miércoles, 19 de abril de 2017

8983. TRUMP: CHINGAS A TU MADRE.

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Trump: Chingas a tu madre.

"El mundo debe detener a los señores de la guerra, porque pagan el precio siempre los últimos, los indefensos. Me sale solo pedir con más fuerza la paz en este mundo sometido-a los traficantes de armas que se benefician con la sangre de los hombres y las mujeres". Papa Francisco.

Desde la Selva Lacandona y en varias lenguas (chol, tojolobal, tzontzil y en castellano) las mujeres mayas enviaron un saludo a míster Trump: ”Chingas a tu madre”, y para que el gringo no se molesten en traducir le enviaron también la versión en inglés: “¡Fuck you Trump!”, pero me temo que el gringo no tiene madre,  no importa, al menos las mujeres mayas desahogaron las emociones que millones de seres humanos comparten contra el sujeto que está en el poder del país más belicoso del planeta. A la campaña se unió el niño de la foto que a pesar de que es gringo y menor de edad ya vive con el temor de morir chamuscado por las bombas atómicas.

Lejos quedó el discurso de promesas con las que el sujeto engañó a  los incautos gringos (¡30% de los hispanos apendejados votaron por el loco!), algunos esperaban que el taimado Trump se erigiera como el paladín que se levantaría contra los Señores de la guerra, que son los que controlan la energía, el tráfico de dinero, de drogas y de personas. En pocas semanas el sujeto se reveló como el halcón que es. Los bombardeos en Siria, en Irak, en Agfanistán, demostraron para quién trabaja. Cierto, con Hillary era lo mismo porque el sistema está podrido.

Los mayas nos recordaron que la dignidad del ser humano consiste en ser libres, pero la libertad ha sido despedazada, coartada y sometida por los Estados y los gobiernos corruptos. Las fronteras sólo existen en los mapas y los muros los levantan quienes tienen miedo y tratan de superar su miedo con las armas. Los hombres ya no podemos circular libremente por el mundo, ya no somos libres.

Los zapatistas realizaron un encuentro titulado “Los muros del capital. Las grietas de la izquierda”, en las instalaciones de la Universidad de la Tierra, en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, entre el 11 y el 16 de abril pasados. Algunas ponencias me recordaron la fábula de la granja  que en  pocas palabras nos recuerda que los perros (militares, policías, gobernantes, jueces) viven de los que verdaderamente trabajan: las ovejas, los caballos, las vacas, los chivos, los cerdos, las gallinas. Mientras no hubo perros-policías la granja vivía en paz y como todos trabajaban también había pan; las cosas cambiaron cuando  llegaron los perros, como nunca antes se comenzaron a registrar robos y eso provocó que  los perros se convirtieran en policías-en gobierno, pero en vez de bajar, los índices de delincuencia  aumentaban paulatinamente hasta que todo empeoró, del robo se pasó a la violencia en una  espiral que  obligó al presidente-capataz (el dueño de la granja) a aplicar  mano dura: la guerra contra las drogas y ¡supuestamente Felipe Calderón era  un  presidente católico!

Como dijo el comandante Moisés: “Porque el que manda ya no es el que manda. El que manda son el patrón capitalista. Esos  gobiernos que se dicen: el de Peña Nieto, el de Guatemala, que el de El Salvador y todo lo demás son capataces. Los mayordomos: los gobernadores. Los presidentes municipales son los caporales. Todo está al servicio del capitalismo”.

Una idea errónea es que todos pierden con las guerras, no es verdad, algunos ganan, millones pierden. El Papa Francisco se preguntó apenas el pasado 13 de abril:  "¿La violencia permite alcanzar objetivos de valores duraderos? ¿Todo lo que se obtiene con la guerra no desencadena represalias y una espiral de conflictos letales que solo dan beneficios a los pocos señores de la guerra?"; el pontífice advirtió: "Lo he dicho muchas veces y lo repito. La violencia no es la cura para nuestro mundo roto”. Francisco afirmo:  La guerra conduce "a la migración forzada y un inmenso sufrimiento" debido a que "grandes cantidades de recursos se destinan a fines militares. En el peor de los casos, (la violencia) puede llevar a la muerte, física y espiritual, de muchos, si no de todos”. ¿Escucharemos la voz del Papa?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: