sábado, 1 de abril de 2017

8896. TEMPLO DE LA SAGRADA FAMILIA.

Por EVERILDO GONZÁLEZ ÁLVAREZ
Ambientalista, periodista y escritor.
Desde Michoacán. México. Para
Tenepal de CACCINI

OCTAVA PARTE

Las torres son de perfil parabólico, y tienen distintas soluciones según su tipología: las de los apóstoles están rematadas por pináculos de mosaico veneciano policromado con escudos con la cruz y unas esferas blancas, que simbolizan la mitra episcopal; también figuran el anillo y el báculo episcopales, así como la letra inicial de cada apóstol. Igualmente se encuentran diversas inscripciones como Hosanna, Excelsis y el trisagio Sanctus, Sanctus, Sanctus, repetido tres veces por la Santísima Trinidad: el del Padre en color amarillo, por la luz; el del Hijo de color rojo, símbolo del martirio; y el del Espíritu Santo de color naranja, síntesis de los otros dos.

Al parecer, para los pináculos de las torres Gaudí se inspiró en los tallos de una planta denominada uñas de gato. Cada torre lleva inscrito el nombre en latín y la palabra Apostolus junto con una escultura del apóstol que representa. Asimismo, cada apóstol está relacionado con una constelación zodiacal, según la correspondencia establecida por Beda el Venerable en el siglo viii: san Pedro sería Aries, san Andrés Tauro, y así sucesivamente.

Las torres actúan de campanario, y contendrán un total de 84 campanas, comunes y tubulares: en la fachada del Nacimiento, campanas tubulares de percusión; en la de la Pasión, campanas tubulares de órgano resonante; y en la de la Gloria, campanas afinadas con las notas mi, sol, do. Gaudí realizó complicados estudios de acústica para lograr una perfecta sonoridad. En el interior de las torres se encuentran unas escaleras de caracol inspiradas nuevamente en un elemento orgánico, un tipo de caracol marino denominado torrecilla.

Las torres de los evangelistas estarán rematadas por las figuras alegóricas que los representan en la iconografía cristiana: san Juan, el águila; san Marcos, el león; san Mateo, el ángel; y san Lucas, el buey. Asimismo, estas torres contendrán unas gárgolas que ya han sido construidas por Etsuro Sotoo, en granito de cuatro metros, con diversas formas que simbolizan a los evangelistas: la de Juan presenta siete pergaminos, como los escritos en el Apocalipsis; la de Mateo tiene forma de bolsa de dinero, en referencia a su oficio de recaudador de impuestos; la de Marcos es en forma de sábana, en referencia a un joven que se vio corriendo desnudo con una sábana que se le escapó volando, la noche que prendieron a Jesús; y la de Lucas es un maletín de médico, con sus instrumentos correspondientes.

Estas torres tendrán dos focos cada una que de noche iluminarán la calle y la torre de Jesús. Igualmente, están relacionadas con los signos del Zodíaco, los cuatro elementos y los cuatro estadios del camino hacia el conocimiento:

La torre de María se situará sobre el ábside, y estará rematada por una gran estrella de doce puntas, que simbolizará la estrella de la mañana. Por último, la torre de Jesús estará rematada por una gran cruz de seis brazos, de 15 metros; en su parte central figurará un cordero, así como la inscripción Tu solus Sanctus, Tu solus Dominus, Tu solus Altissimus y las palabras Amén y Aleluya. Cada uno de los cuatro brazos de la cruz tendrá potentes haces de luz que serán visibles a grandes distancias. En su interior, la torre de Jesús estará dividida en tres pisos, que simbolizarán la frase relativa a Cristo «yo soy el Camino, la Verdad y la Vida».

En el exterior destaca el claustro, que rodea todo el perímetro del templo, solución original ideada por Gaudí que se contrapone a la disposición tradicional del claustro en atrio de las basílicas paleocristianas o situado a un lado de la iglesia en los monasterios y catedrales medievales. Lo hizo así para aislar el templo del exterior —tanto a nivel acústico como climático— y favorecer el tránsito en procesión. Como el resto del proyecto, se encuentra a cuatro metros sobre el nivel del suelo, y su longitud total será de 240 metros. Para los ventanales, Gaudí ideó tres tipologías distintas, para conseguir una transición del neogótico original a la nueva estructura naturalista aplicada en sus últimos años: el primer nivel, bajo la cantoría, es neogótico; el segundo, sobre las cantorías, presenta un hiperboloide elíptico rodeado de cuatro circulares, sobre un friso de aberturas alargadas; el tercero, que corresponde a la nave central, tiene igualmente un hiperboloide elíptico rodeado de dos hiperboloides de revolución, también sobre cuatro aberturas alargadas, figurando en el centro la inscripción Gloriam.

Entre los ventanales de las naves laterales se sitúan unas columnas salomónicas con las inscripciones: oro, incienso y mirra y oración, sacrificio y limosna, y rematadas por las letras griegas alfa y omega .También se alternan en los muros exteriores otras inscripciones como: Jesus, Maria, Joseph; Sursum corda; Gratia plena; Ora pro nobis.

Los ventanales terminan en un frontón, el vértice del cual está coronado por una cesta de frutas -manzanas, higos, naranjas, melocotones, almendras, ciruelas, granadas, cerezas, peras, caquis, castañas y nísperos-, que simbolizan la lluvia de frutos del Espíritu Santo que cae sobre los hombres En las intersecciones del claustro con las fachadas Gaudí proyectó unos portales dedicados a la Virgen: a ambos lados de la fachada del Nacimiento, la Virgen del Rosario y la de Montserrat; en la fachada de la Pasión, la Virgen de la Merced y la de los Dolores.

El portal está presidido por la Virgen con el Niño, flanqueada por Santo Domingo y Santa Catalina. Otras escenas reproducen: la Muerte del Justo, con la Virgen mostrando a un moribundo al Niño Jesús, para proporcionarle alivio; la Tentación de la Mujer, representada por un monstruo en forma de pez que ofrece a una mujer una bolsa de dinero; y la Tentación del Hombre, simbolizada por un diablo que ofrece a un obrero una bomba Orsini, empleada por los anarquistas en aquella época. A cada lado de la puerta figuran los reyes David y Salomón y los profetas Isaac y Jacob. Asimismo, hay gran profusión de rosas que adornan todo el pórtico, y frases como las últimas palabras del Ave María: Et in hora mortis nostrae, Amen.

En las cuatro esquinas del templo figurarán tres obeliscos por cada una, representando los puntos cardinales, las cuatro estaciones, los ayunos cristianos, relacionados a su vez con las órdenes sacerdotales, las virtudes cardinales representadas simbólicamente, así como símbolos de San José , la Virgen María  y Jesús. Por último, cada obelisco central llevará tres de las doce estrofas del himno de Daniel de los niños de Gaudí.


RECUERDE QUE LEER ES SABER, ES CONOCER, ES APRENDER

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: