miércoles, 12 de abril de 2017

8944 …MMM.

Por el Sr. López.
Periodista critico.
Desde el Estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

…mmm.
La prensa nacional ha festinado la detención en Italia del exgobernador de Tamaulipas, Tomás Yarrington, con el entusiasmo con que un cirujano celebra haber extirpado completito un tumor maligno: pareciera que se logró detectar y sacar de la canasta la manzana podrida, cuando en realidad estamos hablando de que se extrajo un cerote de un albañal rebosante de mierda… si es culpable, porque, aunque le parezca incómodo y hasta inapropiado, el señor Yarrington es inocente mientras los jueces no digan lo contrario (y no va a ser la primera vez que el públicamente linchado, al paso de unos años, pocos o muchos, salga más inocente que Blancanieves, más limpio que un pañal del Niñito Jesús).

Tomás Yarrington, economista del Tec de Monterrey, gobernó su estado desde el 5 de febrero de 1999, hasta el 4 de febrero de 2005 y (según el expediente que tiene la Corte en los EUA), en 2007, dos años después de que entregó el gobierno, le pareció buena idea hacer negocios con narcos… mmm.

Los problemas empezaron para don Yarrington en noviembre del 2011, seis años después de que entregó el poder en su estado, cuando apareció tirado en una calle de Nuevo Laredo, el cadáver del empresario Alfonso Peña Argüelles con un mensaje de Los Zetas, acusando al hermano del muerto, Antonio Peña Argüelles, de lavar dinero de Yarrington… mmm.

Ese Antonio Peña Argüelles, a principios del 2012, ya como testigo protegido de la DEA señaló a Yarrington como lavador de dinero para Los Zetas y el Cártel del Golfo, y cómplice en el asesinato, el 28 de junio de 2010, de Rodolfo Torre Cantú, candidato del PRI a Gobernador de Tamaulipas. ¡Áchis!

La edición del 10 de febrero de 2012, del ‘Washington Post’, consignó que una investigación de la DEA señalaba que don Yarrington, recibía sobornos de los narcos. Todo colgado de la declaración de un testigo protegido de la misma DEA, perseguido por los Zetas que le mataron al hermano… mmm.

En el reporte de la Associated Press (AP), del mismo 10 de febrero de 2012, se afirma que los testigos protegidos de la DEA son cuatro y que uno de ellos implicó el 30 de enero de 2012 a otros dos exgobernadores de Tamaulipas, (Manuel Cavazos Lerma quien gobernó hasta 1999, y a Eugenio Hernández Flores, gobernador hasta 2010); y que el testimonio de Antonio Peña Argüelles, según consta en el expediente de 13 páginas presentado por la DEA, los narcos entregaban el dinero a ‘representantes’ de Yarrington… o sea, a personas que no eran Yarrington, que iban de parte de él… mmm.

Queda por probar que el testimonio es cierto… mmm.

Aparte, falta probar que quienes recibían el dinero de verdad iban de parte de Yarrington… mmm.

Y encima, la acusación que hay en la Corte Federal del Distrito de Brownsville, Texas, dice que entre 2007 y 2009, Yarrington pasó de aceptar sobornos, a traficar drogas del cartel del Golfo y del de los Beltrán Leyva, pasando cocaína directamente del puerto de Veracruz. O sea, ocho años después de entregar el poder, a don Yarrington le dio por traficar cocaína él mismo… mmm.

Esos mismos testigos protegidos de la DEA, son quienes dijeron durante el gobierno de Felipe Calderón, que ‘figuras’ del PRI recibían dinero de los narcos y que en la campaña presidencial de 2012, había dinero de esa procedencia…  mmm.

Se queda uno pensando: seguro que la biografía de don Yarrington no estará en los libros de historia entre la de San Francisco y la de San Martín de Porres, eso, seguro: así como que por pura puntada enreden a alguien en cosas tan terribles, no tiene sentido ni lógica. Pero de ahí a que sea un narcotraficante activo, tampoco tiene mucha lógica. No estamos hablando de un gañán botas punta pa’rriba que no tiene opciones ante la vida y decide jugársela, metralleta en mano, para salir de la miseria, para continuar con alguna tradición familiar o para ser el más respetado del ejido. No. Estamos hablando de un político del que se llegó a decir que podía alcanzar la candidatura presidencial.

Tampoco es cosa de meter las manos al fuego: en Tamaulipas (y algún otro  estado), no es difícil imaginar a los gobernadores haciendo la vista gorda y recibiendo carretadas de dinero sin preguntar de dónde ni de parte de quién, porque tienen familia y les interesa conservar el pellejo sin orificios extra… pero, de eso a meterse a traficar directamente… no sé, siempre hay un loco, pero se antoja difícil (y más ya siendo exgobernante). Por eso los… mmm.

Encima y más raro aún, es enredar al Yarrington en el asesinato de Torre Cantú sucesor de su sucesor, crimen atribuido por la DEA y la PGR a Eduardo Costilla Sánchez, “El Coss”, entonces líder la fracción ‘Los Metros’, del Cártel del Golfo, porque según sus informes, Torre Cantú se había negado a proteger los negocios por medio de los cuales lavaba el dinero proveniente de las ganancias del narcotráfico; el tal “Coss” fue detenido por la Marina Armada de México el 12 de septiembre de 2012 y fue extraditado a los EUA por la PGR el 30 de septiembre de 2015, sin que a la fecha se le haya acusado por el asesinato del candidato Torre Cantú, que resultó ser don Machote… mmm.

Por supuesto, tampoco se trata de considerar a la DEA como la personificación de la Santísima Trinidad en el planeta: han aceptado que lavan dinero de carteles de las drogas, cantidades enormes de dinero, disque para ir jalando el hilo hasta llegar a las cabezas… lástima que nunca llegan y sus operaciones encubiertas nomás no pasan de los matacuases de siempre… mmm.

Por cierto: a don Yarrington lo ubicaron por andar hablando por teléfono con su esposa y sus hijos… es que de veras, o son retrasados mentales o se saben cobijados (debe ser eso). De cualquier manera: la poderosa industria clandestina de la delincuencia organizada en todas sus variantes, incluido el narcotráfico, no puede existir sin la complicidad (así sea por omisión), de funcionarios y policías, pero en derecho, que es como actúa la autoridad, los cargos hay que probarlos. Ojalá don Yarrington destapara el tapadero… mmm.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: