jueves, 30 de marzo de 2017

8888. TEMPLO DE LA SAGRADA FAMILIA.

Por EVERILDO GONZÁLEZ ÁLVAREZ
Ambientalista, periodista y escritor.
Desde Michoacán. México. Para
Tenepal de CACCINI

SEXTA PARTE

Vamos a seguir conociendo del Ciclo Escultórico de la Pasión. En El beso de Judas las figuras están toscamente talladas para sugerir una visión nocturna; detrás de Judas se sitúa la serpiente que simboliza el demonio. Al lado de El beso de Judas se halla un cuadrado mágico de 16 cifras que, sumando cuatro de ellas en cualquier sentido, siempre dan 33, la edad de Cristo al morir; se pueden hacer 310 combinaciones distintas. Por otro lado, al sumar las dos únicas cifras que están repetidas ---10 y 14--- da 48, el mismo número que la palabra INRI al sumar la equivalencia de sus letras en números según el alfabeto latino  La negación de Pedro contiene tres figuras de mujer que representan las tres veces que Pedro negó a Jesús, junto a un gallo que anuncia la salida del sol; el apóstol está envuelto en una sábana como símbolo de su cobardía.

Junto a esta escena, se sitúa un laberinto, como símbolo de la inescrutabilidad de los designios divinos, a la vez que representa el camino de Jesús hacia el Calvario. En Ecce Homo Jesús es presentado con la corona de espinas, custodiado por dos soldados y con la figura de un Pilato dubitativo--- El término dubitativo es un adjetivo de tipo calificativo que se utiliza para caracterizar a una persona que mantiene una actitud de duda o inseguridad respecto a alguna decisión que debe ser tomada---ante lo que debe hacer; a los pies del Nazareno la piedra está resquebrajada, representando el terremoto que se va a producir. Junto a esta escena hay una columna con el águila romana y la inscripción «Tiberio, emperador de Roma». La última escena de este nivel es El juicio de Jesús, en que Pilato se lava las manos asistido por tres sirvientas, junto a un soldado y la figura de Prócula, la mujer de Pilato, que se aleja de la escena tras fracasar en su intento de interceder por el reo, al que había visto en sueños.

Nivel medio: representa el Calvario de Jesús. Aparece en primer lugar Las Tres Marías y Simón de Cirene, en que este ayuda con la cruz a Jesús, rodeado por la Virgen, María Magdalena y María de Cleofás. La Verónica muestra el rostro de Jesús marcado en negativo en la tela de la mujer que le limpió el sudor; la figura de Verónica no tiene rostro para no interferir con la imagen de Jesús. Aquí Subirachs hace un homenaje a Gaudí, dándole su fisonomía a la figura del evangelista situado a la izquierda, así como en la forma de los cascos de los soldados, que evocan las chimeneas de la Casa Milà. Cierra el ciclo El soldado Longino, que clavó su lanza a Jesús aunque luego se convirtió al cristianismo.

Nivel superior: figura la muerte y entierro de Jesús. Comienza el nivel con Soldados jugando a los dados las vestiduras de Jesús. La crucifixión es la escena principal del pórtico, con Jesús colgado en la cruz —que es de cuatro brazos, como las típicamente gaudinianas, pero puesta en horizontal—, que está hecha de hierro, con una I pintada en rojo en la viga central, símbolo del INRI; aparecen de nuevo las tres Marías y San Juan, y figuran también en la escena un cráneo, símbolo de la muerte —y del Gólgota—, y una luna, que representa la noche. El velo rasgado es una estructura de bronce que representa el velo del Templo de Jerusalén, que se rasgó a la muerte de Jesús. Por último, en El entierro figuran José de Arimatea y Nicodemo depositando el cuerpo de Jesús en el sepulcro, junto a la Virgen María y un huevo símbolo de la resurrección. La efigie de Nicodemo es un autorretrato del escultor Subirachs.

En el arco superior del atrio se encuentran dos mosaicos realizados antes de la intervención de Subirachs, obra de Jordi Vila i Rufas. En el portal central, sobre la Crucifixión, hay un mosaico que fue posteriormente tapado por El velo rasgado. Tiene un panel central con un cordero y las letras griegas alfa y omega, y otros cuatro paneles con frases de la liturgia de Viernes Santo, dos en latín y dos en catalán. El segundo se encuentra en el portal de la Fe, junto al grupo de Soldados jugando a los dados las vestiduras de Jesús: es un pequeño mosaico con la leyenda Dulce lignum, parte de una estrofa del himno Crux fidelis de Venancio Fortunato ¡Oh dulce leño, dulces clavos los que sostuvieron tan dulce peso!

Por encima de este portal se sitúa un cimacio que desarrolla un programa relativo a los profetas y los patriarcas bíblicos, junto a dos figuras animales, el cordero del sacrificio de Abraham y el león de Judá, vencedor de la muerte. Está formado por un conjunto de 18 columnas, sobre el que se sitúa una cornisa de prismas hexagonales. En 2005 se acabaron de colocar los muros con los nombres de los patriarcas y profetas, obra diseñada por Subirachs y esculpida por su ayudante Bruno Gallart; en 2016 se terminó la columnata y el cimacio, que incluye un crismón en su parte central, así como la inscripción Jesus Nazarenus Rex Iudæorum; falta la cruz que irá sobre el crismón, así como las figuras del león y el cordero. En principio los profetas y patriarcas debían ser imágenes, pero el escultor prefirió hacer un mural con los nombres para no sobrecargar la fachada de la Pasión y estorbar la visión del ciclo pasional de Jesús mostrado en la parte inferior.

Patriarcas: Adán y Eva ---con la serpiente y el árbol con la manzana del pecado original---, Abel, Henoc, Noé ---con una línea ondulada que representa el diluvio---, Matusalén ---con la cifra 969, los años que vivió según la Biblia---, Abraham, Sara, Isaac, Rebeca, Jacob –[_con la escalera de Jacob----, Lía, Raquel, Judá, David, Ezequías, Josías.

Profetas: Moisés ---con las tablas de la ley---, Séfora, Aarón, Balaam, Débora, Samuel, Natán, Elías ---con una lengua de fuego---, Isaías, Jeremías, Ezequiel, Daniel, Jonás ---con la inscripción de la ciudad de Nínive y su pictograma sumeroacádico, un pez dentro de una casa--- y Zacarías ---con unas alas de ángeles---; al final aparecen los nombres Sion y Jerusalén junto a una representación de sus murallas.

En la parte interior del frontón, en el espacio situado entre este y los campanarios, se reproducirá la cantera situada junto al Calvario, donde se excavó el sepulcro de Jesús, y que más tarde se convirtió en un huerto Las figuras de los apóstoles en las torres también son obra de Subirachs, hechas en piedra de travertino de 3,25 metros de altura.. Santiago el Menor está representado con un báculo de obispo, ya que tradicionalmente fue el primer obispo de Jerusalén; San Bartolomé aparece con un cuchillo, símbolo de su martirio —fue desollado, de ahí que su figura trasluzca su anatomía—, además de un pergamino, ya que fue autor de un evangelio apócrifo; Santo Tomás se muestra en actitud dubitativa, ya que tuvo que tocar a Jesús para creer en su resurrección; y San Felipe sostiene entre sus manos un libro En un nivel superior se sitúa la Resurrección de Jesús, en forma de gran ventanal formado por quince vidrieras, obra de Joan Vila i Grau; por encima se encuentra el Espíritu Santo, escultura de Subirachs inspirada en una paloma, pero de formas casi abstractas, instalada en 2001; y, finalmente, la Ascensión de Jesús, en el puente que une las torres de San Bartolomé y Santo Tomás, a 60 metros de altura, obra de Subirachs realizada en bronce, instalada en 2005.


LEER ES SABER, ES CONOCER, ES APRENDER

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: