lunes, 1 de mayo de 2017

9040. RV: CURSO DE SOCIOLOGÍA DE LAS CIVILIZACIONES (con correcciones).

Por Héctor Ceballos Garibay. 
hectorceballosg@gmail.com
Licenciado, escritor y maestro.
1/Mayo/2017, 10:23 a.m.
Desde Uruapan, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Queridos alumnos:
Si Moscú y San Petersburgo son ciudades fascinantes, no es menor el esplendor de la extensa y variada provincia rusa, sus monasterios, montañas, lagos y ciudades impregnadas de riqueza étnica y cultural. Cierto, frente a tamaña grandeza también existe su contraparte: el servilismo (la abolición de la esclavitud fue muy tardía, a mediados del siglo XIX) y el autoritarismo tanto de los Zares como de los jerarcas soviéticos. Putin, el actual dictador, no sólo avasalla a los otros poderes gubernamentales sino que persigue con saña a sus enemigos políticos y a quienes no le rinden pleitesía, sobre todo a la prensa y a los intelectuales disidentes. Apenas hace unos cuantos días ilegalizó y expropió a los Testigos de Jehová.

A propósito de sumisión y despotismo, vale la pena hacer un balance de estos primeros cien días del gobierno de Donad Trump, quien como presidente tiene, a pesar de los fanáticos que lo siguen, la cuota más alta de impopularidad en la historia de Estados Unidos.

1- Construir un muro en la frontera con México. Promesa incumplida y de poca viabilidad en el futuro por su alto costo (alrededor de los veinte mil millones de dólares), y por la imposibilidad práctica de que México pague ese costoso capricho irracional y quimérico. A tal grado existió oposición en el Congreso norteamericano, que el propio presidente tuvo que excluir del Presupuesto Anual el monto de los recursos financieros destinados a ese propósito. Los demócratas y muchos diputados republicanos (representantes de los estados fronterizos) anunciaron su voto en contra, lo cual, si Trump hubiese  presentado ante el Congreso dicho presupuesto, hubiera conducido a la segunda derrota política de Trump y a la parálisis gubernamental. Resultado: no habrá dinero para el Muro. Y sin dólares, el proyecto queda pospuesto y sólo existirá en la retórica discursiva del magnate.

2- Acabar con la ley de salud de Obama. Se trata del más escandaloso de sus fracasos, pues aún a pesar de la mayoría política que tienen los republicanos en el Poder Legislativo, el voto conservador se presentó dividido: por un lado los ultras (que pedían la erradicación total del Obamacare) y por el otro los moderados, que deseaban un proyecto light que evitara el enojo de los muchos electores beneficiarios del derecho a la salud pública. Dicha división, sumada al rechazo total de los diputados demócratas, hizo imposible conseguir una mayoría parlamentaria suficiente como para poder pasar la ley de Trump. Al enterarse que le faltaban los votos necesarios, el Presidente retiró su iniciativa y se aguantó el coraje.

3- Prohibir la entrada a Estados Unidos de migrantes de varios países musulmanes. En este caso, fue el Poder Judicial el que ya en dos ocasiones ha bloqueado las órdenes ejecutivas, permitiendo en los hechos que siga el flujo migratorio normal. En honor a los jueces, que han mostrado su valía como poder independiente y de equilibrio democrático, debe decirse que igualmente paralizaron el decreto presidencial de quitarle recursos a las Ciudades Santuario que se han negado a seguir las políticas persecutorias y discriminatorias de Trump. En este rubro, las deportaciones y redadas racistas sí se han incrementado (ahora hay más fondos gubernamentales destinados a estas tareas), y estas medidas se extienden a las personas sin papeles que cometieron alguna infracción menor.

4- Renegociar el TLC a favor de Estados Unidos. Las cifras pesimistas de Trump no cuadran con la verdad, pues los tres países han ganado con el acuerdo comercial, a pesar de las limitaciones de dicho tratado. Por ello, no obstante las balandronadas de Trump en contra de Canadá y México, si el magnate llegara a liquidar unilateralmente el TLC todos saldrían perdiendo, pero más Estados Unidos, cuyos consumidores acabarían padeciendo el encarecimiento de los productos importados. Así las cosas, a mediano plazo el Presidente pagaría electoralmente el brote de la inflación y jamás lograría abatir el desempleo, un fenómeno que es resultado de la automatización más que de la migración.

5- Bajarle los impuestos a las clases privilegiadas. Esta política elitista sí la podrá imponer con el simple poder de su firma presidencial, pero las consecuencias para la sociedad norteamericana serán muy funestas: mayor desigualdad social entre ricos y pobres y un grave aumento del endeudamiento gubernamental, lo que más tarde se traducirá en crisis fiscal y económica, como la vivida en 2008. (Mal precedente, en este sentido, fue la iniciativa de quitar las regulaciones que Obama le había impuesto a las transacciones financieras.) 

6- En política exterior ha reinado la improvisación, la inexperiencia y la bravuconería. En muchos casos, la retórica de Trump dio giros espectaculares y contradictorios (Japón, China, OTAN, Naciones Unidas, Unión Europea); con otros países, las amenazas proliferaron en un inicio y ahora están suspendidas (Cuba e Irán). En cambio, de manera prepotente y por simple deseo de amedrentar y “mostrar músculo”, el Pentágono disparó un misil hacia una base militar del Estado Islámico en Siria y lanzó una bomba mortífera contra ese mismo grupo en los desiertos de Afganistán. Ambas acciones para nada modifican la situación de caos bélico y político que se vive en esos países, y sí en cambio aumentaron el sentimiento anti occidental del radicalismo islámico, lo cual incrementará en un futuro el número de actos terroristas.

7- Por suerte aún está en curso la investigación de la “trama rusa”: la complicidad del gobierno de Putin con los miembros de la campaña electoral de Trump. Es probable que se compruebe la ilegalidad de esta intervención extranjera en asuntos internos y la traición de los políticos ligados a Trump, y de él mismo. La mesa estaría puesta para destituirlo como presidente. Quizá por ello, en estos día la Casa Blanca ha exagerado el viejo conflicto político con el locuaz dictador de Corea del Norte: para distraer la atención e invocar el patriotismo con tal de que la gente y el mundo no vean lo evidente: el rotundo fracaso que ha sido la incipiente gestión de Trump, sin duda el peor mandatario que ha tenido nuestro vecino del norte. Y una calamidad para el mundo.
Un saludo cordial.     
 
Héctor Ceballos Garibay

 
EL CRISOL DE LAS CULTURAS Y LOS TESOROS ARTÍSTICOS DE RUSIA
(Cuarta de varias partes: la fabulosa provincia rusa)

1-  ANDREI RUBLEV, EL MEJOR PINTOR DE ICONOS RUSOS


2-  CEMENTERIO Y CONJUNTO CONVENTUAL DE NOVODEVICHY


3-  MONASTERIOS CÉLEBRES: DONSKOY, SIMONOV, DANIBU, ANDRONIKOV, FERAPONTOV


4-  LAGOS MARAVILLOSOS: LADOGA, BAIKAL, OMEGA (KIDI), ISLAS DE SOLOVETIKY Y BACHUG


5-  CIUDADES ESPECTACULARES: KAZAN, YAROSLAVL, DERBENT, NOVOGOROD

6-  CONJUNTO ARQUITECTÓNICO SERGIEV POSAD

7-  EL GENIO MUSICAL DE TSCHAIKOVSKY

Martes 2 de mayo, de 8: 00 a 9: 45 de la noche, Salón Ejecutivos del Hotel Pie de la Sierra.

Jueves 4 de mayo, de 12: 00 del mediodía a 2: 00 de la tarde, Auditorium, Av. Latinoamericana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: