viernes, 31 de marzo de 2017

8890. EL FUTURO DE TODOS.

Por el Sr. López.
Periodista critico.
Desde el Estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

El futuro de todos.
Desde que el mundo es mundo, en política hay decisiones que se toman sin pensar primero en el bien de la sociedad, ni porque sea lo que prefiere quien decide, sino porque no hay de otra. Todo apunta a que la sucesión presidencial del 2018, es un caso así.

No se vaya a reír, pero la situación de Peña Nieto, hoy, recuerda en algo la del entonces primer Ministro del Reino Unido, Neville Chamberlain, quien en 1940 después de meter la pata al mayoreo en todo lo que tenía que ver con Hitler y la Segunda Guerra Mundial, no tuvo más remedio que renunciar al cargo y proponer a Winston Churchill como su sucesor, a sabiendas de que Churchill había sido durante más de 10 largos años uno de los políticos de mayor desprestigio del Reino Unido, por su enorme fracaso como Primer Lord del Almirantazgo en la Primera Guerra Mundial y por su terrible manejo como ministro de Hacienda, causante directo y personal de una crisis económica que provocó desempleo y una huelga general que quiso reprimir a balazos. Bueno, pues sí, con todo eso a cuestas, Chamberlain, el Parlamento y el Rey, sabían que no tenían otra opción sino Churchill para enfrentar a Alemania y salvar al reino. No fue por gusto, ni porque a la gente le gustara: la circunstancia lo impuso. Hoy es uno de sus mayores héroes.

Si el Presidente sabe dónde está parado, si conserva algún contacto con la realidad, debe entender que su situación es desesperada. Es el único Presidente en funciones con mayor rechazo que Díaz Ordaz.

Su peor pesadilla debería perder las elecciones del 2018. Aunque todo está en juego, reformas estructurales incluidas (por lo pronto, la educativa), debe estar al tanto de que el orquestado desprestigio con que lo obsequian ONG’s, medios de comunicación nacionales y extranjeros, ponen a su persona, los suyos y sus cercanos, en riesgo de pasar navidades forzosas en Irlanda hasta nuevo aviso (y Trump en la Casa Blanca agrava esto, mucho, porque justificaría su actitud frente a México un torbellino de escándalos de Peña Nieto y su administración, que él fomentaría a tuitazos y procuraría convertir en caso judicial a resolver en su país: júrelo).

El candidato visto es el Videgaray, quien tiene el apoyo del capital global, pero no va a levantar votos sino un escandalazo: no hay modo de que gane sin un macro fraude electoral: él es insoportablemente, él.

Su otro candidato, con la aceptación de la clase política, Osorio Chong, es impresentable, pues como secretario de Gobernación no ha logrado contener el desgobierno nacional… Meade ya está descartado…

Parecía broma: el exrector de la UNAMJosé Narro podría serel candidato. Ayer ya lo planteó la Corriente Solidaridad, organización nacional adherente del PRI, mediante escrito dirigido al Presidente de ese partido. Pudiera ser maniobra de muy maldosos para ‘quemar’ a Narro, pudiera ser, pero no lo parece pues el argumento central de la propuesta es cierto: el doctor Narro no tiene en toda su larga carrera política un solo cuestionamiento; llega con el prestigio intacto (a pesar de los mejores empeños de ‘Proceso’).

Narro fue rector de la UNAM ocho años, con un presupuesto cercano a los 35 mil millones de pesos al año… y ni una sombra de duda de su honestidad, aparte de que navegar las bravas aguas universitarias sin sobresaltos, tiene su gracia, sin mencionar que está cargado de honores y es respetado en el mundo entero.

Dicen algunos sesudosde esos que nunca faltan, que el doctor Narro no tiene oportunidad por su edad. Nacido el 5 de diciembre de 1948 (Saltillo, Coahuila), tiene 68 años; llegaría a Los Pinos cuatro días antes de cumplir 70… bueno, puede ser que eso sea otro atractivo para el electorado: es difícil que a esa edad vaya a querer acumular patrimonio para los siguientes 40 años, y habrá menos activismo improductivo.

A los que preocupa esto de la edad, se les recuerdan algunos casos: José Mújica, llegó al poder en Uruguay a los 74 años, entregó el cargo en 2015,a los 80,y sigue vigente. Arthur Foulkes, llegó al gobierno de Bahamas en 2010, a los 82. Shimon Peres, elegido primer Ministro de Israel a los 72 y jefe de Estado de 2007 a 2014, de los 84 a los 91 años. Silvio Berlusconi, primer ministro de Italia a los 72 de edad. Giorgio Napolitano (1925), elegido presidente de Italia en 2006, a los 81, reelegido en 2013 a los 88; Ronald Reagan, llegó a presidente a los 69y entregó el cargo a los 77.

Ahora mismo están en el poder los siguientes críos: Ellen Johnson Sirleaf, presidenta de Liberia, tiene68 años. Tabaré Ramón Vázquez, presidente del Uruguay desde 2015, tiene 75 años; Salvador Sánchez, del Salvador, 72 años; Daniel Ortega, Nicaragua, 71; Angela Merkel, Alemania, tiene 63; y Donald Trump, asumió a los 70 de edad (y esto sin contar a la nenita, Isabel II del Reino Unido, que el próximo 21 de abril soplará 91 velitas).

Pero, por si es usted de los que piensan que para el ejercicio del poder la juventud es garantía de algo, se le pide atentamente reflexione en queAntonio López de Santa Anna se sentó en La Silla a los 38 años;don Salinas de Gortari, de todos tan querido, llegó a Los Pinos a los 40 años; Ernesto Zedillo a los 43; Felipe Calderón a los 44 años; y don Peña Nieto a los 46. Y no parecen haber sido de los mejores presidentes que hayamos tenido, no lo parece.

El doctor Narro es la única carta, no solo por su prestigio sin mancha, y lo poco ‘peñanietista’ que es, sino porque él sí le puede plantar cara al Pejeremías, pues aparte de ser fama lo rápido que piensa y lo acerado de su lengua, si de cara se trata, él sí la tiene limpia, no como el Pejehová que tiene mucho maquillaje.


Es muy difícil que un Presidente en funciones acierte al decidir su sucesión, por ser la primera y única vez que se le plantea la cuestión: no hay manera de tener experiencia en esa materia. Así que confiemos en que no le quede de otra y la realidad lo obligue: buena falta nos hace en Los Pinos alguien que no vaya a resolver su futuro sino el futuro de todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: