejor que unos frijoles refritos en manteca de puerco muerto, tacos, enchiladas y todos esos antojitos, es más dijera mi suegra, que no son mortales si no se consumen en abuso. Unos chicharrones de rancho, una birria tatemada, un caldito estilo Apatzingán.

Como pueden ver en mi narración yo no busqué por mi cuenta, yo solamente quería saber cómo andaba mi esqueleto y ahora resulta que es lo único que no he hecho, visitar al traumatólogo, además que ya me da temor seguir buscando, qué tal si tengo huesos de más, en mi cuerpo, no piensen mal. O qué tal que pudiera tener dos cerebros, mi signo zodiacal me atribuye doble personalidad, mejor ya no le rasco.

El escritor y filósofo británico Aldous Huxley, autor de obras literarias como “Un mundo feliz”, “La filosofía perenne” y otras escribió que “la investigación de las enfermedades ha avanzado tanto que cada vez es más difícil encontrar a una persona completamente sana” y que “sentir que a pesar de la muerte y el sufrimiento todo está, de algún modo y en última instancia, perfectamente en orden” así que es mejor no buscarle por ahí. Si durante tantos siglos se ha buscado el origen de la vida sin concreciones, lo importante es vivirla cada quien como más le guste y lo mejor que pueda.

Por hoy, hasta aquí. Saludos a Toda mi Familia y a Todos mis Amigos.

Rafael Ceja Alfaro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: