lunes, 3 de abril de 2017

8908. AUXILIO, AUXILIO, SOLO NECESITAMOS AGUA.

Por EVERILDO GONZÁLEZ ÁLVAREZ.
Ambientalista, periodista y escritor.
Desde Michoacán. México. Para
Tenepal de CACCINI

Me llaman arbolito y junto con otros muchos, el año pasado  nos plantaron en varios lugares de esta población que llaman Zamora, escuché que, de igual manera, a otros muchos los plantaron en esos lugares conocidos como Jacona y Patamban o sea que ese año se hizo una buena acción con quienes estábamos en una bolsita, digo que buena acción porque, al menos a mí, ya mis pequeñas raíces se habían salido de esa bolsa y me urgía que la tierra las cubriera para que yo no muriera. Me dijeron que acá donde me encuentro lo conocen como Acceso Norte.

Déjenme contarles lo feliz que me encontraba después de que me plantaron, así como ahora, hay mucha tierra para bien de mis raíces, mi amigo el sol me nutre y el agua me llegaba por montones ¡ Qué felicidad¡ , los nutrientes me empezaron a llegar y entonces empecé a crecer, claro que muy lento, pero así ha de ser.
Volteaba a todos lados y otros como yo también estaban contentos, había uno de otra especie, les  llaman Pata de Mula, el caso es que con él platicaba mucho, veíamos al sol, a la luna, a las hermosas aves y a muchos seres como los que nos plantaron, claro que había días en que mi amigo el sol no se veía---las nubes lo tapaban y luego dejaban caer su agua---- y la hermosa luna tampoco la podía ver por las noches ¡qué belleza de ese ser¡ me deleito viéndola en su recorrido por el firmamento, ya luego se va y es cuando mi amigo el sol aparece y para placer mío, con él llegan esas aves con su hermoso canto, claro que algunas se lucen pues su canto es afinado, no desentonan, y debo decirlo, a algunas como que les faltó practicar porque como que cortan el canto cuando aún no es momento, pero todo lo que es canto de ellas es un deleite, me fascinan.

¡Qué días tan dichosos! a mi amigo Pata de Mula un buen día que le sale una pequeña flor, él se asustó, pero a mí me gustó y un rato me quedé admirándola, él estaba aún pequeño, como yo de alto que no es mucho y un día después que le sale otra flor, pero ya no se asustó y me dije. Se asustó por una belleza, porque eso es la flor.

Los días pasaron y todo estaba bien, había tierra, el sol aunque en ocasiones no salía, ya cuando lo veía me bastaba un rato para sentirme bien y el agua, esa llegaba en abundancia, el sol no se veía por las nubes que lo tapaban y es que ellas luego dejaba caer el agua, me gusta cuando cae sobre mí, e3s un deleite. Veía que todos lo de mi tamaño se encontraban bien y poco a poco fui sabiendo que nosotros somos útiles a los animales y a las personas y eso me gustó, y había ratos en que pensaba que pondría todo de mi parte para ser útil cuando estuviera grande, me emocionaba que alguien pudiera necesitar de mí, de nosotros, aun era muy ignorante y nada sabía de las funciones que, ya de grandes, realizamos para las otras dos formas de vida: la animal y el ser humano.

Un buen día, llegaron los humanos y plantaron más arbolitos y me puse feliz, ya algunos estaban más grandes que yo y claro, había unos más pequeños y volteaba a verlos y quería saludarlos, pero se encontraban serios, pienso que así fue cuando a mí me plantaron y me dije que en unos días ya ellos voltearían a verme y yo los saludaría.

Los días pasaron y, en una ocasión, me contaron de las funciones que realizamos y que para todos son benéficas, me dijeron que llegará el día en que tendré mucho follaje---ramas y hojas---y que las hermosas aves harán sus nidos sobre algunas ramas, que ellas se las ingenian y que luego nacen sus hijitos, que yo escucharé cuando no se cansan de pedir alimento, que crecerán y ya luego volarán y se irán. No es todo, que también mis ramas y mis hojas servirán para dar sombra a los humanos y a algunos animales y que mi tronco hasta a los que llaman perros les servirá, pero que otra función será que mis raíces servirán para que cuando caiga agua de allá de arriba, la manden más abajo hasta lo que llaman mantos freáticos, que luego ellos la sacarán porque es vital para los humanos, que sin ella morirían, cuando escuché esto la emoción me invadió pues me di cuenta que no soy cualquier ser, que soy importante al igual que todos los llamados árboles.
¡Qué feliz me sentía!, pero había más, me dijeron que hay un gas llamado dióxido de carbono y que es nocivo, que es muy abundante y que se va a lo que llaman atmósfera y que ahí atrapa los rayos de mi amigo el sol y que eso ha contribuido a tener lo llamado Cambio Climático que dijeron causa estragos y que por él, los arbolitos podemos estar en peligro, pero que podemos transformar ese gas en lo que las personas y los animales respiran, que eso hacemos y que mientras más seamos, menos gas de ese habrá, ¡me sentía en las nubes! ¡qué dicha poder hacer eso por las otras dos formas de vida! faltaba más, que algunos árboles de otros lugares sirven para que los humanos se curen si sufren de alguna enfermedad, que las semillas, las hojas y más son usadas por ellos, pero que hay otros que sus frutos son un deleite para los humanos, para muchas aves y para los llamados mamíferos, dijeron que yo no era de ninguno de los dos últimos, pero que llegaría a cumplir cabalmente las funciones de un árbol, que tuviera paciencia.
El poder servir me llenaba, me llena de alegría, caray, yo tan simple que me veo y tan útil que puedo ser.
Poco he crecido y ahora ya no cae agua y mi amigo el sol ha hecho estragos en muchos arbolitos, he visto cómo han ido muriendo conforme pasan los días, todo porque no cae agua y la humedad que había a nuestro alrededor se ha secado. No digo que el sol sea culpable de eso, no, no lo es, no puedo culpar a nadie, de eso no se trata.

¡Quiero vivir! quiero llegar a ser útil a los seres humanos, deseo crecer y llegar a realizar todo eso que me dijeron que podemos hacer por las personas y por los animalitos, pero requiero del agua. Ya no me siento bien, veo a mi amigo el sol, a las aves, escucho su hermoso canto, veo a la hermosa luna y me dan ganas de seguir aquí, quiero seguir con vida, no necesito mucho, solo agua. No entiendo cómo es que a quienes tanto podemos ayudar, no pueden ayudarnos con agua, es todo lo que pido, lo que pedimos.

Todos queremos ayudar al ser humano, todos queremos vivir, podemos seguir con vida.

Me dijeron que en años anteriores mandaban pipas con agua y nos regaban, no entiendo el porqué dejaron de hacerlo ahora que más la necesitamos. Sé que sin agua pronto moriré, pronto moriremos muchos, más de los que ya han muerto.


SOS… AL SER HUMANO, QUEREMOS VIVIR, NECESITAMOS AGUA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: