sábado, 22 de abril de 2017

9000. EL COMUNITARISMO, LA ÚNICA SALIDA.

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

El comunitarismo, la única salida. 

Son comunistas los que piensan como los cristianos. Yo digo solo que los comunistas nos han robado la bandera. La bandera de los pobres es cristiana. La pobreza está en el centro del Evangelio. Los pobres están en el centro del Evangelio. Papa Francisco.

Aunque el tema central en la Iglesia hoy es la resurrección de Cristo, la primera lectura de los Hechos de los Apóstoles (2, 42-47),  se refiere a la forma de vida que tenían los primeros cristianos, el comunismo o comunitarismo que parece ser hoy, la única salida para salir de la crisis humana,  política y social en la que nos encontramos. Se trata de un texto clave: “Los creyentes vivían unidos y tenían todo en común”, afirma, y para que no quedara duda deja bien claro que los cristianos: “vendían posesiones y bienes, y lo repartían entre todos, según la necesidad de cada uno”.

La idea de compartir TODO era  clave en la filosofía de vida del Maestro Jesús, que vivió la experiencia de la vida familiar en los tiempos en que la familia era una pequeña comunidad en la que la unidad se manifestaba concretamente en “tener todo en común”.

El texto que ha sido citado millones de veces para fundamentar el comunismo primitivo cristiano dice: “Los hermanos eran constantes en escuchar la enseñanza de los apóstoles, en compartir lo que tenían, en la fracción del pan y en las oraciones. Todo el mundo estaba impresionado por los muchos prodigios y signos que los apóstoles hacían en Jerusalén. Los creyentes vivían todos unidos y lo tenían todo en común; vendían posesiones y bienes, y lo repartían entre todos, según la necesidad de cada uno. A diario acudían al templo todos unidos, celebraban la fracción del pan en las casas y comían juntos, alabando a Dios con alegría y de todo corazón; alababan a Dios y se ganaban el aprecio de todo el pueblo. Por su parte el Señor agregaba cada día al grupo de los creyentes aquellos que aceptaban la salvación”.

El ejemplo de vida del Maestro aún prevalecía cientos de años después de su muerte, Jesús creó una pequeña comunidad en la que eran tan importantes  los apóstoles como las mujeres, algunos estudiosos consideran que algunas de ellas, como María Magdalena, eran tan importantes o más que los discípulos en la comunidad, ellas eran clave en la administración, operación, y en la logística comunitaria, seguramente sus ideas también eran de gran  importancia para Jesús, pero al parecer eran  invisibles. La pregunta es ¿por qué el modelo comunitario que primero Jesús y luego los primeros cristianos pusieron en práctica, fue ignorado, despreciado y combatido, lo mismo que las mujeres, figuras centrales del comunitarismo?

Cuando en el año 313 el emperador Constantino despenaliza el cristianismo, lo hace para lograr tres objetivos básicos, convertir la nueva religión oficial en un instrumento de control social al servicio del Imperio, transvalorar los principios del cristianismo y acabar con el naciente y peligroso comunitarismo.

Cuando en el  año 325 se realiza el Primer Concilio de Nicea  se eliminan los llamados evangelios apócrifos, pero no se trataba sólo de un combate ideológico, a partir del Concilio la Iglesia se transforma, persigue a los paganos y su belicosidad va en aumento así como su sed de poder. En poco tiempo la iglesia comunitaria queda en el olvido, los obispos se transforman en príncipes, señores feudales con derechos sobre la vida de sus ovejas. Del comunismo primitivo nada quedó, excepto los casos de algunos locos soñadores que han querido revivir el comunismo cristiano, que en una sociedad  individualista como la neoliberal sigue siendo tan peligroso como en los tiempos de Constantino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: