jueves, 30 de marzo de 2017

8887. ENCUENTRO CON GOROSITO…

Por el Lic. Washington Daniel Gorosito Pérez.
Sociólogo, docente universitario, Investigador y poeta. 
Desde el Estado de Guanajuato. México. Para
Tenepal de CACCINI

HISTORIADOR LOMNITZ: “LA HISTORIA RECIENTE SE OLVIDA”

La historia reciente, “se olvida con más rapidez y facilidad que la historia un poco más lejana”, es una de las muy importantes reflexiones que dejó el escritor, antropólogo e historiador chileno, Claudio Lomnitz, docente de la Universidad de Columbia y de Chicago, del Colegio de México y la UAM entre otras instituciones educativas en ambos países.

Considera que actualmente se da un proceso el cual podría denominarse de “construcción de olvido de la sociedad” que es muy notable y que no excluye a los propios historiadores. De ahí que sostiene hay profesionales de la historia que piensan que la reflexión sobre el presente no es asunto de su competencia profesional.

Es posible que lo anterior se deba a la poca disponibilidad de los documentos que puedan emplearse para ciertas clases de historia: En el caso de la historia diplomática o la historia del espionaje por ejemplo, Lomnitz considera “que los documentos del pasado reciente están clasificados o reservados o restringidos y por lo tanto el historiador no tiene acceso a ellos.

Es común consultar documentos del siglo XIX con una facilidad que los documentos del siglo XX y XXI no pueden ser consultados. Aunque lo anterior no deja de ser más que un problema metodológico que no le quita al historiador la responsabilidad de reflexionar históricamente sobre el presente y eso tiene que ser una prioridad.

De ahí que Lomnitz plantea que “hay muchas formas de acercarse a la historia”, y “no me parece justificante que como historiadores, no nos pongamos a pensar en lo que ha ocurrido en los últimos 30 años”. Su creencia es que en el caso de México, un historiador debe adentrarse en las aguas que algunos colegas consideran riesgosas, los sucesos actuales como Ayotzinapa, la descomposición social en el Estado de Michoacán, o la huella que dejaron Oscar Lewis, Octavio Paz, Carlos Chávez en el México contemporáneo.

Para Claudio Lomnitz, si algo distingue a los historiadores, “es que se trata de gente que siempre ha estado sensible al presente”. Hay un papel social contemporáneo del historiador, independiente del periodo que trabaja, pero que no es independiente de su conciencia del presente, y esa conciencia tiene que ser la conciencia de un historiador.

No puede decir: “La historia empieza en los años cuarenta o sesenta”, que realmente pudimos empezar a investigar hace una década. En la actualidad hay “un proceso de construcción de olvido muy notable en la sociedad contemporánea, al que los historiadores no son inmunes sostiene el autor del ensayo “El antisemitismo y la ideología de la Revolución Mexicana”.

Hay algo en el ritmo de lo cotidiano que nos ha llevado a ser muy presentistas, vivimos en una saturación de presente. Llevamos años de políticos e intelectuales que solamente están pensando en el presente y ahora estamos pagando los platos rotos.

De ahí que nos encontramos con un reto de discusión pública y de educación más allá de la escuela, advierte el autor de “El retorno del camarada Flores Magón”, “un reto para los medios y la academia, de padres hacia los hijos y que tiene que ver con aprender a pensar la historia. Saber que las cosas que estamos pasando no son triviales para lo que viene, porque darle sentido a nuestros actos significa que hay una cierta preocupación por el futuro.

Al decir del escritor uruguayo Eduardo Galeano: “La historia es un profeta con la mirada vuelta hacia atrás, por lo que fue y contra lo que fue, anuncia lo que será”.

¡Hasta el próximo encuentro…!

Soc. Washington Daniel Gorosito Pérez

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: