jueves, 6 de abril de 2017

8919. ‘BAD HOMBRE’.

Por el Sr. López.
Periodista critico.
Desde el Estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

‘Bad hombre’.  
Cualquier niño ajeno a la familia que oyera a tía Martha regañar a sus hijos, podía encanecer, sufrir un ataque cardiaco o volverse asesino serial de mamás, cualquiera de las tres. En cambio, a sus hijos y a todos los infantes de la tribu toluqueña, no se nos alteraba el pulso oyéndola vociferar con su poderosa garganta (volumen igual al de una bocina de locomotora), cosas como: ‘te voy a sacar los ojos’; ‘te arranco las uñas’; ‘te voy a despellejar a cuerazos’; en primer lugar porque pesaba poquito menos que un ballena azul (y su velocidad era mínima, jamás alcanzó a ninguno), y en segundo, mucho más importante, porque su marido, tío Mario, era un señor sensato que invalidaba todas las sentencias sumarias de su esposa, siempre, y un castigo de ‘jamás vuelves a ir al parque’, quedaba en ‘mañana no sales’, y las penas corporales llegaban en caso extremo a una tarde encerrado en la recámara.

No sé usted, pero al del teclado ya casi le da ternura el tal Trump. Nada le sale. Manda al Congreso su proyecto de salud para tirar a la basura el ‘Obamacare’ y sus compañeros de partido, los republicanos, no se atrevieron a presentarlo a votación para no pasar vergüenzas. Que quiere una reforma fiscal y disminuir los impuestos de los grupos de altos ingresos… y Paul Ryan, el republicano presidente de la Cámara de Representantes, dice que va a estar muy difícil que pase y menos después de lo del fracaso del proyecto de salud. Que quiere incrementar el gasto en la industria militar… y no se va a poder, porque -precisamente-, dependía del ahorro (150 mil millones de dólares), en el sistema de salud.

Nada le sale: a un periodista y publicista, Steve Bannon, famoso por su racismo, nacionalismo y xenofobia (una verdadera birria de tipo), su principal y más influyente asesor durante la campaña, lo nombró asesor presidencial y lo sentó en el Consejo de Seguridad -columna vertebral de todas las decisiones de la Casa Blanca, en política exterior y seguridad nacional-, y ayer anunciaron que ya quedó despedido (sin decir de qué sigue o si ya no sigue de nada). Que firma órdenes cerrando sus fronteras a otros países y los jueces se las invalidan atacados de la risa. Que acusa a Obama de haber intervenido sus teléfonos durante la campaña, cosa gravísima que investigó la Comisión de Inteligencia del Senado y la conclusión fue que era un invento de él (quemadota, otra).

Pobre hombre: a su asesor estelar en seguridad nacional durante la campaña, el general Michael Flynn, lo nombró Consejero de Seguridad Nacional -uno de los puestos de mayor poder en el gobierno yanqui-, y el gusto le duró 24 días pues tuvo que renunciar por mentirle al Senado en su comparecencia de ratificación, sobre los contactos con el gobierno de Rusia de él y el equipo de campaña… y ahora, don Flynn, ya defenestrado, ofrece decir la verdad si le dan inmunidad (lo que en buen castilla significa que algo gordo hay sobre el espinoso asunto).

Que sigue con su necedad del muro (hermoso, de concreto, muy alto) y senadores, representantes, miembros de su propio gabinete, a coro le gritan: -¡Que nooo! -ayer mismo,  su secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, nombrado por él, en su comparecencia en el Comité de Seguridad Nacional del Senado, afirmó que NO se va hacer. Dijo: ‘Estamos pensando en todo tipo de variaciones. Yo iré a él -a Trump- y le diré: aquí tiene sentido un muro; aquí, vallado de alta tecnología; aquí es mejor tecnología (camaritas, sensores, algo)’, dijo arrinconado a preguntas de los senadores.

Que asegura el pobrecito Trump que por sus declaraciones sobre los migrantes, disminuyó su flujo, y lo contradicen todos los que saben: que ya es una tendencia de hace años el descenso de indocumentados, que él ha expulsado un 40% menos que Obama en su último año. Que le va a retirar recursos federales a los estados y condados que se declaren ‘santuario’ para los migrantes y apenas antier el Senado de California le echó una trompetilla y aprobó una ley (la Ley 54), que prohíbe a las fuerzas policiales estatales y locales usar sus recursos, incluyendo dinero, instalaciones, bienes, equipo o personal, para ayudar con la aplicación de leyes de inmigración. Que alguien se apiade de este ‘poor’ hombre.

El 3 de enero pasado don Trump festejó a tuitazos y declaraciones triunfales,  haber conseguido que la Ford cancelara la construcción de una planta en México con una inversión de 1,600 millones de dólares, para hacer otra en Michigan… pero el 21 del mismo enero, recularon: que siempre sí van a seguir invirtiendo en México y el 31 de marzo, anunciaron que invertirán 2,500 millones de dólares (1,300 en la ampliación de su fábrica de motores en el estado de Chihuahua; y 1,200 en una  planta de transmisiones en Guanajuato, en sociedad con la empresa alemana Getrag). Ya tengan piedad del Trump.

De remate, como para que don Trump ande por la Casa Blanca con chiquiadores de ruda para el dolor de cabeza, poderosísimos grupos de inmensa influencia global, como el ‘Council on Foreign Relations’, andan diciendo que el mejor posicionado para llegar a presidente de México es el Pejehová, el Andrés Manuel López Obrador de todos tan temido, cosa que sería una pesadilla para Mr. Clairol (Blond Five), porque cree que es hijo de Lenin y Marx, primo del difunto Chávez.

Tan le preocupa que ayer, en su comparecencia ante el Senado yanqui, ese mismo John Kelly que le dije arriba, declaró: ‘Tenemos un problema con México. Hay mucho sentimiento antiestadounidense en México. Si la elección en México fuera mañana, probablemente se obtendría a un antiestadounidense de ala izquierdista como Presidente de México. Eso no puede ser bueno para Estados Unidos (…). No sería bueno para Estados Unidos ni para México’… Bueno, la elección no es mañana, pero por México que nos deje opinar a los mexicanos, y  de que tienen un problema con nosotros, sí, bien gordo (‘Washington, you have a problem’), ¿sabe por qué, don Kelly?: porque don Trump es un ‘bad hombre’.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: